8 poemas para las mujeres que luchan por su derecho a decidir

Lunes, 13 de agosto de 2018 10:39

|Esther Pineda G
poemas para mujeres

Con esta selección de 8 poemas para mujeres que luchan por su derecho a decidir sobre sus cuerpos, sueños y deseos, queremos visibilizar esta realidad, y reconocer el esfuerzo de las pibas que han dado de qué hablar a nivel regional:


Nos guste o no, estemos de acuerdo o no, en las diferentes etapas del proceso histórico social ha existido, existe y continuará existiendo el aborto. Las restricciones y prohibiciones morales y jurídicas impuestas por el Estado, la iglesia y la familia sólo han creado las condiciones para que miles de mujeres anualmente se sometan a abortos en condiciones de riesgo, en espacios inseguros, sin información, colocándose en manos de cualquiera sin conocimiento médico o de algún truhan despiadado capaz de lucrarse con la vida ajena; otras desesperadas y sin recursos se someten a la exploración de sus vientres y sus cuerpos con objetos punzocortantes, químicos o ácidos, los cuales sólo han generado situaciones de mutilación, desangramientos y la muerte.

 

Estas muertes ocurren ante la mirada indolente y la hipocresía de una sociedad, de un Estado, de una iglesia, de una escuela, de padres y madres que no hablan ni quieren hablar del aborto; pero que saben que sus ciudadanas, feligreses, estudiantes, hijas, esposas, hermanas, amigas, compañeras, han abortado, abortan o abortarán, y que posiblemente han muerto, están muriendo o morirán por la incapacidad y la soberbia de reconocer el derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos.


poemas para mujeres 1

 

En Argentina, según las Estadísticas Vitales publicadas por el Ministerio de Salud, entre los años 2001 y 2016 han ocurrido 1129 muertes maternas por embarazo terminado en aborto. Por su parte el Informe número 26 de la Fundación Soberanía Sanitaria titulado “Aborto clandestino: lo que muestran y/o que ocultan las <muertes maternas>” publicado en junio de 2018, da cuenta de que al menos 586 mujeres fallecieron entre los años 2005 y 2016 como consecuencia de la realización de abortos inducidos en condiciones inseguras. La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito logró poner esta realidad en la palestra, un tema del que no se hablaba, logró sacar del anonimato una problemática que se vive día a día, logró media sanción (129 votos a favor y 125 en contra) en la Cámara de Diputados, pero no obtuvo la aprobación en el senado. Ante esta decisión algunos celebran, sin embargo, el rechazo del proyecto no significa que ya no ocurrirán más abortos, significa que seguirán ocurriendo en condiciones inseguras, insalubres y clandestinas, significa que las mujeres seguirán muriendo por los prejuicios y la incapacidad de quienes tenían el poder de decisión para separar el Estado de la religión, pero sobre todo, sus creencias personales de las realidades, necesidades y demandas sociales colectivas.

 

No obstante, la lucha por los derechos de las mujeres no va a detenerse por esta negativa, tarde o temprano será ley, pues las revoluciones sociales pueden retrasarse pero no pueden evitarse. Con esta selección de poemas queremos visibilizar esta realidad, y reconocer el esfuerzo de las pibas que han dado de qué hablar a nivel regional:

 

Mientras los pro-vida... - Silvia Cuevas Morales (Chile)


Mientras los pro-vida luchan por la vida

de los no nacidos,

los recién nacidos luchan por vivir

y no morir de hambre en este mundo mal parido.

 

poemas para mujeres 2


“La vida no es sueño” - Hilda Rais (Argentina)

Les habla una cocinera

que como toda mujer

hubo oficios de aprender:

hortelana y niñera,

madre, nodriza, partera

y, como todas, aquí,

por las leyes maltratada,

pretendo sea respetada

nuestra forma de vivir,

por ello os he de decir:

Un Papa nos extramura,

un rey de turno obedece

y ordena a sus feligreses

ficción de ley con premura:

disfrazar la dictadura.

El marqués José Vicente

sostiene razón prudente:

fetismo no es humanismo.

Hombre que piensa lo mismo

que mujer, es un valiente.

Entonces, pues, aclaremos

esta fiera confusión

este apriete, esta opresión

por si alguna vez dudamos;

puede que sí pues estamos

en tierra tan singular

que penaliza abortar

cuando la experiencia enseña

que la mujer es la dueña

de no desear maternar.

Sueña la iglesia que sabe, y vive

con este engaño mandando,

disponiendo y gobernando

y a todo mundo prohíbe

discutir lo que prescribe:

qué delicia es permitida,

cuál querrá es una Cruzada,

qué gente es la inadecuada y

vaticana y protegida

cuándo comienza la vida.

¿De qué vida conversamos?

Flores, pájaros, verduras,

animales de pastura,

son vida y no nos culpamos

cuando esa vida acabamos.

No se tome esto a broma:

una pluma no es paloma,

la semilla no es zapallo

y simiente no es caballo.

Hablemos, pues, de persona.

La idealización no evita

conocer algo profundo:

persona se es en el mundo

aunque sea pequeñita

si en otro cuerpo NO habita.

¿Es lo humano una ilusión,

una sombra, una ficción?

¿La raicilla, es rabanito?

¿Es la yema un pollito?

¿Tiene un huevito razón?

¿Es la masa un pan horneado?

¿Un poroto, es un guisado?

¿Es un chocho carbonada

o la aceituna empanada?

¿La escama, es un pescado?

Tanto ejemplo no es en vano,

el semen no es un enano,

el óvulo no es doncella,

cigoto no es vida bella,

EMBRION NO ES SER HUMANO.

 

poemas para mujeres 3


Yo aborté – Valeria Flores (Argentina)

Yo aborté y soy la empleada doméstica del 5º “A”

Yo aborté y soy la funcionaria del Ministerio de Salud

Yo aborté y soy la maestra que enseña a tus hijas/os

Yo aborté y soy la promotora barrial que reparte las cajas

Yo aborté y soy la esposa del taxista que te lleva a bailar

Yo aborté y soy la enfermera que te controla la presión

Yo aborté y soy la profesora universitaria que habla de “género”

Yo aborté y soy la kiosquera que conoce tu marca de cigarrillos

Yo aborté y soy la canillita que te reserva el diario del domingo

Yo aborté y soy la diputada que vota leyes contra las mujeres

Yo aborté y soy la adolescente que estudia en un colegio privado

Yo aborté y soy la artista que pinta los rostros de la pobreza

Yo aborté y soy la obstetra que dirige tus partos

Yo aborté y soy la vendedora de celulares que trabaja en la calle

Yo aborté y soy la cajera del hipermercado que reclama descanso

Yo aborté y soy la prostituta que visitás todos los jueves

Yo aborté y soy la obrera de la fábrica que duerme en el colectivo

Yo aborté y soy la jueza que garantiza un estado laico

Yo aborté y soy la periodista que soporta los chistes misóginos

Yo aborté y soy la modelo que admirás en las revistas

Yo aborté y soy la veterinaria que atiende a tus gatas

Yo aborté y soy la psicóloga que escucha tus problemas

Yo aborté y soy la abogada que defiende a los violadores

Yo aborté y soy la discapacitada a quien violó su tío

Yo aborté y soy la católica que se golpea el pecho en las misas

Yo aborté y soy la bisexual a la que se le rompió el preservativo

Yo aborté y soy la deportista exitosa que seguís con fanatismo

Yo aborté y soy la de mesa de entradas que recibe tus notas

Yo aborté y soy la piquetera que corta rutas contra el hambre

Yo aborté y soy la policía que te detiene porque abortaste

Yo aborté y soy la desaparecida por los militares genocidas

Yo aborté y soy todas las mujeres que en este país se ven forzadas a la maternidad

Yo aborté y soy todas las mujeres que mueren por abortos clandestinos

Yo aborté y soy todas las mujeres que sobreviven a un aborto clandestino

Yo aborté y soy todas las mujeres que gritan y reclaman: ¡Mi cuerpo es mío!

 

poemas para mujeres 4


Filos VII - Flor Codagnone (Argentina)

Un río de sangre fluye

dentro de mí, me inunda

hasta ahogarme.

afuera, algo no cambia,

mi verdadera inseguridad

es a la vista de todos

y es lo que todos callan:

la percha, la aguja de tejer,

la navaja, la jeringa, el desinfectante.

las pastillas, la sal, los yuyos,

el alcohol, la Coca-Cola,

el último sueño, perdido,

en la camilla del abortista

en la que comienzo a convertirme

en una estadística-hemorragia.

 

poemas para mujeres 5

 

Día Internacional de la Mujer (Extracto) – Silvia Cuevas Morales (Chile)

¿Cuántas mujeres se desangrarán hasta la muerte

en algún piso cochambroso

en manos de cualquier carnicero

en forzada clandestinidad?

