No puedo jugar a quererte un mes y olvidarte al otro porque estás con ella

Martes, 3 de abril de 2018 10:45

|Martina cortés


Tú en tu sitio y yo en el mío, como un ángel de la guarda, acompáñame a estar solo...

Ricardo Arjona


Respuesta a una dedicatoria:

ser tu ángel de la guarda, no suena mal, acompañarte en tu soledad tampoco,

pero estar a tu lado me hacía daño, porque tú naciste para que te amara, y no pude descubrir cómo seguirte queriendo mientras tu querías a alguien más.


Será egoísmo u orgullo, será que mi amor se rompió y me tuve que obligar a dejar de idealizarte, porque lo eras todo y siempre imaginé que este amor duraría para siempre.

Pero luego

todo se quebró,

todo se acabó,

y no hicimos nada para remediarlo.


poemas de amor 1


Cada quien buscó su camino y ahora intentamos ser felices, lejos,

se dividieron nuestros sueños en dos, dejamos de ser uno para irnos a recorrer el mundo como todos los que tanto criticamos, como personas normales, solas, en busca de aventuras, probando amores, de esos que ni siquiera en exceso logran llenar los vacíos del alma.


Ser tu ángel de la guarda no suena mal... Como siempre lo fui, como siempre te amé, como siempre quise protegerte para que fueras feliz al lado mío, pero las cosas cambian, decidiste ir en busca de otros ángeles y volar a su lado.


¿Por qué ahora dices que no estás feliz? ¿Que ella no te llena?

No te queda más que ser feliz con ella, porque yo

no quiero seguir jugando, no puedo jugar más este juego cruel donde me llamas, me escribes, me dices que me amas y duermes a mi lado abrazándome, como si nada hubiera terminado para despertarte al otro día y hacer de cuenta que nada de esto existe.


No puedo jugar a este juego cruel en el que me besas, ella llama y tu haces como si nada pasara.

Ella ni cuenta se da.

No puedo jugar a quererte un mes y olvidarte al otro porque estás con ella, pero no quieres salirte de mi vida.

Me hace mucho daño, nunca me han gustado los juegos, nunca me ha gustado jugar.

Amor, hoy comprendí que debo salir de aquí, que lo mío siempre ha sido pintar.


poemas de amor 2


Por eso es que aunque ser tu ángel de la guarda no suena mal, ahora no lo quiero, no lo puedo hacer, sólo puedo pedirle a Dios cada mañana que te dé felicidad, que te ayude a llenar el vacío que tienes dentro y que le encuentres sentido a tu vida.

¿Y a mí? Que me borre las huellas del dolor que siento, que me limpie los restos de orgullo que quedan dentro de mí al saber que ya no soy quien le da sentido a tu vida.


Ahora sólo nos queda vivir y cumplir nuestras metas como lo decidimos, el uno sin el otro.

Y yo te aseguro que cada vez que cumpla un sueño voy a recordar el día que éste se instaló en mi cabeza, porque seguramente estaba contigo y me inspiraste a soñarlo. Mientras tanto, seguiré pintando.



**


El acto de querer a alguien es la decisión más complicada que se puede tomar porque es posible querer sin que el otro lo entienda. 


**


Las fotografías que acompañan al texto pertenecen a Alicia Meli.


REFERENCIAS:
Martina cortés

Martina cortés


  COMENTARIOS