Letras

Poemas eróticos de autores latinoamericanos para no ocultar tu deseo

Letras Poemas eróticos de autores latinoamericanos para no ocultar tu deseo

Estos poemas eróticos pueden ser dedicados a cualquier persona que encienda tus pasiones y que esté en sintonía con tu placer.

Latinoamérica ha dado al mundo grandes poetas y autores en todas las tónicas y la erótica no es la excepción. A veces cuesta encontrar las palabras adecuadas para expresar el deseo o el placer pero estos poemas eróticos de autores latinoamericanos son una gran manera de decir eso que te provoca una persona.

Me dejo tocar por ti

Frida Varinia Ramos

México


Fragmento

Me dejo tocar por ti
en las calles
enfrente de todos
semi-desnuda
oprimes alguna parte infinita de mi orgasmo

Y una vez más
tu sexo afilado
está aquí
abriéndome los labios.


TE RECOMENDAMOS:Siete poemas que te cambiarán la vida

Poemas eróticos de autores latinoamericanos para no ocultar tu deseo 1

Oración
Juan Gelman
Argentina


Habítame, penétrame.
Sea tu sangre una con mi sangre.
Tu boca entre mi boca.
Tu corazón agrande el mío hasta estallar...
Desgárrame.
Caigas entera en mis entrañas.
Anden tus manos en mis manos.
Tus pies caminen en mis pies, tus pies.
Árdeme, árdeme.
Cólmeme tu dulzura.
Báñeme tu saliva el paladar.
Estés en mí como está la madera en el palito.
Que ya no puedo así, con esta sed
quemándome.
Con esta sed quemándome.
La soledad, sus cuervos, sus perros, sus pedazos.

Poemas eróticos de autores latinoamericanos para no ocultar tu deseo 2

LEE: Amar en secreto; poemas de Sor Juana para ese ser prohibido


Amor de frutas

Gioconda Belli

Nicaragua


Déjame que esparza
manzanas en tu sexo
néctares de mango
carne de fresas;

Tu cuerpo son todas las frutas.
Te abrazo y corren las mandarinas;
te beso y todas las uvas sueltan
el vino oculto de su corazón
sobre mi boca.

Mi lengua siente en tus brazos
el zumo dulce de las naranjas
y en tus piernas el pomegranate
esconde sus semillas incitantes.

Déjame que coseche los frutos de agua
que sudan en tus poros:
Mi hombre de limones y duraznos,
dame a beber fuentes de melocotones y bananos
racimos de cerezas.

Tu cuerpo es el paraíso perdido
del que nunca jamás ningún Dios
podrá expulsarme.


PUEDES LEER: Los poemas eróticos de Sor Juana Inés que te inspirarán a mostrar tu dese Poemas eróticos de autores latinoamericanos para no ocultar tu deseo 3


Otra vez Amarilis

Márgara Sáenz

Ecuador


El tiempo ha pasado y vuelves a mi memoria.

Tu auto trepando hacia la sierra, la Cream-Rica
¿recuerdas?, volteando a la derecha, todos esos moteles.

Entonces éramos nosotros; no tú, no yo. Me quiérote,
te gózame, me amándonos, decíamos.

¿A quién llevas ahora? Contigo entre las piernas
¿quién pega de alaridos y triza los espejos
donde nos repetíamos bestiales y dulcísimos?

¿Qué otro vientre recibe tu miel mía, peruano? Di
qué frívola puta, qué sórdida hipócrita limeña,
qué casada cuidadosa del cornudo.

Hijo de perra, ¿lo haces? Pero allí no, nunca, con
nadie vuelvas a la habitación 35. Que se te
muera para siempre, que se te pudra si regresas.

Una vez dije allí no ¿recuerdas?, dije después
donde quieras. Tú me observabas igual que un
entomólogo, eras un médico lascivo examinando
una muchacha muerta de amor: no hables, eres
una muñeca, un cuerpo sin voluntad, y me
tocabas probándome y fui un durazno de esos
que se abren con la mano.

Un durazno, dijiste a mis espaldas, a la luz de la tarde,
separando con suavidad mis carnes, descubriendo
lo que ni yo conozco, mi zona más oscura, la que
guarda esa caricia atroz, obscena y tuya que no
olvido.

Júralo: no has de volver a esa cama con nadie. Me has
negado tu cuerpo, el que gustaba mirar impúdico y
erecto viniendo a mí, el tuyo que era el mío.
Concédeme esto entonces: anda a otro sitio a hacer tus
porquerías.

O vuelve a la habitación 35. El tiempo ha pasado, ya
no hay sino recuerdos y Amarilis qué puede sino
juntar palabras. Ahora somos tú y yo, no existe más
nosotros. Uno y uno, dos solos: yo y esa mierda que
tú soy y yo añoras, desgraciado.


