Nos mató mi falta de amor

Martes, 10 de enero de 2017 7:34

|Lizeth B



Mientras los sueños pasan de moda, las angustias y las preguntas se impregnan en nuestra vida; permitimos que las historias se terminen antes de comenzar, permitimos que la guerra interna que nos estalla con cada amanecer se apodere de nuestras más bella oportunidades de amar, de ser parte de la existencia, del Universo... del amor. 

hubieramos-sido-felices-poemas


¿Hubiéramos sido felices?

—Quizás, ahora sólo es un quizá, dije con el tono más desesperanzador que jamás haya pronunciado.

—Pudimos estar años, siglos, la vida entera, contestó derrumbado, como lo estaba en esa silla, con la misma posición de la batalla perdida, sin fuerza, con los brazos caídos y el corazón desmoronado.

Pasó un minuto para que de mi boca saliera:

—Es desgarrador verte a lo lejos.

—A veces para mí no existes, te desaparezco, te escondo y me escondo para borrar tu rostro, tus fotos, toda tú. Me pregunto quién eres, y para mi mala suerte lo sé, perfectamente lo sé. Cuando lo hago, vivo.
¿Te preguntas cuántos días muero?

cuantos-dias-muero-poemas


No podía más que responder con tremenda duda:

—¿Por qué nos hicimos esto? Ese nosotros era perfecto.

—Tan perfecto que no lo vivo, afirmó, dejándome con el argumento vacío.

—¿Hubiéramos sido felices? —pregunté lo que quisiera que un mago, brujo o Dios respondiera; pregunté usando un hubiera prohibido, pregunté porque esa curiosidad me aniquila, porque ese «nuestro futuro», el que imaginaba perfecto, me tenía atrapada. Y hoy, después de tantos años, no puedo soltar, no quiero soltar.


quiza-poema


—Quizás, ahora sólo es un quizá, replicó.

—¿Y con ella?
Expulsé aun en contra de mí, me revelé, dije lo que me pintaba cual demente, esa imagen que por muchos años evité, estaba renaciendo, espantándolo, seguro él no hizo más que ver a un monstruo en mi taciturna mirada, ¿qué podía hacer?, perdí el control, a él…

—Con ella soy feliz, estoy en paz, interrumpió mi enmarañado pensamiento.

—Es que a lo nuestro le faltó paz, dije mirándole a los ojos, gritándole llanto o tal vez resignación.

felices-portada


A lo nuestro le faltó paz, en esos años yo no sabía lo que significaba; las cosas más minúsculas las maximizaba. No fueron los celos como a tantos, a nosotros eso no nos mató, nos mató mi falta de amor, mi falta de paz, mi egoísmo y la ambición, quería tanto para mí y no para dos, y es que en aquel entonces no sabía qué era hablar de dos.


***

Hay muchos motivos por los cuales vale la pena sonreír, y aunque no parezca hay razones por las que, que te rompan el corazón es lo mejor que te puede ocurrir. 

**
Las fotografías que ilustran el texto pertenecen a Laura Makabresku

TAGS: Desamor
REFERENCIAS:
Lizeth B

Lizeth B


  COMENTARIOS