18 palabras que usas diario y que le debes a los libros

18 palabras que usas diario y que le debes a los libros

Por: Myrna Caballero -

El lenguaje es el mejor invento del hombre y la literatura es fuente inagotable de palabras. Día a día citamos a personajes, autores, versos y prosas, sin darnos cuenta de su trascendencia. Aquí te mostramos algunas palabras de las que tal vez, no sabías su letrado origen.

El hombre tiene la necesidad de nombrar su entorno para poder nombrarse a sí mismo. Por lo anterior, la raza humana ha entendido que todas las palabras tienen un límite, que siempre hay nuevas ideas y que más tarda en surgir algo nuevo que en nombrarlo. En consecuencia, hemos tomado posesión de las letras, el habla y el lenguaje, para evolucionar con él, para poder imaginar y crear. Así nacen las palabras, nombrando lo inédito. Los escritores saben esto y su ingenio les permite bautizar las cosas. Entonces, las palabras pueden nacer de un libro, y pueden saltar al lenguaje común y cotidiano. Algunas aparecen como nombres propios y acaban por convertirse en adjetivos o nombres comunes, pero sin importar su origen, todas nos han brindado una nueva forma de entender a nuestro vertiginoso mundo. 

Odisea, mentor y estentórea

Comenzaremos por algunas joyas clásicas de la literatura. Como siempre, los griegos deben hacer una aparición trascendente, así que vamos con Homero, quien escribió la Íliada y la Odisea. Ambas obras, nos han dejado al menos tres sustantivos: odisea, mentor y estentórea.  Es común escuchar que alguien ha vivido toda una odisea, y es que se refieren a que alguien tuvo un viaje lleno de aventuras. Este sentido se adquirió dado que Ulises (el protagonista) se llamaba Odysseus en griego y vivió 10 años de viajes para poder regresar a Ítaca tras la guerra de Troya.  Por eso, le llamamos odisea, a algún viaje lleno de hazañas. Ahora bien, si decimos mentor, nos referimos a alguien que guía, y ese significado también nos viene de Homero, pues Méntor, es el consejero que Ulises deja como maestro a su hijo Telémaco, mientras él pasa años ocupándose de otros asuntos.  Si tienes una voz esténtorea, significa que es de tono fuerte o ruidoso, este sentido, viene de Éstentor, quien era un guerrero que mostraba una voz retumbante y alta frente a las murallas de Troya.

18 palabras que usas diario y que le debes a los libros 1La Odisea, Canto XV

Quijote... y sus derivados

Sin importar el profesor de la clase de literatura, todos hemos oído hablar de Don Quijote de la Macha. Este personaje  pierde la cabeza por leer demasiados libros de caballería y su vida se transforma en una fantasía. Fue desarrollado por el español Miguel de Cervantes Saavedra, en la novela Don Quijote de la Mancha, publicada a comienzos de 1605; es considerada la obra más destacada de la literatura española y también nos ha dejado un concepto de la vida cotidiana. Quijote, sustantivo que el DRAE (Diccionario de la Real Academia Española) define como: "Hombre que antepone sus ideales a su conveniencia y que obra desinteresada y comprometidamente en defensa de causas que considera justas, sin conseguirlo". Del nombre personal "Quijote", nació "quijote". Cuando decimos que alguien es un quijote, nos referimos a que es alguien que persigue sus ideales sin importarle la realidad, como el auténtico personaje creado por Cervantes.  Asimismo, usamos "quijotesco" (que actúa con quijotería), y quijotería, (modo de proceder de un quijote), para referirnos a un modo de actuar desenfrenado en busca de un sueño que parece imposible. Esta obra tuvo tanta trascendencia, y su personaje fue tan célebre, que incluso en inglés existe "quixiotic" (quijotesco); en francés "donquichottisme" (quijotismo); en alemán,  Donquichoterie (quijotería), y así con distintas lenguas. 

Relacionadoel-quijote-mas-que-un-libro-un-companero-de-viaje"El Quijote", más que un libro un compañero de viaje

18 palabras que usas diario y que le debes a los libros 2

Donjuán

De la literatura española, nos vienen muchos nombres comunes, por ejemplo, el drama romántico Don Juan Tenorio publicado en 1844 por José Zorrilla dio vida a la palabra : donjuán. Este drama tiene como protagonista a Don Juan Tenorio, quien se caracterizó por ser un "seductor de mujeres", un galanteador; así pues, pasó de ser un nombre propio a ser un nombre común. Hoy llamar a alguien donjuán (por el nombre del personaje) o incluso tenorio (por su apellido), sería calificarlo de mujeriego. 

18 palabras que usas diario y que le debes a los libros 3

Celestina

Asimismo, celestina, es una palabra cuyo significado fue dado por la literatura. En los últimos años del siglo XV, Fernando de Rojas iniciaría la composición de la Tragicomedia de Calisto y Melibea, que se popularizaría bajo el título de La Celestina. Esto quizá se debe a que mucho del argumento de la obra, tiene como protagonista a este personaje, la Celestina es una ramera, una ramera vieja que vive de entrometerse en relaciones amorosas, de apañar amores entre terceros, es decir, de facilitar relaciones amorosas ilícitas. Consecuentemente, hoy una celestina, mantiene una relación estrecha con este personaje de moral sin escrúpulos: una mujer que concierta una relación amorosa, una alcahueta. 

Relacionadopruebas-amor-rituales-amorosos-de-la-antiguedadSopa de insectos y otras pruebas de amor de la antigüedad

18 palabras que usas diario y que le debes a los libros 4

Lazarillo

También, lazarillo, nos viene del personaje de la novela El Lazarillo de Tormes de 1554; que cuenta la historia de Lázaro, un niño de origen muy humilde que se pone al servicio de un ciego por órdenes de su madre. Hoy en día, un lazarillo es un "muchacho que guía y dirige a un ciego", pero también el DRAE añade una segunda acepción "persona o animal que guía o acompaña a quien necesite ayuda". 

18 palabras que usas diario y que le debes a los libros 5

ITS

Hoy en día, la palabra sífilis es my común para los libros de medicina y los consultorios; sin embargo, su origen lo tiene también en la literatura. En el siglo XVI, el médico-poeta italiano Girolamo Fracastoro escribió un poema titulado Syphilis sive De morbo gallico (Sífilis o Sobre el mal francés). Su protagonista era un pastor que contrajo una enfermedad venérea, a la que se le terminó por dar el nombre de dicho pastor: sífilis. Por eso hoy la definimos como: «enfermedad infecciosa, adquirida por contagio o transmitida por alguno de los progenitores a su descendencia». 

18 palabras que usas diario y que le debes a los libros 6

Anfitrión

Ahora bien, ser un anfitrión, significa recibir invitados en una sede y un sosias es una persona que tiene demasiado parecido con otra, hasta el punto de poder ser confundido con ella. Estas dos palabras, vienen de la comedia Anfitrión del siglo XVII de Molière, cuyo protagonista (Anfitrión), es rey de Tebas, quien es espléndido con los banquetes, además de agasajar a sus invitados. Anfitrión, está casado con Alcmena, pero se va a la guerra en compañía de su esclavo Sosias.  Entonces el dios Zeus, enamorado de Alcmena, se transforma en Anfitrión y baja a la tierra acompañado por el dios Hermes, disfrazado de Sosias. Así pues, cuando Anfitrión y Socias originales vuelven de la guerra, se da una situación muy cómica: Sosias se encuentra con Hermes y no sabes si es él o no, pero lo resuelve preguntándose: «si dudo yo, es que yo soy yo». Y Anfitrión se sorprende cuando su mujer le cuenta lo bien que le había hecho el amor la noche anterior, hecho que no podía ser mientras él estaba en la guerra. Sí, no se puede confiar ni en los mismos dioses. En fin, así fue que con el tiempo, anfitrión y sosias, se convirtieron nombres comunes. 

18 palabras que usas diario y que le debes a los libros 7

Si vamos un siglo más adelante, en el XVIII, el término sadismo, «excitación sexual infligiendo dolor a otra persona», empieza con la novela Justine, donde aparecen una serie de escenas de violencia sexual. Fue escrita por Marqués de Sade, de quien recibe su nombre: Sade-sadismo. Además en el siglo XIX , masoquismo, «excitación sexual al ser maltratado por otra persona», nace de la novela La Venus de las pieles, donde el protagonista cuenta cómo se había enamorado de una mujer, a la que extorsiona para conseguir que lo trate como su esclavo en formas cada vez más humillantes. Fue escrita por el  austríaco Leopold Sacjer-Masoch, de cuyo apellido tomó nombre: Masoch-masoquismo. 

18 palabras que usas diario y que le debes a los libros 8

En el siglo XIX, el escritor francés Ponson du Terrail, dio nacimiento a veintidós volúmenes de novelas de aventuras protagonizadas por los Rocambole, de donde viene la palabra rocambolesco, hoy usada para referirnos a una «serie de hechos extraordinarios o exagerados». 

Relacionadoconsejos-eroticos-del-marques-de-sadeConsejos de erotismo e intimidad que aprendimos del Marqués de Sade y otros escritores

18 palabras que usas diario y que le debes a los libros 9

De la modernidad

Si uno despierta convertido en cucaracha o una mañana te detienen y no puedes defenderte porque no sabes de qué te acusan exactamente, entonces se puede decir que te ha ocurrido algo kafkiano, este adjetivo, nace de las novelas La metamorfosis y El proceso, del escritor checo Franz Kafka. Hoy en día, la usamos al referirnos a una situación absurda o angustiosa, dicha acepción la toma de las características de la obra de Kafka. Asimismo, otro checo, Karel Čapek, en su obra teatral de ciencia ficción R.U.R (Rossum's Universal Robots) de 1920, acuñó el terminó robot, "máquina o ingenio electrónico programable que es capaz de manipular objetos y realizar diversas operaciones". Pues la obra versa sobre una empresa que construye humanos artificiales orgánicos a fin de aligerar la carga de trabajo en la población; además se inspiro de la palabra checa robota, que significa "trabajo obligatorio". 

18 palabras que usas diario y que le debes a los libros 10

Nombres propios... que no lo son

Otras dos menos comunes son: pamela y rebeca, aunque para muchos de nosotros, estos dos podrían más bien parecer nombres de mujer, también son una prenda de vestir.  Pamela, es definido como: «Sombrero de paja, bajo de copa y ancho de alas, que usan las mujeres, especialmente en el verano», y dicho nombre proviene de la protagonista de una novela de amor del novelista inglés Samuel Richardson de 1740. Dicho personaje (Pamela), vestía un sombrero de ese tipo, y cuenta sus cambios amorosos a lo largo de la obra. Así, el nombre de la protagonista, pasó a designar la prenda que ella vestía: la pamela. Por otro lado, rebeca, se define como: «Chaqueta femenina de punto, sin cuello, abrochada por delante, y cuyo primer botón está, por lo general, a la altura de la garganta». Su actual acepción, viene del cine, de la película de A. Hitchcock, que lleva por título el mismo nombre (Rebeca), basada en una novela de D. du Maurier, cuya protagonista usaba prendas de este tipo. 

18 palabras que usas diario y que le debes a los libros 11

La literatura siempre nos ofrecerá más encuentros con el lenguaje. Las palabras deben ser una oportunidad para encontrarnos a nosotros mismos y construir un diálogo con el mundo. Siempre que estamos a punto de decir una sola palabra, citamos años de historia y trascendencia lingüística. Nuestra conversación es también con el pasado, honrémosla. 

Te podría interesar: 

Las palabras más bonitas del español según la BBC

Las 10 palabras más raras que tienen los diferentes idiomas