TE PUEDE INTERESAR: 25 poemas de amor y desamor para dedicar

Poemas eróticos de autores latinoamericanos para no ocultar tu deseo 4

Cuerpo a la vista
Octavio Paz

México


Y las sombras se abrieron otra vez
y mostraron su cuerpo:
tu pelo, otoño espeso, caída de agua solar,
tu boca y la blanca disciplina
de tus dientes caníbales,
prisioneros en llamas,
tu piel de pan apenas dorado
y tus ojos de azúcar quemada,
sitios en donde el tiempo no transcurre,
valles que sólo mis labios conocen,
desfiladero de la una que asciende
a tu garganta entre tus senos,
cascada petrificada de la nuca,
alta meseta de tu vientre,
playa sin fin de tu costado.

Tus ojos son los ojos fijos del tigre
y un minutos después
son los ojos húmedos del perro.
Siempre hay abejas en tu pelo.
Tu espalda fluye tranquila bajo mis ojos
como las espalda del río a la luz del incendio.

Aguas dormidas golpean día y noche
tu cintura de arcilla
y en tus costas,
inmensas como los arenales de la luna,
el viento sopla por mi boca
y un largo quejido cubre con sus dos alas grises
la noche de los cuerpos,
como la sombra del águila la soledad del páramo.

Las uñas de los dedos de tus pies
están hechas del cristal del verano.
Entre tus piernas hay un pozo de agua dormida,
bahía donde el mar de noche se aquieta,
negro caballo de espuma,
cueva al pie de la montaña que esconde un tesoro,
boca de horno donde se hacen las hostias,
sonrientes labios entreabiertos y atroces,
nupcias de la luz y la sombra,
de lo visible y lo invisible
(allí espera la carne su resurrección
y el día de la vida perdurable)

Patria de sangre,
única tierra que conozco y me conoce,
única patria en la que creo,
única puerta al infinito.


TE RECOMENDAMOS: 6 poemas de amor francés que te harán conocer la pasión

Poemas eróticos de autores latinoamericanos para no ocultar tu deseo 5

Mezcalina Total

Frida Varinia Ramos

México


Ala de mariposa
susurro de grillos
en la antesala de la seducción

Mezcal:
corre por fuera
por las avenidas de la piel
de la piel “chinita”
y cosquilleante

Corre fluido
ligeramente ardiente
se abre paso por la espalda
refresca
refriega
de mezcalina

que revive la sangre
reanima mis sentidos
mis deseos se despiertan
se encienden los motores
de mi bajovientre
y un recorrido líquido
se mezcla
entre los humores
y las señales puras
de placer  y vida

El mezcal se resbala
por las piernas seminales
cascada en mi límite olorosa
husmeo el  delirio
de su sabor a maderas
en su perfección burbujas en el  cristal

Mi cuerpo bajo el tuyo
tu cuerpo
en un abrazo  húmedo
instante de luna llena
beso y verso alucinante
en el octubre que imaginas
penetrando en su goteo interno
este licor embriagante
hacia mi  ser
tendida bajo la sombra de tus dedos
bañados de mezcalina total

TE PUEDE INTERESAR: Poemas eróticos que harán temblar tus piernas

Poemas eróticos de autores latinoamericanos para no ocultar tu deseo 6

Recorriéndote

Gioconda Belli

Nicaragua


Quiero morder tu carne,
salada y fuerte,
empezar por tus brazos hermosos
como ramas de ceibo,
seguir por ese pecho con el que sueñan mis sueños
ese pecho-cueva donde se esconde mi cabeza
hurgando la ternura,
ese pecho que suena a tambores y vida continuada.

Quedarme allí un rato largo
enredando mis manos
en ese bosquecito de arbustos que te crece
suave y negro bajo mi piel desnuda
seguir después hacia tu ombligo
hacia ese centro donde te empieza el cosquilleo,
irte besando, mordiendo,
hasta llegar allí
a ese lugarcito
-apretado y secreto-
que se alegra ante mi presencia
que se adelanta a recibirme
y viene a mí
en toda su dureza de macho enardecido.

Bajar luego a tus piernas
firmes como tus convicciones guerrilleras,
esas piernas donde tu estatura se asienta
con las que vienes a mí
con las que me sostienes,
las que enredas en la noche entre las mías
blandas y femeninas.

Besar tus pies, amor,
que tanto tienen aun que recorrer sin mí
y volver a escalarte
hasta apretar tu boca con la mía,
hasta llenarme toda de tu saliva y tu aliento
hasta que entres en mí
con la fuerza de la marea
y me invadas con tu ir y venir
de mar furioso
y quedemos los dos tendidos y sudados
en la arena de las sábanas.


PUEDES LEER: 9 Novelas eróticas que te quitarán el sueño 

Poemas eróticos de autores latinoamericanos para no ocultar tu deseo 7

Marabunta
Alberto Ruy-Sánchez
México


Cuando te miro
me crece
un ejército de hormigas.

Avanza rumoroso por mis manos.
Me estira la piel.
Se anuncia, no me deja.
Desde mis piernas respiran
un aire diminuto, entrecortado.

Desde el fondo
de mi vientre
presienten la obscuridad
más húmeda
del tuyo.
Como un sol negro
las hipnotizas.

Te huelo y
mis hormigas
se trastornan,
se tambalean.

Te toco
¿o sueño que te toco?
y corren enloquecidas.

Desde el fondo
de mi sangre
apresuradas,
sueñan
que hunden sus dientes
en tu carne,
y en la mordida sienten
tu parpadeo.

Crece en el aire
la anchura palpitante
de labios largos
entre tus piernas,
enrojecidos.

Tu más bella flor
carnívora
saborea sin cesar
el paso tenaz
demorado y repetido
de todas mis hormigas.

Adentro
te descubro
hecha de hormigas negras
desquiciadas,
tan necias como las mías.

En el espejo doble
de hambre y sed
y sed y hambre
que ilusamente llamamos
nuestros cuerpos,
tus hormigas y las mías,
se topan boca a boca.

Se reconocen o se imitan,
se devoran o se extravían
confundidas
entre tantas hormigas
tan mordidas.


TE RECOMENDAMOS: Poemas de Manuel Acuña que debes conocer

Poemas eróticos de autores latinoamericanos para no ocultar tu deseo 8

Te besaré largamente

Minerva Margarita Villarreal

México


Te besaré largamente
mis animales sueltos en el interior de tus sentidos
amándote en tus entrañas
como esquirlas de luz

Te besaré
atravesaré tu cielo
me internaré en tus ramas
circularé en tus líquidos
surgiré de la yema de la corteza de tu tronco
me alimentaré de tu jardín

Tu voz en las colinas
y los campos inmensos
como tú los pensaste
tus animales sueltos en el interior de mis sentidos
amándome en mis entrañas
como certeza
como fruto  como señal de territorio

Tu voz en las colinas
y los campos inmensos
bajo este cielo púrpura
esta delicia o cause a mitad de la lluvia
a mitad del océano
porque tu árbol enraiza
en medio de mi vientre
y esta tierra te vive
en el principio y el fin

Poemas eróticos de autores latinoamericanos para no ocultar tu deseo 9

Revelaciones
Alejandra Pizarnik
Argentina


En la noche a tu lado
las palabras son claves, son llaves.
El deseo es rey.
Que tu cuerpo sea siempre
un amado espacio de revelaciones.

LEER: Poemas que puedes leer para tener un buen día

Poemas eróticos de autores latinoamericanos para no ocultar tu deseo 10

Mía

Rubén Darío

Nicaragua


Mía: así te llamas. 
¿Qué más armonía? 
Mía: luz del día; 
mía: rosas, llamas. 

¡Qué aroma derramas 
en el alma mía 
si sé que me amas! 
¡Oh Mía! ¡Oh Mía! 

Tu sexo fundiste 
con mi sexo fuerte, 
fundiendo dos bronces. 

Yo triste, tú triste... 
¿No has de ser entonces 
mía hasta la muerte?

Poemas eróticos de autores latinoamericanos para no ocultar tu deseo 11

PUEDES LEER: Poemas de amistad que debes dedicar una vez en la vid


Carta I

Idea Vilariño

Uruguay

Como ando por la casa
diciéndote querido
con fervorosa voz
con desesperación
de que pobre palabra
no alcance a acariciarte
a sacrificar algo
a dar por ti la vida
querido
a convocarte
a hacer algo por esto
por este amor inválido.
Y eso es todo
querido.
Digo querido y veo
tus ojos todavía pegados a mis ojos
como atados de amor
mirándonos, mirándonos
mirándome tus ojos
tu cara toda
tú.
Y era de vida o muerte
estar así
mirarnos.
Y cierro las ventanas diciéndote
querido
querido y no me importa
que estés en otra cosa
y que ya no te acuerdes.
Yo me estoy detenida
en tu mirar aquél
en tu mirada aquélla
en nuestro amor mirándonos
y voy enajenada por la casa
apagando las luces
guardando los vestidos
pensando en ti
mirándote
sin dejarte caer
anhelándote
amándote
diciéndote querido.


Más de Cultura Colectiva: 

Poemas eróticos franceses para evocar tu deseo