INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

8 poemas de Lord Byron para entender el romanticismo

15 de noviembre de 2017

Diego Cera

Quizás es un buen momento para que entiendas que el romanticismo no tiene nada que ver con rosas, muñecos de peluche o cenas a la luz de la luna. De hecho, muchas veces, resulta todo lo contrario.



Escribir o hablar sobre romanticismo es para muchas personas un asunto meloso que necesariamente implica besos, caricias y dos individuos caminando de la mano hacia un ocaso perfecto. Quienes aseguran "ser románticos" pretenden forjarse ese carácter llevando a alguien a pasear por el parque, regalándole ramos de flores o un ridículo e innecesariamente costoso muñeco de peluche con los ojos desorbitados y una mirada melancólica hacia un futuro que no pinta nada prometedor; sólo entonces nos damos cuenta de todo: lo único romántico de la escena es lo que pasa frente a la mirada inerte del triste juguete.



Para los románticos del siglo XIX —los verdaderos románticos—, pertenecer a esta corriente estética no era una cuestión que pudiera reducirse al amor entre dos personas; se trataba también de la interacción de un hombre con su entorno. Si bien Las penas del joven Werther, escrita por Johann Wolfgang von Goethe y considerada la obra con la que inicia esta estética, habla de un amor no correspondido; es casi imposible no reparar en la manera en que los escenarios cambian de lúcidos a sombríos en cuanto el protagonista cambia de humor, cosa que ocurre de igual manera en obras latinoamericanas como María de Jorge Isaacs. Ese cúmulo de pasiones y atmósferas es el romanticismo. Todo lo que puede derrumbarse en el mundo mientras lo contemplas con una profunda melancolía es, sin lugar a dudas, romanticismo.



La posibilidad de continuar citando autores que definan el romanticismo con las escenas o imágenes retratadas en sus libros podría extenderse por páginas sin un aparente final. Sin embargo, para evitare tan ardua tarea podríamos sólo sentarnos a leer a Lord Byron, quien entre sus credenciales ostenta el título de poeta maldito, pieza clave para la literatura inglesa y, por si fuera poco, uno de los escritores más queridos del movimiento romántico. Por si alguien aún a estas alturas de la historia sigue dudando de la definición de romanticismo, los siguientes poemas de este barón inglés seguramente harán que cambie de opinión.



-

"Camina bella, como la noche..."



Camina bella, como la noche 

De climas despejados y de cielos estrellados,

Y todo lo mejor de la oscuridad y de la luz 

Resplandece en su aspecto y en sus ojos, 

Enriquecida así por esa tierna luz 

Que el cielo niega al vulgar día.


Una sombra de más, un rayo de menos,

Hubieran mermado la gracia inefable

Que se agita en cada trenza suya de negro brillo,

O ilumina suavemente su rostro,

Donde dulces pensamientos expresan

Cuán pura, cuán adorable es su morada.


Y en esa mejilla, y sobre esa frente, 

Son tan suaves, tan tranquilas, y a la vez elocuentes,

Las sonrisas que vencen, los matices que iluminan 

Y hablan de días vividos con felicidad. 

Una mente en paz con todo, 

¡Un corazón con inocente amor!



-

"La partida"


¡Todo acabó! La vela temblorosa

se despliega a la brisa del mar,

y yo dejo esta playa cariñosa

en donde queda la mujer hermosa,

¡ay!, la sola mujer que puedo amar.

Si pudiera ser hoy lo que antes era,

y mi frente abatida reclinar

en ese seno que por mí latiera,

quizá no abandonara esta ribera

y a la sola mujer que puedo amar.


Yo no he visto hace tiempo aquellos ojos

que fueron mi contento y mi pesar;

los amo, a pesar de sus enojos,

pero abandono Albión, tierra de abrojos,

y a la sola mujer que puedo amar.

Y rompiendo las olas de los mares,

a tierra extraña, patria iré a buscar;

mas no hallaré consuelo a mis pesares,

y pensaré desde extranjeros lares

en la sola mujer que puedo amar.


Como una viuda tórtola doliente

mi corazón abandonado está,

porque en medio de la turba indiferente

jamás encuentro la mirada ardiente

de la sola mujer que puedo amar.

Jamás el infeliz halla consuelo

ausente del amor y la amistad,

y yo, proscrito en extranjero suelo,

remedio no hallaré para mi duelo

lejos de la mujer que puedo amar.


Mujeres más hermosas he encontrado,

mas no han hecho mi seno palpitar,

que el corazón ya estaba consagrado

a la fe de otro objeto idolatrado,

a la sola mujer que puedo amar.

Adiós, en fin. Oculto en mi retiro,

en el ausente nadie ha de pensar;

ni un solo recuerdo, ni un suspiro

me dará la mujer por quien deliro,

¡ay!, la sola mujer que puedo amar.


Comparando el pasado y el presente,

el corazón se rompe de pesar,

pero yo sufro con serena frente

y mi pecho palpita eternamente

por la sola mujer que puedo amar.

Su nombre es un secreto de mi vida

que el mundo para siempre ignorará,

y la causa fatal de mi partida

la sabrá sólo la mujer querida,

¡ay!, la sola mujer que puedo amar.


¡Adiós!..Quisiera verla… mas me acuerdo

que todo para siempre va a acabar;

la patria y el amor, todo lo pierdo…

pero llevo el dulcísimo recuerdo

de la sola mujer que puedo amar.

¡Todo acabó! La vela temblorosa

se despliega a la brisa del mar,

y yo dejo esta playa cariñosa

en donde queda la mujer hermosa,

¡ay!, la sola mujer que puedo amar.



-

"La Gacela Salvaje"


La gacela salvaje en montes de Judea

Puede brincar aún, alborozada,

puede abrevarse en esas aguas vivas

que en la sagrada tierra brotan siempre;

puede alzar el pie leve y con ardientes ojos

mirar, en un transporte de indómita alegría.


Pies ágiles también y ojos más encendidos

aquí tuvo Judea en otros tiempos,

y en el lugar del ya perdido gozo,

más bellos habitantes hubo un día.

Ondulan en el Líbano los cedros, mas se fueron

las hijas de Judea, aun más majestuosas.


Más bendita la palma de esos llanos

que de Israel la dispersada estirpe,

pues echa aquí raíces y se queda,

graciosa y solitaria:

ya su suelo natal no deja nunca

y no podrá vivir en otras tierras.


Mas nosotros vagamos, agostados,

para morir muy lejos:

donde están las cenizas de los padres

nunca descansarán nuestras cenizas;

ya ni un solo sillar le queda a nuestro templo

y en trono de Salem se ha sentado la Burla.



-

"Canción del Corsario"


En su fondo mi alma lleva un tierno secreto

solitario y perdido, que yace reposado;

mas a veces, mi pecho al tuyo respondiendo,

como antes vibra y tiembla de amor, desesperado.


Ardiendo en lenta llama, eterna pero oculta,

hay en su centro a modo de fúnebre velón,

pero su luz parece no haber brillado nunca:

ni alumbra ni combate mi negra situación.


¡No me olvides!… Si un día pasaras por mi tumba,

tu pensamiento un punto reclina en mí, perdido…

La pena que mi pecho no arrostrara, la única,

es pensar que en el tuyo pudiera hallar olvido.


escucha, locas, tímidas, mis últimas palabras

-la virtud a los muertos no niega ese favor-;

dame… cuanto pedí. Dedícame una lágrima,

¡la sola recompensa en pago de tu amor!…



-

"La destrucción de Senaquerib"



Bajaron los asirios como al redil el lobo:

brillaban sus cohortes con el oro y la púrpura;

sus lanzas fulguraban como en el mar luceros,

como en tu onda azul, Galilea escondida.


Tal las ramas del bosque en el estío verde,

la hueste y sus banderas traspasó en el ocaso:

tal las ramas del bosque cuando sopla el otoño,

yacía marchitada la hueste, al otro día.


Pues voló entre las ráfagas el Ángel de la Muerte

y tocó con su aliento, pasando, al enemigo:

los ojos del durmiente fríos, yertos, quedaron,

palpitó el corazón, quedó inmóvil ya siempre.


Y allí estaba el corcel, la nariz muy abierta,

mas ya no respiraba con su aliento de orgullo:

al jadear, su espuma quedó en el césped, blanca,

fría como las gotas de las olas bravías.


Y allí estaba el jinete, contorsionado y pálido,

con rocío en la frente y herrumbre en la armadura,

y las tiendas calladas y solas las banderas,

levantadas las lanzas y el clarín silencioso.


Y las viudas de Asur con gran voz se lamentan

y el templo de Baal ve quebrarse sus ídolos,

y el poder del Gentil, que no abatió la espada,

al mirarle el Señor se fundió como nieve.



-

"Sol del que triste vela..."


¡Sol del que triste vela,

astro de cumbre fría,

cuyos trémulos rayos de la noche

para mostrar las sombras sólo brillan.

!Oh, cuánto te asemeja

de la pasada dicha

al pálido recuerdo, que del alma

sólo hace ver la soledad umbría!


Reflejo de una llama

oculta o extinguida,

llena la mente, pero no la enciende;

vive en el alma, pero no lo anima.

Descubre cual tú, sombras

que esmalta o acaricia,

y como a ti, tan sólo la contempla

el dolor mudo en férvida vigilia.



-

"Hubo un tiempo... ¿Recuerdas?"


Hubo un tiempo… ¿recuerdas? su memoria

Vivirá en nuestro pecho eternamente…

Ambos sentimos un cariño ardiente;

El mismo, ¡oh virgen! que me arrastra a ti.


¡Ay! desde el día en que por vez primera

Eterno amor mi labio te ha jurado,

Y pesares mi vida han desgarrado,

Pesares que no puedes tú sufrir;


Desde entonces el triste pensamiento

De tu olvido falaz en mi agonía:

Olvido de un amor todo armonía,

Fugitivo en su yerto corazón.


Y sin embargo, celestial consuelo

Llega a inundar mi espíritu agobiado,

Hoy que tu dulce voz ha despertado

Recuerdos, ¡ay! de un tiempo que pasó.


Aunque jamás tu corazón de hielo

Palpite en mi presencia estremecido,

Me es grato recordar que no has podido

Nunca olvidar nuestro primer amor.


Y si pretendes con tenaz empeño

Seguir indiferente tu camino…

Obedece la voz de tu destino

Que odiarme puedes; olvidarme, no.



-

"En un álbum"


Sobre la fría losa de una tumba

un nombre retiene la mirada de los que pasan,

de igual modo, cuando mires esta página,

pueda el mío atraer tus ojos y tu pensamiento.


Y cada vez cada vez que acudas a leer este nombre,

piensa en mí como se piensa en los muertos;

e imagina que mi corazón está aquí,

inhumado e intacto.


-

Quien aún tenga dentro de sí la terrible duda sobre la naturaleza de este movimiento, podría acercarse a leer estos otros cuatro poemas para comprenderlo mejor. Por otro lado, si sigue cayendo en su fatal error, será mejor que alguien le rompa el corazón de una buena vez para que lo sienta en carne propia y no a través de la suavidad de las palabras.


TAGS: Poemas Grandes escritores Romanticismo
REFERENCIAS: Ciudad Seva

Diego Cera


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

¿Qué dice realmente la nueva canción de Paul McCartney "Fuh You"? 6 datos que debes saber acerca de la pastilla del día siguiente El rasgo físico que delata que un hombre es infiel, según la ciencia 6 Reasons That'll Finally Convince You To Learn A Foreign Language Los beneficios (saludables y románticos) de dormir desnudo con tu pareja 10 canciones que no sabías inspiraron brutales asesinatos

  TE RECOMENDAMOS