 

poemas para mujeres 6


“Otro sí digo” - Gabriela Robledo (Argentina)

Demandan expropiar mi cuerpo.

Es legítimo según la ley.

El juez regulará copiosos honorarios.

Se habrá hecho justicia.

Declararán mi placer de interés público.

Hallarán la marca incandescente

de un hierro patriarcal sobre mi espalda.

Me sepultarán bajo sus escuelas, sus iglesias, sus cortes de justicia

por subversiva, por guerrillera, por tortillera, por poeta.

Me quebrarán por no torcer el brazo.

Me violarán gendarmes de todas las tropas.

Apelaré,

esa ley que no tiene vigencia en mi cuerpo,

que me excomulga, me proscribe, me desaparece;

desnuda en el atrio

apelaré,

con los muslos, con el pubis, con los brazos, con las venas, con el cuello,

con las amígdalas, con el iris, con la córnea, con las uñas, con las rodillas no.

Apelaré

aunque Temis no se avoque ni escuche mi caso

apelaré con las tetas, con el puño, con los pies,

con las orejas, con las pestañas, con la espalda,

apelaré en presente en pasado y en futuro

del derecho y del revés

con los dientes, con la cola, con las pezuñas,

apelaré.

 

poemas para mujeres 7

 

Poema de agradecimiento - Flor Codagnone (Argentina)

Vi a las pibas

batirse a duelo

con esta sociedad-padre

que no da respiro.

Las vi deseantes,

deseosas, herir de muerte

al patriarcado

entre sus piernas.

Hermosas,

brotaban cantos de sus pezones,

germinaban luchas de sus abrazos,

se adivinaban astros en las mejillas.

Las vi hermanadas,

bendecidas.

Conjuraban el futuro,

gestaban las batallas venideras.

Vi a las pibas

radiantes,

traían la memoria

de las brujas,

caldeaban en sus fuegos

el deseo de todas.

Verdecidas,

inventaron otros colores

bordaron nuevos pañuelos

para sus madres,

un porvenir para sus hijas.

Brillantes,

las veo,

encienden las voces de todas

en un solo grito,

van con la luna como bandera.

Llovidas,

mudan sus nombres

de lágrimas y sangre

por cuerpos-territorio

de los que son dueñas.

Vi a las pibas

derrumbar catedrales

de lenguaje,

amasar del trigo

de palabras.

Galopar la locura

hasta sus sueños.

Las vi,

crean desde lo yermo,

abren prisiones,

transforman hogueras

en alimento.

Las veo,

presencian a las muertas,

rasgan sus ropas,

hacen poesía del luto.

(ellas son la poesía).

Ardidas,

construyen pueblo

del desierto,

truecan cenizas

por flores, así

nos enseñan.

 

poemas para mujeres 8

 

“Somos ʺpro-vidaʺ te dicen” – Esther Pineda G. (Venezuela)

Somos “pro-vida” te dicen

Pero que muera la madre

Si alguien tiene que morir.

Somos “pro-vida” te dicen

Pero que se mueran las mujeres

Que no quieren parir.

Somos “pro-vida” te dicen 

Pero que se mueran desangradas

Antes de que puedan decidir. 

Somos “pro-vida” te dicen 

Pero que se mueran todas

Las que no piensan igual a mí. 

Somos “pro-vida” te dicen

Pero las voy a cagar a palos

Si se atreven a exigir derechos aquí. 

Somos “pro-vida” te dicen 

Pero que la violación no es violencia 

Si en la familia o la iglesia

Un hombre tiene ganas de sentir.

Somos “pro-vida” te dicen

Pero no hay que hacer “drama”

Si alguien se antojó de ti. 

Somos “pro-vida” te dicen

Pero que termine su embarazo

Que lo venda o lo regale

Su cuerpo no vale para mí.

Somos “pro-vida” te dicen 

Pero desde el Senado

Las seguirán viendo morir.

 



**

Si este artículo fue de tu interés también te invitamos a leer los poemas feministas para las mujeres que ya no tienen miedo y quieren cambiar el mundo.



**

Las fotografías que acompañan el texto pertenecen a la fotógrafa Argentina Vale Dranovsky.


REFERENCIAS:
Esther Pineda G

Esther Pineda G


Colaborador
  COMENTARIOS