Estos poemas te harán ver el Alzheimer con otros ojos
Letras

Estos poemas te harán ver el Alzheimer con otros ojos

Avatar of Anylu Ayala

Por: Anylu Ayala

26 de noviembre, 2018

Letras Estos poemas te harán ver el Alzheimer con otros ojos
Avatar of Anylu Ayala

Por: Anylu Ayala

26 de noviembre, 2018

Tener Alzheimer es complicado para pacientes y familiares. Estos poemas cortos nos ayudarán a comprender ambas visiones.


El Alzheimer es un tipo de demencia que ocurre de forma gradual, es degenerativo, irreversible y causa problemas con la memoria, el pensamiento y el comportamiento. Ver cómo una persona va padeciendo Alzheimer es un tema muy sensible pues se transforman hasta hacerse dependientes por completo de los demás.


Cuando una persona tiene Alzheimer, la palabra olvido se vuelve parte de su vida, pues los recuerdos comienzan a desaparecen poco a poco, en muchos casos hasta para cosas elementales como los pasos para lavarse los dientes o vestirse. Ante este panorama, se han escrito muchos poemas, tanto de personas que están perdiendo la memoria como de personas que están a cargo de familiares con este enfermedad.

PUEDES LEER: 

Enfermedades mentales que podrías padecer y aún no lo sabes


Aquí te compartimos algunos poemas cortos sobre el Alzheimer, para sensibilizar un poco acerca del tema.


Poema sobre lo que es padecer Alzheimer

Si alguna vez olvido quién soy

Si alguna vez olvido quien soy…
Ven y llévame al mar para que me funda en su azul…
Dile a la luna llena que necesito verla…
Y a las estrellas que vigilen que no me apague…
Recuérdame cada intento…
Para que recuerde que fui capaz…
Enséñame montañas, sonrisas y nubes…
Y dime que me esperan…
Tararéame bajito y balancea mi cintura para que la música regrese a mis pulmones…
Susúrrame un “te quiero” para que mi corazón recuerde lo que es latir…
Dime que los sueños son más reales que la realidad y que me esperas allí para demostrármelo…
Tráeme lluvia y tormentas para poder resguardarme en casa…
Inventa fantasmas y fantasías que hagan temblar mi piel…
Abre puertas que resuciten mi alma y me devuelvan la fe…
Átame a tu abrazo y no me dejes escapar…
Mírame a los ojos para que los tuyos griten mi nombre y me reconozca de nuevo…
Y hazme saber que el amanecer no amanece sin mi despertar…

…Si alguna vez olvido quien soy…
Por favor…
No lo olvides tú…
Fina Tur

TE RECOMENDAMOS:

Los 16 monstruos de las enfermedades mentales

Estos poemas te harán ver el Alzheimer con otros ojos 1

Yo no sé a dónde van

Yo no sé a dónde van
ni de dónde vienen,
sólo sé que pasan por mi mente.
¿Será que no me escuchan?

¿Será que no comprenden?

Yo sé que están ahí,
aunque ninguno me comprende.
Tal vez porque no me ven,
tal vez porque no me sienten.

Yo veo muros que ellos no ven,
Yo siento cosas que ellos no sienten,
¿Será que mi familia no me ve?
¿Será que mi familia
no me escucha?

Ellos están ahí y no me ven,
ellos están ahí y no voltean,
parecen ignorarme;
tal vez porque mi familia
ha dejado de creer,
tal vez porque me siente ausente.
Estos poemas te harán ver el Alzheimer con otros ojos 2 Yo sigo pensandoque la vida permanece por ahí,
un poco escondida y a la deriva,
un poco loca y un poco niña,
pero siempre viva,
aunque con el corazón deshecho,
con el corazón vacío.

Yo no sé de dónde vengo,
ni a dónde voy;
pero esa gente que me sigue,
que me cuida y me dice:
“Por aquí...” y “Por acá...”

¿Será que ellos también
habrán perdido el rumbo
y no saben a dónde ir?
¿Será que ellos también
están perdidos
y recurren a mi?

Hoy la vida me ha enseñado que
no siempre gana el que tiene más
o el que cree saber lo verdadero,
ni el que tiene la razón.

Gana el que tiene amor,
el que sabe dar,
el que comprende
al que no comprende
y el que no se olvida de aquel
que todo olvida.

Federico Ortiz Moreno

TE PUEDE INTERESAR: 

La fotógrafa de las enfermedades mentales

Para un familiar que padece Alzheimer

Ánimo Alzheimer: poema para mamá

Seguía teniendo las manos frías,

esta vez no se me ocurría qué contarle.
Y sin embargo, no me quitaba sus ojos de encima.
Por un momento, 

tuve la sensación de que sería ella la que me hablaría, 

la que me contaría cosas,
la que se reiría con cualquier disparate de los míos.
Pero NO, ni una mínima concesión a la esperanza.

¿Quién sabe lo que piensa cuando me mira? 

¿Quién sabe lo que siente?
¿Hay alguien que pueda decírmelo?
Sólo me queda abrazarla, besarla y decirle al oido, 

lo mucho que la echo de menos.

Ha cerrado los ojos y está semidormida. 

Sigo acariciando sus manos que aún siguen frías, 

lleva un largo rato así.

Y de pronto, oigo que en sueños pronuncia mi nombre.
Y yo, 

Yo doy gracias a ese habitante que se apodera de todas sus emociones,
por permitirle retener mi nombre aunque sea un instante.
  Estos poemas te harán ver el Alzheimer con otros ojos 3 Volverá a su mundo de silencio, 

pero esa tarde, 

cuando me despido de ella y cruzo la puerta,
yo misma me doy una concesión a la esperanza, 

al pensar que ella me siente como algo suyo.

¡Ciertamente!, 

después de haber tenido que renunciar a tanto, 

esto me parece un regalo maravilloso.

Y de nuevo toca VOLVER.

Cierro la casa dejando los recuerdos en su sitio. 

No es mucho pero para mi, lo es TODO.
Atrás queda ese banco que es sólo de él y mío

y empieza a pasar rápido el paisaje a través de la ventanilla del coche.
Pero hay un adiós atravesado en mi garganta 

y una inmensa niebla cubre mis ojos.
Tendré que recorrer unos cientos de kilómetros 

antes de que pueda disfrutar del luminoso 

y claro día que ha amanecido hoy.
R. del Burgo

PUEDES LEER: 

Fotografías de enfermedades mentales que demuestran que la ignorancia es el peor crimen



Estos poemas te harán ver el Alzheimer con otros ojos 4

Tu corazón no me olvida

Tu mente se ha perdido,
por alguna razón extraña,
y no hay invierno, ni verano
ni florida primavera,
y queda enterrado el otoño
bajo la hojarasca de la vida.

Son gemelos el sol y la luna,
y giran libres, sin órbita
en ese raro universo
dónde sólo tu habitas.

La memoria es un laberinto
y no encuentras la salida.

Atrás se quedan perdidos
los capítulos de tu biografía,
y todos aquellos rostros
que te amaron
son tan sólo humo y ceniza.

Que edad tan incierta…
¡eres de nuevo una niña!
que desaprendes ahora
un poquito cada día.

Pero cuando me miras,
tus ojos ¡brillan!
y se tiñen de alegría.
No sabes si soy tu madre,
si tu hija,
si tu amiga…
pero a mi… ¡que me importa!
si yo sé que tu corazón late,
y que él nunca me olvida.
Elvira Molina Almoguera



Más de Cultura Colectiva: 

VIDEO: El conmovedor momento cuando una señora con Alzheimer reconoce a su nieta