INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Me fui porque sabía que lo nuestro ya no tenía remedio

2 de febrero de 2018

Valentina Armijo



La joven autora Valentina Armijo expone en este breve poema una especie de manifiesto, como si se tratara de una confesión o un desahogo literario, que conjuga certezas en torno del desamor a modo de experiencia personal e íntima. En sus palabras hila una narrativa confeccionada con resoluciones e imágenes en las que se deja ir todo lo que hace daño.





Me fui porque sabía que nunca podría arreglarlo.

No podría mirarte de nuevo. Ni de lejos, ni de reojo.

No quisiera mirarte de nuevo. Ya no te quiero, te odio.

Siempre me querías cuando no me tenías.

Siempre que me tenías, hacías catarsis.


No escribo esto para ti.

Lo escribo para poder sacar esto de mí.

Poder sentir la tinta sin querer escribir de ti.

Escribir de nuevo, sin depender de ti.


Volví porque sabía que aún queda algo de mí.

Vuelvo porque me permito sentir

Adormecida ya no estoy.

Me permito plasmar, no dedicar.

Mis versos ahora son para los demás.


Escribir por y para los demás.

Escribir al andar, al amar.

Al andar y nadar.

Al saltar las olas y atreverse a ir más allá.


**


Reunir en una breve lista a los escritores latinoamericanos se vuelve complicado, pero aquí puedes consultar a los autores latinoamericanos que no deben faltar en tu biblioteca. Pero así como han escrito grandes obras que son referentes y clásicos de la historia, estos escritores también han publicado libros muy malos, descubre cuáles.


TAGS: Nuevos poetas Nuevos escritores escritoras
REFERENCIAS:

Valentina Armijo


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Clorofila: cuáles son las razones para incorporarla a tu dieta Apostasía: cómo renunciar a la Iglesia Católica en 3 pasos El día que Sean Penn conoció al Chapo Guzmán Té verde, razones para tomarlo y aprovechar todos sus beneficios Un cuento para no olvidar las grandes lecciones de amor que aprendí en Nueva York Fotografías de Jeffrey Silverthorne de lo que ocurre en una morgue después de morir

  TE RECOMENDAMOS