INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

6 poemas del alma para ayudarte a sanar todas tus heridas

21 de septiembre de 2018

Alicia Molina

Los poemas del alma llevan consigo una carga estratégica que sin pensarlo nos hace sentir más vivos.

A veces las palabras de aliento no bastan para ayudarnos a superar las penas que llevamos con nosotros, pero existen letras que sí nos pueden ayudar a sanar las heridas internas. Los poemas del alma llevan consigo una carga estratégica que sin pensarlo nos hace sentir más vivos. La agonía de la vida puede verse reflejada en las letras de los grandes escritores como Jaime Sabines, Mario Benedetti, y Pablo Neruda, quienes poco a poco se van adentrando en nuestro ser, y nos hacen sentir un poquito más vivos.



AMOR DE TARDE. Mario Benedetti


Es una lástima que no estés conmigo

cuando miro el reloj y son las cuatro

y acabo la planilla y pienso diez minutos

y estiro las piernas como todas las tardes

y hago así con los hombros para aflojar la espalda

y me doblo los dedos y les saco mentiras.

Es una lástima que no estés conmigo

cuando miro el reloj y son las cinco

y soy una manija que calcula intereses

o dos manos que saltan sobre cuarenta teclas

o un oído que escucha como ladra el teléfono

o un tipo que hace números y les saca verdades.

Es una lástima que no estés conmigo

cuando miro el reloj y son las seis.

Podrías acercarte de sorpresa

y decirme "¿Qué tal?" y quedaríamos

yo con la mancha roja de tus labios

tú con el tizne azul de mi carbónico.




YO NO TE PIDO. Mario Benedetti


Yo no te pido que me bajes

una estrella azul

sólo te pido que mi espacio

llenes con tu luz.

Yo no te pido que me firmes

diez papeles grises para amar

sólo te pido que tú quieras

las palomas que suelo mirar.

De lo pasado no lo voy a negar

el futuro algún día llegará

y del presente

qué le importa a la gente

si es que siempre van a hablar.

Sigue llenando este minuto

de razones para respirar

no me complazcas no te niegues

no hables por hablar.

Yo no te pido que me bajes

una estrella azul

sólo te pido que mi espacio

llenes con tu luz.



TU NOMBRE. Jaime Sabines


Trato de escribir en la oscuridad tu nombre.

Trato de escribir que te amo.

Trato de decir a oscuras todo esto.

No quiero que nadie se entere,

que nadie me mire a las tres de la mañana

paseando de un lado a otro de la estancia,

loco, lleno de ti, enamorado.

Iluminado, ciego, lleno de ti, derramándote.

Digo tu nombre con todo el silencio de la noche,

lo grita mi corazón amordazado.

Repito tu nombre, vuelvo a decirlo,

lo digo incansablemente,

y estoy seguro que habrá de amanecer.



CUANDO TENGAS GANAS DE MORIRTE. Jaime Sabines


Cuando tengas ganas de morirte

esconde la cabeza bajo la almohada

y cuenta cuatro mil borregos.

Quédate dos días sin comer

y verás qué hermosa es la vida:

carne, frijoles, pan.

Quédate sin mujer: verás.

Cuando tengas ganas de morirte

no alborotes tanto: muérete y ya.




EL MIEDO. Pablo Neruda


Todos me piden que dé saltos,

que tonifique y que futbole,

que corra, que nade y que vuele.

Muy bien.

Todos me aconsejan reposo,

todos me destinan doctores,

mirándome de cierta manera.

Qué pasa?

Todos me aconsejan que viaje,

que entre y que salga, que no viaje,

que me muera y que no me muera.

No importa.

Todos ven las dificultades

de mis vísceras sorprendidas

por radioterribles retratos.

No estoy de acuerdo.

Todos pican mi poesía

con invencibles tenedores

buscando, sin duda, una mosca.

Tengo miedo.

Tengo miedo de todo el mundo,

del agua fría, de la muerte.

Soy como todos los mortales,

inaplazable.

Por eso en estos cortos días

no voy a tomarlos en cuenta,

voy a abrirme y voy a encerrarme

con mi más pérfido enemigo.



SILENCIO. Pablo Neruda


Yo que crecí dentro de un árbol

tendría mucho que decir,

pero aprendí tanto silencio

que tengo mucho que callar

y eso se conoce creciendo

sin otro goce que crecer,

sin más pasión que la substancia,

sin más acción que la inocencia,

y por dentro el tiempo dorado

hasta que la altura lo llama

para convertirlo en naranja.


TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR:

“Los Amorosos”, el poema de Jaime Sabines que encanta a varias generaciones

Cuento de despedida para el amor de tu vida

TAGS: Poemas Grandes escritores Amor
REFERENCIAS:

Alicia Molina


ARTICULISTA

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Qué es Roku y como funcionará legalmente en México Obras de José Guadalupe Posada que no son La Catrina YouTube: por qué se interrumpió ayer la página Günter Grass, no sólo escribió "El tambor de hojalata", estas son otras de sus obras The Coolest Street Markets In NYC You Should Hit Up This Weekend Te explicamos la diferencia entre blush, bronzer e iluminador

  TE RECOMENDAMOS