Letras

7 poemas para enamorar a un hombre

Letras 7 poemas para enamorar a un hombre

Existen sentimientos tan profundos en nuestro ser que a veces necesitamos un par de letras que nos ayuden a expresar todo eso que sentimos cuando vemos a la persona que nos atrae. A veces no nos basta con decir “me gustas” o “te quiero”, por eso la poesía se ha convertido en un medio de expresión que nos permite decir todo lo que sentimos con total libertad. Aquí encontrarás algunos de los mejores poemas para enamorar a un hombre, así que sigue leyendo.


LEE: Poemas que deberías dedicar a tu amor eterno

7 poemas para enamorar a un hombre  1

‘Por una mirada un mundo’ Gustavo Adolfo Bécquer 

Por una mirada un mundo;
por una sonrisa, un cielo,
por un beso...¡yo no sé
que te diera por un beso!

‘Contigo’ Luis Cernuda

¿Mi tierra? 
Mi tierra eres tú. 

¿Mi gente? 
Mi gente eres tú. 

El destierro y la muerte 
para mi están adonde 
no estés tú. 

¿Y mi vida? 
Dime, mi vida, 
¿qué es, si no eres tú?


‘Amor constante más allá de la muerte’ Francisco Quevedo 

Cerrar podrá mis ojos la postrera
sombra que me llevare el blanco día,
y podrá desatar esta alma mía
hora a su afán ansioso lisonjera;

mas no, de esotra parte, en la ribera,
dejará la memoria, en donde ardía:
nadar sabe mi llama la agua fría,
y perder el respeto a ley severa.

Alma a quien todo un dios prisión ha sido,
venas que humor a tanto fuego han dado,
médulas que han gloriosamente ardido:

su cuerpo dejará no su cuidado;
serán ceniza, mas tendrá sentido;
polvo serán, mas polvo enamorado.

7 poemas para enamorar a un hombre  2

‘Informe sobre caricias’ Mario Benedetti

1
La caricia es un lenguaje
si tus caricias me hablan
no quisiera que se callen

2
La caricia no es la copia
de otra caricia lejana
es una nueva versión
casi siempre mejorada

3
Es la fiesta de la piel
la caricia mientras dura
y cuando se aleja deja
sin amparo a la lujuria

4
Las caricias de los sueños
que son prodigio y encanto
adolecen de un defecto
no tiene tacto

5
Como aventura y enigma
la caricia empieza antes
de convertirse en caricia

6
Es claro que lo mejor
no es la caricia en sí misma
sino su continuación

ARTÍCULOS RELACIONADOS: 7 poemas de amor para dedicar a tu esposo amado

7 poemas para enamorar a un hombre  3

‘Podrá nublarse el sol eternamente’ Gustavo Adolfo Bécquer 

Podrá nublarse el sol eternamente;
podrá secarse en un instante el mar;
podrá romperse el eje de la tierra
como un débil cristal.

¡Todo sucederá! Podrá la muerte
cubrirme con su fúnebre crespón;
pero jamás en mí podrá apagarse
la llama de tu amor.


‘Táctica y estrategia’ Mario Benedetti

Mi táctica es
mirarte 
aprender como sos 
quererte como sos 

mi táctica es 
hablarte 
y escucharte 
construir con palabras 
un puente indestructible 

mi táctica es 
quedarme en tu recuerdo 
no sé cómo ni sé 
con qué pretexto 
pero quedarme en vos 

mi táctica es 
ser franco 
y saber que sos franca 
y que no nos vendamos 
simulacros 
para que entre los dos 
no haya telón 
ni abismos 

mi estrategia es 
en cambio 
más profunda y más 
simple 

mi estrategia es 
que un día cualquiera 
no sé cómo ni sé 
con qué pretexto 
por fin me necesites.

7 poemas para enamorar a un hombre  4

‘Dos palabras’ Alfonsina Storni

Esta noche al oído me has dicho dos palabras
Comunes. Dos palabras cansadas 
De ser dichas. Palabras 
Que de viejas son nuevas. 

Dos palabras tan dulces que la luna que andaba 
Filtrando entre las ramas 
Se detuvo en mi boca. Tan dulces dos palabras 
Que una hormiga pasea por mi cuello y no intento 
Moverme para echarla. 

Tan dulces dos palabras 
¿Qué digo sin quererlo? ¿¡oh, qué bella, la vida!? 
Tan dulces y tan mansas 
Que aceites olorosos sobre el cuerpo derraman. 

Tan dulces y tan bellas 
Que nerviosos, mis dedos, 
Se mueven hacia el cielo imitando tijeras. 
Oh, mis dedos quisieran 
Cortar estrellas.

‘El día que me quieras’ Amado Nervo 

El día que me quieras tendrá más luz que junio;
la noche que me quieras será de plenilunio,
con notas de Beethoven vibrando en cada rayo
sus inefables cosas,
y habrá juntas más rosas
que en todo el mes de mayo.

Las fuentes cristalinas
irán por las laderas
saltando cristalinas
el día que me quieras.

El día que me quieras, los sotos escondidos
resonarán arpegios nunca jamás oídos.
Éxtasis de tus ojos, todas las primaveras
que hubo y habrá en el mundo serán cuando me quieras.

Cogidas de la mano cual rubias hermanitas,
luciendo golas cándidas, irán las margaritas
por montes y praderas,
delante de tus pasos, el día que me quieras...
Y si deshojas una, te dirá su inocente
postrer pétalo blanco: ¡Apasionadamente!

Al reventar el alba del día que me quieras,
tendrán todos los tréboles cuatro hojas agoreras,
y en el estanque, nido de gérmenes ignotos,
florecerán las místicas corolas de los lotos.

El día que me quieras será cada celaje
ala maravillosa; cada arrebol, miraje
de "Las Mil y una Noches"; cada brisa un cantar,
cada árbol una lira, cada monte un altar.

El día que me quieras, para nosotros dos
cabrá en un solo beso la beatitud de Dios.


TE PODRÍA INTERESAR: 

Los poemas eróticos de Sor Juana Inés que te inspirarán a mostrar tu deseo

6 poemas del alma para ayudarte a sanar todas tus heridas


Referencias: