Letras

No te quieres enamorar pero ahí estás, preguntándole cuál es su película favorita

Letras No te quieres enamorar pero ahí estás, preguntándole cuál es su película favorita




El miedo a enamorarnos, la desgana o la mentira de no querer hacerlo nos imposibilitan a vivir intensamente el amor...
nosotros-poemas


El lugar más íntimo del mundo 

No te quieres enamorar pero ahí estás, preguntándole cuál es su película favorita, qué tipo de música le gusta, si prefiere el café con azúcar o solo; tratando de encontrar algo en común, pero, sobre todo, ansiando conocerle porque con sólo besarlo ya no te basta.

No querías enamorarte y le besabas, lo tocabas y muchas veces hasta te permitías tomarle de la mano, paseando de las calles como si fueran un par de enamorados, como si en realidad hubiera una promesa para el mañana, cuando en realidad sabías que no habría fecha de un próximo encuentro; cuando él mismo, a pesar de mirarte como lo hacía, tenía la certeza de que tú jamás lo mirarías igual.

No pensabas enamorarte y aún así le contabas de tus días, escuchabas sobre los suyos y las tardes de café llegaban a ser sólo eso; sin conseguir nunca su único propósito: perderte entre su sábanas y encontrarte en su piel.


poemas-nosotros


Tantos fueron los días, las horas discretas que robabas de tu agenda para dedicárselas sólo a él, que pronto dejó de ser su secreto, convirtiéndose en el de tres, cuatro, cinco y hasta un poco más que atestiguaban lo que entre esos escapes estaba sucediendo; pensando que todos en aquel lugar estaban ciegos, sólo porque tú no tenías, no querías mirar a nadie más. Escapes que tú misma te repetías, “no ocurrirán de nuevo”, que intentabas convencerte no llegarían más lejos; hasta que un día, como cualquier otro, traidor por lo imprevisto, impetuoso, insoportablemente genuino y bello, lo invitaste al cine, un acto tan común para unos pero imprescindible para ti.

poemas-amor


Una simple salida al cine, una película de tu elección, un combo para parejas que se burlaba de ti por lo que estaba sucediendo pero que tú decidiste ignorar. Una sala oscura y una gran pantalla iluminando sus rostros; una escena que te hizo sonreír y voltear a verlo, como nunca antes te había pasado, para observar cómo amaba lo que tú adorabas. Fue justo ahí y sin darte cuenta... había sucedido.

No querías enamorarte pero seguiste mirándolo, de pronto todo en él era un desastre perfecto, peor aún, todo en ustedes, porque ya existía un “nosotros”, eso que tanto te esmeraste en que no pasara te sucedió, ahí, en una sala de cine, el lugar más íntimo del mundo. Tú lo sabías y aún así lo olvidaste; no quisiste recordar lo peligroso que es ver una película juntos.

amor-poemas


No deseabas que eso pasara y ahora todo en el mundo parece reírse de ti al escucharte, queriendo saber qué lado de la cama prefiere, cuál es su palabra favorita, si es un hombre de perros o de gatos; pidiendo en tu interior que sea de perros. No querías, no quieres y aún así estás ahí, tomándolo de la mano, anhelando que nunca deje de mirarte como lo hace justo ahora.


**
Vuelve a enamorarte, imagina que no te han roto el corazón; arriesgarse y perder el miedo son pasos difíciles, sabemos que los corazones rotos se curan, pero imaginarnos en esa situación nos inspira miedo, aunque habría que pensarlo, tal vez valga la pena

**
Las fotografías y collage que ilustran el texto pertenecen a Rocío Montoya; conoce más sobre su trabajo aquí. 


Referencias: