Nuevos conocimientos sobre la Gran Nube de Magallanes

Nuevos conocimientos sobre la Gran Nube de Magallanes

Por: mediodigital -

Fue gracias al Very Large Telescope (VLT) del Observatorio Europeo Austral (ESO por sus siglas en inglés), que hace un par de días se obtuvieron imágenes de una región de formación de estrellas en la Gran Nube de Magallanes, una galaxia caótica cuyo colorido y cercanía sirven para que los astrónomos puedan estudiar mejor la interacción entre estos conjuntos estelares. La imagen revela dos peculiares y brillantes nubes de gas, la rojiza NGC 2014 y su vecina azulada NGC 2020. Ambas fueron esculpidas por potentes vientos estelares procedentes de estrellas recién nacidas extremadamente calientes que también irradian el gas, provocando que brille de forma intensa.





NGC 2014 es una resplandeciente nube color rosa, compuesta casi en su totalidad por hidrógeno, que contiene un cúmulo de estrella jóvenes calientes. La fuerte radiación que emana de esas nuevas estrellas arranca electrones de los átomos del gas del entorno, ionizándolo y produciendo un característico brillo rojo que le brinda esa apariencia rosada. Sin embargo, además de esa fuerte radiación, las estrellas jóvenes masivas también producen potentes vientos estelares que al final hacen que el gas del entorno se disperse. Justo a un lado del cúmulo principal se encuentra una brillante estrella muy caliente que parece haber comenzado este proceso, creando una cavidad que aparece rodeada por una estructura en forma de burbuja: la nube NGC 2020.


NGC 2020

La Gran Nube fue vistas por el explorador portugués Fernando de Magallanes durante su viaje al hemisferio sur, en 1519. De regreso a Europa su tripulación dio a conocer la existencia de ese par de nubes, pues el explorador murió en Filipinas antes de terminar su viaje. 

Gran-Nube-de-Magallanes1

La Gran Nube de Magallanes produce nuevas estrellas de manera activa e incluso algunas de sus regiones de formación estelar como la Nebulosa de la Tarántula, por ejemplo, pueden verse a simple vista desde la Tierra. A pesar de esto, existen otras regiones más pequeñas que los telescopios pueden mostrar con un alto nivel de detalle. En este caso, la nueva imagen del VLT explora a una extraña pareja incompatible, conformada por las nubes NGC 2014 y NGC 2020.



Con información de SinEmbargoMX

Referencias: