INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Poemas de amor, ocio y soledad que escribí mientras estaba en la oficina

6 de noviembre de 2018

Cultura Colectiva

Te presentamos esta recopilación de poemas sobre el amor y la soledad, la confusión e inseguridad, que llegan en cualquier momento, hasta en la oficina.

Textos por Cristina Mora


Las siguientes letras son un resultado mocho de mis días dentro de este congelador, mi oficina, mi segunda casa, donde cuando no estoy encandilándome con la luz de las pantallas, platico una locura con mis compañeros o escribo aquello que se me pegó en el cerebro y que sólo pica sin cesar: Mi pájaro carpintero. Un amor de verano que atraviesa estaciones. Inseguridad. Ebriedad. Artículos de bodas. Desempacho mi mente. 


*


Una tarde me partí sobre una persona

como esa escena del episodio VIII de Star Wars

donde una nave se lanza a la velocidad de la luz

en un abrir y cerrar y más rápido 

aparece en el otro punto por obra del túnel-gusano 

y filosa corta todo lo que la mantenía quieta.


[sigo quieta]


Blandita y amasada por el espacio sideral,

un fuego pequeño que va a quemar un hogar,

el cual nunca debió ser

sin mí.


Una noche me partí en los ojos que leen a canto vivo,

en sus manías de ser,

un manatí con mala fama;

"mala fama que aprendí a querer,

transformemos la canción".

Soy los ojos.


En tres rostros cenizos me partí,

para mí acantilados de "La Rumorosa", 

todo comenzó como un road trip y terminó en mí 

siendo la primera roca al inicio de la caída,

pero siempre fui lo beige del fondo.



______________________________________________________________________________


Meses en altamar con un azul,

luces de feria en una noche de verano y una cama 

que se llevó lo que yo entre los ácaros de la conciencia.

Manos entrelazadas con violencia y pájaros picando 

de a poquito a poquito en mis ojos,

gotas de alcohol sobre el pacífico frío y "El Tesoro" sonando.


Viviéndola bien,

viviéndome bien,


Hasta que por accidente algo se atasca de mí,

se ahoga en mis pedazos con una desesperación utópica,

y me traga entre computadoras

y el aire acondicionado de mi oficina,

a dos días de mi otoño 26. 


______________________________________________________________________________


A la noche no se le llama

ni al suspiro lento saliendo de la garganta,

de la gargantilla de los hedores urbanos,

donde el lenguaje se olvida y se da una salida repentina,

repentina de donde estoy,

la que atropella un remolino de polvo,

un poco el hígado

y sobre todo el hígado encebollado de mi madre 

que aún me revuelve


______________________________________________________________________________


Todavía cavilo

el miedo de no querer tener

y un descontento que nos visita en un camión de llevados

de gárgolas.

Tragos de saliva que saben a mi siguiente inseguridad

y para variar ahí viene

un avispón verde que atraviesa el vidrio 

de ti. 

______________________________________________________________________________


Algunos blogs con tips para bodas se infiltran en mis huesos,

hay flores que se miran como neuronas activas,

razón suficiente para que adornen los vestidos largos y blancos,


como si cuando uno amara,

se algo... 

______________________________________________________________________________



Creo que caigo muy fácil

en los ojos, en las palabras,

caigo con mis cabellos en la cara y la nariz estrellada.


Con las gatitas de mi hermano que me juegan, ahí caigo

en las mañanas nubladas que me destrozan.


Con poemas, con ilusiones, con repeticiones ¡cómo caigo!

en el afán el “esta vez sí”,

caigo con mis ganas, con toda la fuerza de la gravedad,



y muy fácil,



en los labios, en los hilos de saliva

un rincón de Cancún que me falta visitar.


¡Pum! 

Exploto en el contragolpe,

me creo todas las estrellas que yacen muertas hace siglos,


y las palabras cibernéticas que la gente da sin miedo.


¡Allá va! 

Mi cuerpo al concreto de la realidad,

de mi teoría simulada universal,

con un harapo que me dejaron y con el cual caí

como niña héroe.


Envuelta en la patria inventada. 


***

Te puede interesar:

Poemas para los que saben que el amor le da sentido a la vida

3 poemas para hacerle frente al final de la vida

TAGS: Soledad Poemas Amor
REFERENCIAS:

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Por qué creían que la sangre de la menstruación era venenosa en la Edad Media La razón por la que Friendly Fires escapó unas horas del Corona Capital 2008 Cómo descubrí que mi abuelo fue un nazi How To Choose The Right Partner, According To Psychology Robbie, indie y amor: 25 fotos de cómo se vivió el primer día en el Corona Capital 2018 La extraña razón por la que están naciendo bebés sin extremidades en Europa

  TE RECOMENDAMOS