El amor tóxico que nubla el pensamiento
Letras

El amor tóxico que nubla el pensamiento

Avatar of Gonzalo Pecero

Por: Gonzalo Pecero

26 de septiembre, 2018

Letras El amor tóxico que nubla el pensamiento
Avatar of Gonzalo Pecero

Por: Gonzalo Pecero

26 de septiembre, 2018

"El amor no es ciego" este poema triste para saber si vives una relación tóxica demuestra que el amor no debería cegarte.

Dicen que el amor es ciego; yo no lo creo. 


Piensa en aquella vez que conociste a esa persona; tan agradable, atractiva, inteligente... tenía todo lo que te podría gustar, y lo que no, terminaría por gustarte; coincidían cada vez más seguido, se encontraban en el aula de clases o en el trabajo, quizá en el mismo bar. Tenían amigos en común o tal vez no, pero con el tiempo las pláticas que comenzaron siendo “Hola”, ya eran risas a carcajadas. Aquel simplón “Adiós” ya era un cálido abrazo y un beso en la mejilla; qué bonitos días, con cada uno que pasaba, ella te gustaba más y más, te habías enamorado. ¿Y tú le gustabas a ella?



post-image



Quién sabe. La única forma de averiguarlo era diciéndole lo que sentías, esperando el momento adecuado, un momento que no existía porque debías ser tú mismo el que lo provocara; así pasaron los días y tú no dijiste nada. Hasta que eventualmente dejaron de coincidir tanto, ni en el aula, ni en el trabajo, ni en el bar; ella sea había enamorado, pero no de ti, sino de alguien que probablemente no la conocía tanto como tú, ni la quería tanto como tú, pero definitivamente era más rápido que tú. 


"Ojalá se lo hubiera dicho antes" es la frase que pasa por tu cabeza a todas horas. Y así pasa el tiempo... 


La vueles a ver unos meses más tarde, quizá un año; con la cara cansada, sin esa chispa que la caracterizaba, temerosa. Era tan linda y tan inocente que no sería extraño que pudieran aprovecharse de ella, que su novio pasó de ser su príncipe encantador a un patán posesivo, celoso y controlador, pero ella se aferra a esa relación. Cree que está enamorada, ese "amor" no sólo le nubló los ojos, sino el pensamiento. Su penitencia se extiende por las tantas promesas que le hacen, y nunca se cumplen.  


Te dejo el siguiente poema que he escrito para expresar la diferencia entre enamorarse ciegamente y que el amor te deje ciego, una relación tóxica vista desde un tercero.


 

post-image



 El amor no es ciego 


¿Cuándo fue la última vez que pudiste ser feliz? 

si tu referente de alegría es una lombriz. 

¿Dime como querías que sanara esa cicatriz? 

Si al despertarte cada día, él metía su nariz. 

  

Cuando amas de verdad, tú lo haces ciegamente, 

pero lo "ciego" va en los ojos, y no en la mente. 

No te querías despertar, mi bella durmiente, 

pero el sueño no se concilia, se consciente. 


Pequeña era tu dicha y tan grande mi enojo, 

el verte deprimida se volvió mi purgatorio. 

Del cansancio habías perdido el brillo de tus ojos 

 


post-image



pero encendí una vela al pie de tu dormitorio. 

Mil noches en vela he guardado tu cerrojo 

y es que mis ojeras ahora son tu territorio.



También puede interesarte:

"Me gustas cuando callas porque estás como ausente" y otros poemas románticos que son machistas

Un cuento para descubrir el verdadero rostro de ciertas personas

Poema que escribí en nombre del dolor que causaste



Referencias: