No es mi novio, es mejor que eso…

miércoles, 11 de enero de 2017 10:01

|Lidia E





Todos, en algún momento, llegamos a un punto de nuestra vida en el que ya hemos tenido suficiente de las relaciones o noviazgos que por más que nos esforcemos, no logramos que lleguen a ningún lugar, o simplemente terminan y se llevan otro pedacito de nuestras ganas de volver a enamorarnos.

Yo también llegué a ese momento, en el que quiero disfrutar de todo lo maravilloso que ofrece la soltería y de disfrutar de los amigos y la familia, relaciones que das por sentadas cuando te sientes enamorado y quieres fusionarte con la otra persona hasta convertirte en una Pangea de obsesión y hartazgo. 

Después de decidir estar sola me he dedicado a estudiar y viajar, con todas las dificultades que implica dejar tu empleo y vivir como estudiante nuevamente, y tengo que confesar que, a veces, no es nada sencillo. Extrañar a tu familia es aún más intenso.

poemas de amor

Debo confesar algo: cuando empiezas a disfrutar de estar sola, sobre todo, las cosas que tú misma te regalas a diario, todo parece estar en su lugar nuevamente, y llega un punto en el que ni siquiera piensas o te molesta estar soltera, al contrario, está dentro de tu lista de habilidades.

 Pero claro, como nada es como lo planeas, y las cosas que decides se revuelven a causa del destino: conoces a un hombre que te hace dudar si regresar o no al círculo vicioso de noviazgo y enamoramiento, el cual, una vez más, no sabes a dónde llegará. Entonces decidí algo que cambió mi vida, él no sería mi novio, sino algo mejor que eso.

Lo primero fue conocerlo y darme cuenta que realmente quería estar a su lado en todos los aspectos, y que a pesar de ser riesgoso, quería plantearle mi forma de ver la vida actualmente. Platiqué las cosas que me preocupaban al respecto de iniciar una relación, incluso alguna vez discutimos sobre si mis decisiones nos iban a llevar a un callejón sin salida…

Él no es mi novio y yo no quiero que nadie más se encargue de mi felicidad, ese es mi trabajo y ahora soy muy buena en ello. Estando con él sólo compartimos esos momentos en los que nuestras memorias se vuelven una misma, siempre con recuerdos individuales, por si algún día nos separamos y queremos rememorar aquél restaurante donde nos encantaba cenar juntos y no sea doloroso, al contrario.

poemas de amor


Él no es mi novio, y ya que no soy su novia, puedo ser lo que me venga en gana, unos días soy una niña mimada y otros una mujer desenfrenada. Casi siempre somos amigos y puedo platicar con él lo que me preocupa, y a veces las locuras que se me antojan.
 
Él no es mi novio; sin embargo, decidió que por ahora no le apetece mirar a otras mujeres; por primera vez alguien decide sin ninguna presión que quiere estar conmigo de la forma más libre posible. De eso debería tratarse el amor: decidir cada día que quieres estar al lado de esa persona con la facilidad y la enorme responsabilidad de desistir en el momento adecuado.

Él no es mi novio... es aún mejor, porque no tiene que conquistar mi alrededor para tenerme. A veces es tan complejo ser lo que todos esperan: la mejor novia y además ser agradable para sus padres, para sus hermanos, para la mejor amiga entrometida, para los amigos fiesteros; para aquellos que te miran en los restaurantes, para la audiencia en FB. Él no tiene, ni quiero que haga nada de eso, esto es nuestro y de nadie más.

Él no es mi novio, por lo tanto, no huye de las discusiones, no me asusta que lo nuestro termine después de una pelea porque no hemos iniciado nada, lo nuestro es atemporal, así que los malos momentos no se acumulan, para un día finalmente decir: Ya no quiero ser tu novio. ¿Cómo le dirías a tu mejor amigo que ya no quieres serlo? Esto no nos ocurre, no necesitamos tiempo, el tiempo nos sobra, pero para ir hacia delante.

poemas de desencuentros

Él no es mi novio, es la persona que me quiere a pesar de que ya conoce mi carácter, que entiende mis gestos y no se asusta de mis manías. Tiene la puerta abierta para ir a buscar a la mujer perfecta; sin embargo, decide que mis defectos no son tan importantes y que mis virtudes son únicas. Él sabe que hay mejores mujeres, e incluso formas más sencillas de estar con alguien, y decide seguir siendo soltero, pero conmigo.

Él no es mi novio... es aún mejor: mi compañero de viaje, mi pareja de baile, mi amigo de aventuras, mi compañía para ver películas, el brazo en el que duermo; la persona que me desea buenos días, el que me pone una cobija extra cuando tengo frío, el que a veces cocina, el que pregunta si me apetece otra copa de vino.

Eso es lo que quiero y necesito por ahora, todos merecemos un respiro de hacer lo correcto, y finalmente, ¿qué es lo correcto?

Lo correcto debería ser feliz y dejar a otros ser felices. Ser libres y permitir a otros vivir en libertad.



**

Los poetas nos han mentido…El amor es una decisión.

TAGS: Amor
REFERENCIAS:
Lidia E

Lidia E


  COMENTARIOS