Tu boca está hecha divinamente para el amor

Jueves, 7 de diciembre de 2017 11:23

|Cultura Colectiva



La belleza no se agota cuando estamos viviendo el ensueño de un nuevo amor. Y si hay alguien que supo capturar esas sensaciones entre los versos y las rimas de un poema fue el escritor mexicano Amado Nervo (1870-1919). A continuación, te presentados dos de sus poemas de amor.





EL AMOR NUEVO


Todo amor nuevo que aparece 

nos ilumina la existencia, 

nos la perfuma y enflorece. 


En la más densa oscuridad 

toda mujer es refulgencia 

y todo amor es claridad. 

Para curar la pertinaz 

pena, en las almas escondida, 

un nuevo amor es eficaz; 

porque se posa en nuestro mal 

sin lastimar nunca la herida, 

como un destello en un cristal. 


Como un ensueño en una cuna, 

como se posa en la ruina 

la piedad del rayo de la luna. 

como un encanto en un hastío, 

como en la punta de una espina 

una gotita de rocío... 


¿Que también sabe hacer sufrir? 

¿Que también sabe hacer llorar? 

¿Que también sabe hacer morir? 


—Es que tú no supiste amar...


A LEONOR


Tu cabellera es negra como el ala 

del misterio; tan negra como un lóbrego 

jamás, como un adiós, como un "¡quién sabe!". 

Pero hay algo más negro aún: ¡tus ojos! 


Tus ojos son dos magos pensativos, 

dos esfinges que duermen en la sombra, 

dos enigmas muy bellos... Pero hay algo, 

pero hay algo más bello aún: tu boca. 


Tu boca, ¡oh sí!; tu boca, hecha divinamente 

para el amor, para la cálida 

comunión del amor, tu boca joven; 

pero hay algo mejor aún: ¡tu alma! 


Tu alma recogida, silenciosa, 

de piedades tan hondas como el piélago, 

de ternuras tan hondas... 

Pero hay algo, 

pero hay algo más hondo aún: ¡tu ensueño!


**


Inspírate leyendo estos poemas de amor. Y si ya te decidiste a escribirle a la persona que amas, aquí te damos algunas sugerencias para hacer cartas de amor muy originales.



Cultura Colectiva

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS