Poema para quienes no mienten cuando aman

Con el siguiente poema triste de amor te miento, pero no te miento. Y cuando te amo no te miento, porque es más fácil ahogarse en los raudales de un beso

Le miento al pasto seco


Ya te habrás dado cuenta...

Estoy roto hasta el fondo, en cada una de mis partes. 

Tengo aserrín por todo el cuerpo, quemado, vestigio de mis grandes incendios que han sido mis derrotas. Llevo cristales rotos en el pecho, incrustados por unas manos de porcelana, uno a uno sin compasión ni sosiego. Lastiman, hieren mis ojos cuando los veo, ojos de hielo, ojos granadas de tiempo. Y vos me pides no sentir desconsuelo, ser coherente con mis sentimientos. Y yo te digo que miento…



Miento cuando te subo al cielo, cuando mis puños tocan el hierro, cuando mis labios se camuflan con el pasto seco. 

Te miento, pero no te miento… 

Te miento cuando callo y me pongo de bruces contra el suelo, pero cuando te amo no te miento. Miento en el significado mas no en el concepto. Puedo mentir en la definición, pero no en el reverso, en la etimología de las palabras, pero no en la rareza y desolación de mi silencio.



Te miento, pero no te miento. Y cuando te amo no te miento, porque es más fácil ahogarse en los raudales de un beso que volar con alas rotas sobre el inmenso infierno.



Texto escrito por José Tochtli Fioravante


*

Las imágenes que acompañan al texto son propiedad de Franco D'Addario.

***

Algunos grandes poetas mexicanos han escrito sobre la muerte. Si te interesa conocer sus obras, te recomendamos leer a Jaime Sabines y al joven escritor Gerardo Arana.


Referencias: