Dos poemas para recordar que el amor se trata de esperar
Letras

Dos poemas para recordar que el amor se trata de esperar

Avatar of Laura Ontiveros Plaza

Por: Laura Ontiveros Plaza

11 de enero, 2019

Letras Dos poemas para recordar que el amor se trata de esperar
Avatar of Laura Ontiveros Plaza

Por: Laura Ontiveros Plaza

11 de enero, 2019

"La espera" y "Serenidad", son dos poemas cortos para dedicar al amor de tu vida, a esa persona que a pesar de todo quieres permanezca a tu lado pues no imaginas tu vida sin ella. La misma a la que amarás hasta cuando diga no.

El amor puede ser demasiado complejo pero lo que todos debemos saber es que se trata de esperar. Para recordar eso y la importancia que la lealtad y los buenos sentimientos juegan en él para que valga la pena, te presentamos estos dos poemas cortos para dedicar al amor de tu vida.


La espera 

Te amaré,
incluso cuando no te pueda amar.
Te amaré,
cuando me des la espalda
y de mí se desprenda tu andar.

Te amaré,
cuando estés cansado
y pierdas la batalla.
Te amaré,
cuando tú seas oscuro y yo sea acuarela clara.
Te amaré,
cuando llegues tarde otra vez.
Te amaré,
hasta que las luces de la luna se apaguen.
Te amaré,
cuando la resaca no despierte al sol.
Te amaré,
hasta que las estrellas se cansen de radiar.
Te amaré,
cuando los planetas bajen y acaricien al mar.

Te amaré,
hasta que los ríos se vuelvan légamo.
Te amaré,
hasta que en el glaciar florezca el lirio.
Te amaré,
cuando tu boca cruce el desierto
y se encuentre con la mía.

Te amaré,
hasta que nos perdamos en un agujero negro,
juntos,
abrazados,
fundidos,
amados.

Te amaré
en los tris fugaces de esta vida y las que sigan.
Te amaré,
hasta que la última arteria palpitante de tu corazón,
pida escuchar otra vez mi voz.

Dos poemas para recordar que el amor se trata de esperar 1

Serenidad

Me haces planear sobre niebla
y no siento miedo,
es la bruma que me abraza,
que me da calor cuando mi alma se siente helada,
y me refresca cuando la vida se vuelve tórrida.

Tus besos son agua con miel
que me das de beber
después de caminar imparable,
después de escalar montañas,
y atravesar pantanos
abundados del bullicio,
de las voces de personas desalmadas,
de personas malogradas.

Tus besos son la fruta más dulce,
más roja,
más tierna,
que descubro intacta,
cada noche y cada día. 

Tus abrazos son un arrullo,
y mis oídos
sólo distinguen un sonido,
el que sale de tu voz.

Tu olor se filtra por cada pulgada de mi piel,
se vuelve fértil,
unido a mi amor,
y prende cada bombilla
ya desgastada,
raída y apagada,
de mi fundido corazón.

Me tomas de la mano
y me invitas a tu entraña,
me alimentas de serenidad.
Viajamos prendidos
a un globo amarillo
que se eleva lento
sobre el cielo hastiado.

Me muestras esa vida,
de colores fluorescentes,
y dejamos atrás la opacidad,
dejamos atras el mundo,
sólo somos los dos.
Siempre elegiré,
que sólo seamos los dos.

Dos poemas para recordar que el amor se trata de esperar 2
Si te gustaron estos dos poemas cortos para dedicar al amor de tu vida, eres fanático de la lectura y te gusta escribir, comparte con nuestros lectores tus mejores reseñas, cuentos o poemas. Envía un texto de prueba de 400 palabras a [email protected] y conviértete en colaborador de nuestra sección de Letras.

***
Te puede interesar:
25 poemas que debes dedicar antes de los 25
10 poemas nostálgicos para leer en la soledad


Referencias: