INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Poemas de Regina José Galindo para gritar contra la violencia y el feminicidio

24 de octubre de 2018

Esther Pineda G

Checa estos poemas de Regina José Galindo contra la violencia para poner en palabras tu postura contra el machismo y el feminicidio.

Regina José Galindo nació en la Ciudad de Guatemala en el año 1974. Es artista visual, performer y poeta. Su obra puede ser descrita como un acto de impostura y denuncia de las injusticias sociales, las discriminaciones por motivos raciales y de género, pero sobre todo, como un medio para exponer la violencia política que acecha y no da tregua a la sociedad guatemalteca; situación que muy bien refleja en su poema “Aquí no se vive”:

 

Aquí no se habla

Aquí no se opina

Aquí no se sueña

Aquí no se lee

Aquí no se ve

Aquí no se enseña

Aquí no se cura

Aquí no se ama

Aquí no se canta

Aquí no se cree

Aquí no se existe

Aquí no se juega

Aquí no se llora

Aquí no se apoya

Aquí no se entierra

Aquí no se pertenece

Aquí no se actúa

Aquí no se está

Aquí no se ríe

Aquí no se aguanta

Aquí no se brilla

Aquí no se come

Aquí no se abraza

Aquí no se baila

Aquí no se espera

Aquí no se coge

Aquí no se arriesga

Aquí no se decide

Aquí no se piensa

Aquí no se cría

Aquí no se acompaña

Aquí no se da

Aquí no se grita

Aquí no se vota

Aquí no se salva

Aquí no se imagina

Aquí no se hace

Aquí no se puede

Aquí no se mejora

Aquí no se vuela

Aquí no se trabaja

Aquí no se escucha

Aquí no se permite

Aquí no se respira

Aquí no se cambia



Aquí no se crea

Aquí no se sabe

Aquí no se pelea

Aquí no se perdona

Aquí no se besa

Aquí no se expresa

Aquí no se busca

Aquí no se escribe

Aquí no se encuentra

Aquí no se responde

Aquí no se agradece

Aquí no se cuida

Aquí no se regala

Aquí no se permanece

Aquí no se propone

Aquí no se respeta

Aquí no se defiende

Aquí no se quiere

Aquí no se elige

Aquí no se gana

Aquí no se estudia

Aquí no se pregunta

Aquí no se aprende

Aquí no se siente

Aquí no se recuerda

Aquí no se nace

Aquí no se crece

Aquí no se vive

Aquí no se lucha

Aquí solo se muere

Aquí solo se mata.

 


Cuenta con innumerables exposiciones personales que la han hecho acreedora de premios como el León de Oro en la 51 Bienal de Venecia (2005), el Primer Premio en la V Edición de Inquieta Imagen otorgado por el MADC de Costa Rica (2007), el Primer Premio en Juannio Guatemala (2010), el Gran Premio en la 29 Bienal de Artes Gráficas en Ljubljana (2011), el Premio Príncipe Claus otorgado por los Países Bajos (2011), entre otros. Al mismo tiempo ha publicado los poemarios Personal e Intransmisible (1996) y Telarañas (2015). No obstante, uno de los grandes aportes de la producción artística y poética de Regina ha sido la visibilización de forma recurrente, enfática y directa la violencia contra las mujeres, las violaciones, la tortura de la cual han sido víctimas y a la cual se mantienen expuestas y finalmente, la forma extrema de violencia motivada en el género: el feminicidio.


¿Qué dirán de mí si un día aparezco muerta?

Abrirán mis gavetas

sacarán mis calzones al sol

revisarán minuciosamente mi pasado

y dirán

quizás

que lo merezco.

Cada periódico hará un despliegue de mis defectos

mis vicios

mis fallas

y dirán

quizás

que lo merezco.

Se desnudaba con demasiada facilidad

dirán algunos

fumaba mariguana

dirán los otros.

Saber en qué estaba metida

dirá fulanito

saber que debía

dirá menganito.

Se acostó con el que ahora es mi esposo

dirá la zutana

era una puta

dirá la fulana.

Una loca pensará merengana.

Una comunista que afirmaba el genocidio

escribirá perengano

una vergüenza para el país

apuntará perencejo.

Una cualquiera

denunciará el policía

tenía las uñas mal pintadas de rojo

y la marca de un arete en el ombligo.

Una marera

concluirá el fiscal

tenía la pierna tatuada con zopilotes

y una horrible telaraña en la parte de atrás.

Alguien localizará mis antecedentes penales

en la comisaría de Santa Catalina Pinula

y esa será mi perdición.

Dirán entonces que era una paria

una delincuente

una mala semilla

una drogadicta.

Las señoras en sus casas dirán que fue lo mejor para

Guatemala

el envidioso se alegrará en secreto con la noticia

y unos cuantos que me quisieron no dirán nada.

En mi entierro

mis cuatro hermanas

limpiarán sus lágrimas

y limpiarán mi nombre.

Dirán que es mentira

que Regina nunca estuvo vinculada al PRI

que no fue una puta

ni una loca

ni una vaga

ni una maleante

ni una bandida

ni una terrorista

ni una delincuente

ni una paria

ni una asesina

ni una ladrona

ni una extorsionista

ni una drogadicta

ni una vendida

ni una comunista

ni una criminal

ni una marera.

Dirán que Regina fue su hermana

y que era buena.

Y de ti

¿Qué dirán de ti si un día apareces muerto?



En el nombre del padre

del hijo

y de la hermana violada

no te perdono.

 

 

 



Soy un lugar común

Soy un lugar común

como el eco de las voces

el rostro de la luna.

Tengo dos tetas

         -diminutas-

la nariz oblonga

la estatura del pueblo.

Miope

de lengua vulgar,

nalgas caídas,

piel naranja.

Me sitúo frente al espejo

y me masturbo.

Soy mujer

la más común

entre las comunes.

 

 

Soy una perra

una perra enferma

el mundo mordió mi corazón

y me contagió su rabia.

 

 



Cipramil

Seguiré aniquilándote cada día

Cada dosis será una bala

te penetrará la carne

romperá tus huesos

doblará tus ansias

Yo veré de cerca como gimes

como sangras

y con un poco de suerte

te veré morir

Entonces abriré la boca

cerraré mis dientes

y regalaré al mundo una sonrisa

en memoria de mi difunta depresión.



En el nombre del padre

del hijo

y de la hermana violada

no te perdono.


 



País de hombres

Me niego a pensar que éste

sea un país para hombres

parí a una hija

hembra

y a ella

no le negaré su derecho de piso

mi abuela se lo ganó a punta de trabajos

mi madre a punta de putazos.

Yo

mi sitio me lo sigo ganando a diario

yo soy yo pienso yo decido yo hago yo gano yo reacciono yo acciono.

No saldré a la calle vestida de hombre para sortear el peligro

y no dejaré de salir.

No andaré siempre acompañada para evitar que me asalten

y no dejaré de andar.

No tomaré horchata en las fiestas para no merecer que me violen

y no dejaré de tomar.

Yo parí a mi hija en un país hecho para ella

y aquí quiero que crezca

con los ojos abiertos

la consciencia abierta

en pleno derecho de su libertad.



Andá

subí a tu cuarto

quitate la ropa

echate a la cama

abrí las piernitas

metete el dedito.

Que la doctora

dijo que tenías

que aprender

a quererte

y por algo

hay que empezar.




Yo, que sólo creo…

Yo, que sólo creo en las aureolas de mis pezones

y conservo blanco sólo las paredes de casa

y las líneas que meto en mi nariz

odio que me llamen ángel.

Yo, que lo único que quiero es fuego.



Vamos a defendernos

con los puños

las uñas

los dientes

las cuerdas vocales

la vagina

el útero

los ovarios.

Vamos a defendernos con verdades

fuerzas ancestrales

cambios de luna.

Vamos a defendernos con poemas

tejidos

dibujos

la voz.

Vamos a defendernos entre todas

y cada una

porque todas somos una

y sin una

no somos todas.

Vamos a defendernos entre todas

antes de que todas caigan

y de nosotras

no quede ninguna.



Las fotografías que acompañan al texto forman parte de la obra artística de Regina José Galindo



Si te gustaron estos poemas te invitamos a leer a Gioconda Belli, la poeta de las mujeres perseguidas y

TAGS: Feminismo Poemas escritoras
REFERENCIAS:

Esther Pineda G


Colaborador

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

La extraña razón por la que están naciendo bebés sin extremidades en Europa Leopoldo II: el emperador que provocó un genocidio de más de 10 millones de africanos Frases en francés para tu próximo tatuaje 5 Formas fáciles y seguras de rejuvenecer tu vagina La peligrosa moda de lavar y reúsar condones 5 desventajas de tener sexo con un pene grande

  TE RECOMENDAMOS