Poema para entender qué se siente llorar y tener miedo todos los días

Lunes, 8 de octubre de 2018 11:57

|Cultura Colectiva
poema para dedicar



Si vives con miedo y tristeza por no poder decir lo que sientes, te compartimos este poema para dedicar y confesarle tu amor a alguien, porque a veces la poesía es la expresión más honesta.



poema para dedicar 1



El día de hoy

estoy más rota que ayer,

mis lágrimas ya no queman

y mis gritos vacíos ya no lloran.

El día de hoy

estoy más distinta,

hay muchas voces de personas a mi alrededor,

pero no soy capaz de escuchar ninguna

porque a pesar de todo

me sigo sintiendo triste

y sola.

El día de hoy,

con mucha gente a mi alrededor

que sé que se preocupa por mí,

pero que no saben ni la mitad de mí,

porque a veces yo sólo quiero llorar,

que me den un abrazo

y me digan que todo se va a solucionar.

El día de hoy

pasé por otra desilusión,

piensan que por hablar de frente

mi confianza es enorme

y que por reír por tonterías

soy la persona más feliz del mundo.

Pero no es así,

el miedo que me recorre cada centímetro de la piel lo comprueba,

las ganas de llorar que me embargan cada vez que algo no sale bien lo confirman,

y el cómo un detalle me puede malograr todo el día lo corrobora.

La verdad

no sé qué demonios hacer.

¿Qué importan los trofeos?

¿Qué importan las diplomas?

¿O las buenas notas?

¿Los logros y aplausos?

Si sólo son un intento esquivo

de llenar mi vacío,

pero no lo consigo.

Tengo miedo,

mucho miedo,

porque desearía cambiar todo eso

por un abrazo y un te quiero sincero,

por alguien que se muera por mí

igual que yo lo hago por otros,

con quien pueda hablar en cualquier momento del día.

Simplemente estoy harta,

a veces tan harta de todo,

que me gustaría...

joder,

sólo quiero su mirada y su sonrisa.

¿Es mucho pedir?

Es por eso que el día de hoy

mando al carajo todo,

el día de hoy lo miraré a los ojos

y le diré cuánto lo amo,

cómo amo la manera en la que sonríe

como un niño en Navidad,

cómo amo su risa despreocupada

como si pudiera comerse al mundo de un bocado,

su forma de caminar

como si todo estuviera bajo control.

Joder, me encanta cómo caminas,

pero nunca más que tú.


**



El texto anterior fue escrito por Abril More.


**


La soledad es el momento en el que descubrimos que no estamos realmente solos. El ruido y vertiginoso ritmo en el que vivimos a veces nos ahoga tanto que olvidamos vivir el presente, por esa razón te compartimos las 6 lecciones espirituales que aprenderás del aquí y el ahora.


\

Cultura Colectiva

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS