Letras

"Taza de café fría y monitor caliente", poema para la mujer moderna latinoamericana

Letras "Taza de café fría y monitor caliente", poema para la mujer moderna latinoamericana

Ni las ojeras, insolentes vestigios de los éxitos de tus pasadas noches, pueden con tu casta brava —gitana, nahua, descendiente de Circe—, mezcla sagrada de mujer latinoamericana

Taza de café fría y monitor caliente


Para Ivi Yerena, la mujer moderna latinoamericana


Avallasadora fatiga ocular y problemas lumbares son tus trofeos más grandes por estudiar los derroteros históricos de tu pueblo, muchedumbre noble pero ciega.

Ni las ojeras, insolentes vestigios de los éxitos de tus pasadas noches, pueden con tu casta brava —gitana, nahua, descendiente de Circe—, mezcla sagrada de mujer latinoamericana.

Persistencia y resistencia de los tuyos analizadas por el ojo salvaje de una musa proveniente de la revolución cultural, mirada en el espejo enloquecida por fantasmas habitantes de archipiélagos extintos.


post-image


Examinas con tu alma noble y vieja el carácter de la sangre mestiza representada en mausoleos piramidales, ruinas vetustas e inertes, cenizas de la tierra en la que nacían árboles frutales.

Noches de desvelo con una taza de café fría y el monitor caliente, madrugadas de hipótesis repetitivas y orgasmos cerebrales, taciturnas observaciones resultado de premuras mentales que santifican la inesperada razón de tus presagios.

Antes alumna hambrienta, muñequita proletaria.


post-image


Hoy mi maestra monumento de piedra verde, la Mayahuel creadora de pies de tezontle.

Ya no eres más el pasto seco ni la paja calcinada del ojo ajeno, ahora sos diosa de corazón ardiente, motivo de mis amores, sensualidad a ultranza de un botón de crisantemo.


Textro escrito por José Tochtli Fioravante


*

Las imágenes que acompañan al texto son propiedad de Joel Sossa.

***

Si quieres saber más sobre el significado del arte para la humanidad, tal vez te interese leer 8 críticos que puedes seguir para entenderlo todo sobre arte y las 8 razones por las que ver arte contemporáneo todavía nos cuesta trabajo.


Referencias: