Para qué sirve realmente el lenguaje inclusivo según los expertos de la lengua

Para qué sirve realmente el lenguaje inclusivo según los expertos de la lengua

Por: Cesar Caballero -

Sin aún tienes dudas o no sabes de qué se trata, conoce para qué sirve el lenguaje inclusivo según los expertos en la lengua.


Hace algunos días la Real Academia de la Lengua Española calificó al “lenguaje inclusivo” no apto para entrar a la academia, esto generó polémica en internet. Por un lado, sus defensores argumentan un pensamiento arcaico y al mismo tiempo ilógico por parte de la RAE, ya que palabras como “yutubero”, “guasap” y “tuit” fueron admitidas; por otro lado, sus opositores aplauden la postura de la RAE, calificando al lenguaje inclusivo como un mero capricho millennial.


¿Has sido atacado en Twitter por usar una palabra o una frase que otro usuario ha reclamado como insensible o agresora? ¿Has sido insultado en Facebook por compartir un meme? ¿O has regañado a tu tío por proliferar el estereotipo de que los homosexuales son "locas, locas"? Entonces has formado parte de la discusión de lo que se ha conocido como "lo políticamente correcto". Esta constante batalla social en las redes nos hizo preguntarnos: ¿nos ayuda como sociedad el lenguaje inclusivo y lo políticamente correcto o solamente es un intento de tapar el hoyote con nuestro pulgar? Claro que ha existido un avance, como lo dice el periodista Will Hutton:


“Importa profundamente lo que decimos. Es un avance que ya no es posible llamar negros a los negros y que las bromas sexistas en el lugar de trabajo se entienden como opresivas y abusivas. Es correcto que los grupos en la sociedad que solían ser dados de baja como retrasados mentales son reconocidos como que tienen necesidades especiales”.


Para qué sirve realmente el lenguaje inclusivo según los expertos de la lengua 1


El Dr. Ben O’Neill en su artículo A Critique of Politically Correct Language nos habla que para los defensores del lenguaje políticamente correcto, el reemplazo de la terminología existente con términos políticamente correctos tiene dos supuestas virtudes:


1. Reduce la aceptabilidad social del uso de términos ofensivos.

2. Desalienta el uso reflexivo de palabras que importan un estereotipo negativo, promoviendo así el pensamiento consciente sobre cómo describir a los demás de manera justa.


Pero O’Neill continúa argumentando que de nada sirve cambiar las frases o palabras por unas más “aceptadas” si el estigma social prevalece dentro del individuo. Las palabras por sí solas no dañan, son las personas (sociedad) y el cómo las usa lo que daña. ¿Entonces el lenguaje inclusivo no sirve porque las personas siguen siendo dañinas? No es así de fácil. Para tratar de entender a los defensores del lenguaje inclusivo debemos voltear a la filosofía del lenguaje. En ella, se nos explica que nosotros como seres humanos experimentamos el mundo a través del lenguaje (semántica). En el Crátilo, Platón señaló que si la conexión entre las palabras y el mundo es arbitraria o convencional, entonces es difícil entender cómo el lenguaje puede permitir el conocimiento acerca del mundo. Por otro lado, la pragmática se interesa por el modo en que el contexto influye en la interpretación del significado. El contexto debe entenderse como situación, ya que puede incluir cualquier aspecto extralingüístico: situación comunicativa, conocimiento compartido por los hablantes, relaciones interpersonales. 


Para qué sirve realmente el lenguaje inclusivo según los expertos de la lengua 2


En su libro Words That Wound, la profesora Mari Matsuda argumenta que el emisor, al dar un mensaje de odio, es puesto en un nivel más alto que el receptor, ya que el mismo mensaje en sí es violento. Las palabras hieren tanto psicológicamente, como físicamente. Niños han tenido que ser cambiados de escuelas porque son molestados, incluso adultos han decidido abandonar o cambiar de puesto por el acoso verbal al que son sometidos. Las palabras pueden hacer que nos sintamos atrapados. Estas casillas o estereotipos a los que todos somos sometidos día con día nos afectan más de lo que pensamos. En el diario de psicología experimental, un estudio llamado Stereotype Threat and Working Memory: Mechanisms, Alleviation, and Spillover, puso a dos grupos de mujeres a resolver problemas matemáticos. Al grupo de control (A) se le dejó resolverlos sin ninguna interrupción, mientras al otro grupo (B) se le informó del estereotipo: “las mujeres son malas en matemáticas”. El grupo (A) realizó mejor los problemas matemáticos a comparación del grupo (B).


Nosotros, como seres sociales, estamos conscientes de la existencia de este tipo de estereotipos, pero inconscientemente los procesamos y adoptamos como nuestros. El lenguaje, las palabras, y la manera en la que usamos esas palabras siempre se verá afectada por cómo experimentamos el mundo a nuestro alrededor. Puede que seas una persona a la que las expectativas o estereotipos del mundo no la definan o puede que te sientas realmente agredido cuando se usa un termino peyorativo o despectivo. Todo depende de la persona, ya que todos experimentamos el mundo de manera diferente. Para muchos, el lenguaje inclusivo es algo completamente innecesario, porque no están sometidos a la constante lluvia de palabras hirientes y cargadas de odio; pero para otros, es una forma de hacerse ver como grupo vulnerado y reclamar su derecho a la dignidad.


**