La novela que explica cómo la tecnología está acabando con la humanidad mientras nos hace adictos al sufrimiento
Letras

La novela que explica cómo la tecnología está acabando con la humanidad mientras nos hace adictos al sufrimiento

Avatar of Francisco Contreras

Por: Francisco Contreras

2 de junio, 2017

Letras La novela que explica cómo la tecnología está acabando con la humanidad mientras nos hace adictos al sufrimiento
Avatar of Francisco Contreras

Por: Francisco Contreras

2 de junio, 2017



Ciudad de México. Bandas antagónicas se enfrentan en las calles. Celulares y computadoras con acceso a Internet reciben el video de un asesinato transmitido en tiempo real. 
En un universo paralelo, al menos eso escribe Gerardo Horacio Porcayo, la tecnología tomará el control y será simplemente imprescindible para los seres humanos. Las personas usarán cosas tipo lentes con visión de realidad aumentada, dispositivos para recordar cualquier cosa y comunicarse con sus seres queridos, nanoequipos que se encarguen de las tareas más tediosas e incluso para potenciar las drogas y así tener mejores efectos.

En su novela Plasma exprés (Destino), el escritor vuelve al ruedo con otra obra del género cyberpunk para retratar una sociedad cada vez más insensible a lo humano. Una mañana aparece una mujer colgada de la estatua de Porfirio Díaz, en plena primera sección del Bosque de Chapultepec, y millones de cibernautas la ven desangrarse hasta morir en tiempo real. Nadie más allá de las fuerzas de la ley hace nada. La imagen es contundente y en su narrativa expone el dilema y la paradoja de un panorama desolador: un mundo en el que la población se ve más afecta por que el Gobierno impida el acceso libre a Internet que por la muerte de una persona.


plasma expres gerardo horacio porcayo


Por otra parte, bandas rivales ponen en marcha diversos ataques terroristas como forma de protesta contra las autoridades de todo el mundo, quienes han determinado quiénes pueden acceder a la red tras dividir a la sociedad en cinco clases, según criterios de escolaridad, coeficiente intelectual y estrato socioeconómico.

En una entrevista reciente, Porcayo sostuvo que aunque la historia ocurre en un universo alterno, tiene mucho en común con el mundo actual, pues no sólo la tecnología se está haciendo imprescindible, sino que los individuos están insensibilizándose sistemática y progresivamente, por lo que que cada vez es más normal ver la muerte y recurrir a experiencias más extremas para sentir algo de humanidad.


plasma expres gerardo horacio porcayo


Claro ejemplo, afirma, es la proliferación de los videos snuff (material audiovisual explícitamente violento y/o pornográfico), pues ya no es necesario acceder a la deep web (nivel de la red de contenido no indexado y en el que abundan los sites clandestinos) para encontrarlos, ya que pueden conseguirse en puestos ambulantes, en la calle. De esta manera pareciera que la sociedad mediática —o al menos un sector joven y creciente de ella— está entrando en una especie de personalidad colectiva sin asombro y con desencanto, pues cada vez es más normal ver el sufrimiento ajeno como algo recurrente en redes sociales, videos, cine y televisión.

En su libro también destaca cierta tendencia a la manipulación del cuerpo, pues mientras unos se operan para parecerse a John F. Kennedy o a Marilyn Monroe, algunas subculturas urbanas aprovechan la nanotecnología para volverse vampiros. Se construyen desde colmillos con los que de verdad pueden succionar la sangre de sus víctimas, hasta capas de invisibilidad para pasar desapercibidos entre la “gente normal”.

Sin embargo, una detective que ha tenido que ganarse a pulso el subir en la nómina de la Policía Total (Policía de Investigación) y un investigador de la vieja escuela son los encargados de acabar con el caos en el que se ha sumido la Ciudad de México y continuar con esa lucha de la sociedad tecnopotenciada por regresar a lo humano y dejar atrás esa ola de violencia y homicidios que se han apoderado del mundo. Una metáfora de las nuevas dinámicas entre las personas y la tecnología con una mirada peculiar.

***

A menudo se vincula la ciencia ficción con simples fantasías ajenas a la realidad, pero es cada vez más evidente que su verosimilitud se aloja en los puntos neurálgicos de la sociedad que analiza y deconstruye para ofrecer una visión crítica del presente. Sea escrita o filmada, esa "realidad" aporta un punto de apoyo para las sociedades. Si el tema te intriga, seguramente te interesará conocer estos cortos de ciencia ficción para cuestionar la existencia humana.


Referencias: