A veces hay que mentir para volver a amar
Letras

A veces hay que mentir para volver a amar

Avatar of Cultura Colectiva

Por: Cultura Colectiva

2 de octubre, 2018

Letras A veces hay que mentir para volver a amar
Avatar of Cultura Colectiva

Por: Cultura Colectiva

2 de octubre, 2018

José Tochtli Fioravante comparte este poema sobre cuando tienes que mentir para volver a amar, para los que saben que no siempre se puede decir todo lo que se desearía.

Texto escrito por: José Tochtli Fioravante


A veces sentirse amado de nuevo da miedo. Encontrarse inesperadamente con la inefable experiencia del amor causa pánico, y más después de haber salido de una relación tóxica, llena de mentiras y engaños; el corazón y el alma se encuentran lastimados, sangrantes, decadentes y punzantes.



post-image



Pero poco tiempo después, por azares del destino te encuentras alguien diferente, único, un amor sano y verdadero, que te ama y te acepta como eres y no te pide nada a cambio. Es ahí cuando el temor de repetir los mismos errores se convierte en el fantasma recurrente detrás de la pared, acechando las nuevas ilusiones y esperanzas; es por ello por lo que se miente con la sumisa recompensa de no perder al nuevo amor para conservarlo, cuidarlo y nunca dejarlo ir. Mentir para volver a amar, amar para ya no mentir nunca más y liberarse completamente en la bruma púrpura de la plenitud.


Ya lo dijo el filósofo alemán Friedrich Nietzsche: "Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal"



post-image


Le miento al pasto seco


Ya te habrás dado cuenta...

Estoy roto hasta el fondo, en cada una de mis partes. 


Tengo aserrín por todo el cuerpo, quemado, vestigio de mis grandes incendios que han sido mis derrotas. 

Llevo cristales rotos en el pecho, incrustados por unas manos de porcelana, uno a uno sin compasión ni sosiego. 

Lastiman, hieren mis ojos cuando los veo, ojos de hielo, ojos granadas de tiempo. 


Y vos me pides no sentir desconsuelo, ser coherente con mis sentimientos. Y yo te digo que miento…

Miento cuando te subo al cielo, cuando mis puños tocan el hierro, cuando mis labios se camuflan con el pasto seco. 

Te miento, pero no te miento… 



post-image



Te miento cuando callo y me pongo de bruces contra el suelo, pero cuando te amo no te miento. 

Miento en el significado mas no en el concepto. Puedo mentir en la definición, pero no en el reverso, en la etimología de las palabras, pero no en la rareza y desolación de mi silencio.


Te miento, pero no te miento. Y cuando te amo no te miento, porque es más fácil ahogarse en los raudales de un beso que volar con alas rotas sobre el inmenso infierno.



Aprende a afrontar el final de la vida con estos 3 poemas y dedica el poema sobre el cruel Golpe de cielo que es no verte


Referencias: