INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Poemas de Ana María Rodas para las mujeres que no tienen miedo de llorar, gritar y amar

4 de junio de 2018

Esther Pineda G

La escritora Ana María Rodas nació en Guatemala el 12 de septiembre de 1937. Es periodista, ha escrito ensayo, cuento y poesía, al mismo tiempo que se ha desempeñado como profesora de literatura y periodismo. Su primer poemario titulado Poemas de la izquierda erótica fue publicado en 1973, a éste le seguirían Cuatro esquinas del juego de muñecas (1975), El fin de los mitos y los sueños (1984) y La insurrección de Mariana (1993).

 

En 1974 recibió el premio Libertad de Prensa otorgado por la Asociación de Periodistas de Guatemala, en 1999 le fueron concedidos los premios por cuento y poesía de los Juegos Florales México, Centroamérica y el Caribe, en el año 2000 fue galardonada con el Premio Nacional de Literatura “Miguel Ángel Asturias” entregado por el Ministerio de Cultura y Deportes de Guatemala, y en 2017 fue nombrada Persona Ilustre por su aporte a la literatura universal por parte de la Universidad San Carlos de Guatemala.

 


La obra de Ana María Rodas es un referente feminista latinoamericano, en ella denuncia la violencia de género y rechaza la culpabilización de la mujer ante este tipo de hechos; pero la autora no se conforma con ello, su poesía deconstruye el mandato de la feminidad, rechaza la pasividad deseada y esperada en las mujeres, afirma el Derecho a la autonomía, y sobre todo a la sexualidad y el placer.

 

Te invitamos a leer a esta poeta guatemalteca que nos ayuda a abandonar estereotipos y reglas que se nos han impuesto:


**


La gramática miente

(como todo invento masculino)

Femenino no es género, es un adjetivo

que significa inferior, inconciente, utilizable,

accesible, fácil de manejar,

desechable. Y sobre todo

violable. Eso primero, antes que cualquier

otra significación preconcebida.


 


"Mujer que duerme"


La mujer ve la luna cruzar por el rectángulo

y abraza al perro antes de abrirse al sueño.

Luna sobre la piel

piel de sirena

Sueños desportillados

amaneceres blancos

Se estira, lee lo que escriben sus amigos

los ama tanto

los ama a todos

El penacho del volcán le avisa

que hay viento norte

A los cincuenta y tantos, dueña de una ventana

de diez metros

de largo

su vientre está dormido

Las sábanas son frescas

La ciudad gime

La mujer sueña.

 



"De acuerdo"


De acuerdo,

soy arrebatada, celosa,

voluble

y llena de lujuria.

¿Qué esperaban?

Que tuviera ojos,

glándulas,

cerebro, treinta y tres años

y que actuara

como el ciprés de un cementerio?


 


"Limpiaste la esperma"


Limpiaste la esperma

y te metiste a la ducha.

                 Diste el manotazo al testimonio

                 pero no al recuerdo.

Ahora

                 yo aquí, frustrada,

                 sin permiso para estarlo

                 debo esperar

y encender el fuego

y limpiar los muebles

y llenar de mantequilla el pan.

Tú comprarás con sucios billetes

                  tu capricho

                  pasajero

A mí me harta un poco todo esto

en que dejo de ser humana

y me transformo en trasto viejo.

 



* *


Hoy he descubierto la belleza

                       de ser yo misma.

—no,

no fue así;

me lo enseñaste—

Pero al hacerme mujer

al mostrarme que los seres

                            son tan libres

Comprendí

que libre-yo

y libre-tú

podamos tomarnos de la mano

y realizar la unión sin anularnos.

Por eso me apretujo dentro de mí misma

hasta salir las lágrimas

y en el pelo

se me prende

el sabor salado del olvido.

Algún imbécil dijo

que el poeta es la clave del mundo.

¡Mentira!

A mí sólo me queda encogerme hacia dentro

y esperar

ciegamente

un sonido, una expresión cualquiera

y que alguien

donde quiera que esté

emita una señal diciéndome que existo.

 

 

 


"Asumamos la actitud de vírgenes"


Asumamos la actitud de vírgenes.

                  Así

                  nos quieren ellos.

Forniquemos mentalmente,

suave, muy suave,

con la piel de algún fantasma.

                  Sonriamos

                  femeninas

                  inocentes.

Y a la noche clavemos el puñal

y brinquemos al jardín

abandonemos

esto que apesta a muerte.

 

 


**


Porque yo soy la causante de tus iras

                              de tus tensiones

                              de tus penas

y además soy didáctica

destruyo tu paz todos los días

                              y te amarro.

Nunca supe hasta hoy

que yo era así de impresionante.

                               Creía ser mujer

nunca supe que fuera un cataclismo.

 

 

 


"Domingo 12 de septiembre, 1937"


Domingo 12 de septiembre, 1937

a las dos de la mañana: nací.

De ahí mis hábitos nocturnos

y el amor a los fines de semana.

Me clasificaron: nena? rosadito.

Boté el rosa hace mucho tiempo

y escogí el color que más me gusta,

que son todos.

Me acompañan tres hijas y dos perros:

lo que me queda de dos matrimonios.

Estudié porque no había remedio

afortunadamente lo he olvidado casi todo.

Tengo hígado, estómago, dos ovarios,

una matriz, corazón y cerebro, más accesorios

Todo funciona en orden, por lo tanto,

río, grito, insulto, lloro y hago el amor.

Y después lo cuento.

 

 


"Lavémonos el pelo"


Lavémonos el pelo

y desnudemos el cuerpo.

Yo tengo y tú también

           hermana

           dos pechos

y dos piernas y una vulva.

No somos criaturas

que subsisten con suspiros.

           Ya no sonriamos

           ya no más falsas vírgenes

Ni mártires que esperan en la cama

           el salivazo ocasional del macho.

 

 

 


"Absoluta"


Subió a los infiernos y está sentada

a la diestra de sí misma

tiene en la mano empuñada

una pluma

y no sonríe ni espera la resurrección de un muerto.

 

 

 

**


Si te gustaron estos poemas seguro te gustarán los de Susana Thénon para las mujeres independientes que se niegan a ser dominadas y los de Alaide Foppa para las mujeres cansadas de complacer a los demás



**


Las ilustraciones que acompañan el texto pertenecen a la artista Vanja Vukelić 

 

TAGS: Feminismo Poemas escritoras
REFERENCIAS:

Esther Pineda G


Colaborador

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Los mejores playlist de canciones de las series de narcos en Netflix 4 corridos que hablan de narcos y la evolución de este género musical Las 5 mejores películas de narcos que pueden ver en Netflix Cómo aprovechar al máximo la energía de la luna este 2019 8 Underrated Spots To Escape From The Crowds For A Peaceful Thanksgiving Weekend Rafael Amaya vs. Chema Yazpik, quién es mejor "Señor de los Cielos"

  TE RECOMENDAMOS