Poemas para quienes no han conocido el amor
Letras

Poemas para quienes no han conocido el amor

Avatar of Julieta Sanguino

Por: Julieta Sanguino

22 de diciembre, 2015

Letras Poemas para quienes no han conocido el amor
Avatar of Julieta Sanguino

Por: Julieta Sanguino

22 de diciembre, 2015


No sabemos qué es el amor aunque lo hayamos experimentado, probablemente sea una de las definiciones más complicadas de realizar, porque el amor es contradicción. Aquellos que no lo han experimentado y sueñan con él lo imaginan ideal y necesitan aclarar sus definiciones, porque no haber amado es no odiar y querer a alguien al mismo instante es no sufrir, pero también es no gozar y no experimentar una de las emociones más puras y hermosas.

No haber amado, tener una pareja y sentir las emociones más infinitas con una persona es algo bastante complicado. Muchos lo hacen porque consideran que es mejor vivir una vida sin compromisos, llena de parejas, sin responsabilidad ni ideas que vayan más allá de acostarse con la otra persona. Como dice Jaime Sabines, aquellos amorosos buscan, pero también abandonan, porque en realidad, ellos nunca han amado. Tal vez esta opción de no enamorarse es un nuevo modo de vida, y ellos lo hacen con firmeza, como un grato estilo de vida, así que es una de las maneras menos crueles para no conocer el amor.

Pero existen otras, mucho más dolorosas, no conocer el amor por decisiones ajenas es difícil, porque en ocasiones, mientras más lo buscas más difícil es encontrarlo, vives enamorada del amor pero sin suerte por encontrar a una persona que represente tus objetivos ideales, vives con el deseo de que te miren y se pierdan en el universo, que sus cuerpos se fundan en las sábanas hasta el éxtasis y el mundo se detenga cada vez que caminan juntos, pero no sabes por qué, el universo conspira para que no haya éxito en tus relaciones.

En un caso más, existe un amor no correspondido, que llena tan sólo por segundos a aquel que lo siente, porque sabe que es efímero, sin consumarse, sin lograr que el otro mire del mismo modo al enamorado. Pronto aquel que lo siente se da cuenta que eso no es amor, porque el amor es de dos y el imaginario colectivo asegura que el amor sano no puede existir cuando no es recíproco. Obsesivo y triste, no queremos alejarnos de él pero sabemos que será difícil.

Los poemas de los que nunca han amado son diversos, algunos de ellos explican la soledad incesante que experimentan por no tener un compañero de vida, a quien contar todos los anhelos y soñar un futuro, otros definen el sentimiento imposible que ellos creen, nunca llegará a sus puertas y algunos más, hablan de ellos, los amorosos, los romeros, las almas desnudas. Te presentamos 10 poemas ideales para aquellos que no han conocido al amor.

conocer el amor

Los amorosos, Jaime Sabines


Los amorosos callan.

El amor es el silencio más fino,
el más tembloroso, el más insoportable.
Los amorosos buscan,
los amorosos son los que abandonan,
son los que cambian, los que olvidan.

Su corazón les dice que nunca han de encontrar,
no encuentran, buscan.
Los amorosos andan como locos
porque están solos, solos, solos,
entregándose, dándose a cada rato,
llorando porque no salvan al amor.

Les preocupa el amor. Los amorosos
viven al día, no pueden hacer más, no saben.
Siempre se están yendo,
siempre, hacia alguna parte.
Esperan,
no esperan nada, pero esperan.

Saben que nunca han de encontrar.
El amor es la prórroga perpetua,
siempre el paso siguiente, el otro, el otro.
Los amorosos son los insaciables,
los que siempre -¡que bueno!- han de estar solos.
Los amorosos son la hidra del cuento.

Tienen serpientes en lugar de brazos.
Las venas del cuello se les hinchan
también como serpientes para asfixiarlos.
Los amorosos no pueden dormir
porque si se duermen se los comen los gusanos.
En la oscuridad abren los ojos
y les cae en ellos el espanto.
Encuentran alacranes bajo la sábana
y su cama flota como sobre un lago.

Los amorosos son locos, sólo locos,
sin Dios y sin diablo.
Los amorosos salen de sus cuevas
temblorosos, hambrientos,
a cazar fantasmas.
Se ríen de las gentes que lo saben todo,
de las que aman a perpetuidad, verídicamente,
de las que creen en el amor
como una lámpara de inagotable aceite.

Los amorosos juegan a coger el agua,
a tatuar el humo, a no irse.
Juegan el largo, el triste juego del amor.
Nadie ha de resignarse.
Dicen que nadie ha de resignarse.
Los amorosos se avergüenzan de toda conformación.
Vacíos, pero vacíos de una a otra costilla,
la muerte les fermenta detrás de los ojos,
y ellos caminan, lloran hasta la madrugada
en que trenes y gallos se despiden dolorosamente.

Les llega a veces un olor a tierra recién nacida,
a mujeres que duermen con la mano en el sexo,
complacidas,
a arroyos de agua tierna y a cocinas.
Los amorosos se ponen a cantar entre labios
una canción no aprendida,
y se van llorando, llorando,
la hermosa vida.

Sunlight in a Cafeteria by Edward Hopper

Promesa de un mujeriego, José Luis Calderón


A las mujeres en un beso entrego
un amor que se vuelve cruel castigo;
la verdad de un adiós está conmigo,
pero les miento y ese adiós lo niego. 

A veces pierdo con mi propio juego
cuando muere el amante y el amigo;
el perdón ni con súplicas consigo
y mi mentira nos apaga el fuego. 

Llegará una mujer con luz de abrigo,
a mis entrañas le dará sosiego
y de amor dejaré de ser mendigo. 

Le entregaré mi amor con mucho apego;
todo el mundo será veraz testigo
que dejaré de ser un mujeriego.


edward hopper pintura


Romero Solo, León Felipe


Ser en la vida romero,
romero sólo que cruza siempre por caminos nuevos.
Ser en la vida romero,
sin más oficio, sin otro nombre y sin pueblo.
Ser en la vida romero, romero..., sólo romero.
Que no hagan callo las cosas ni en el alma ni en el cuerpo,
pasar por todo una vez, una vez sólo y ligero,
ligero, siempre ligero.

Que no se acostumbre el pie a pisar el mismo suelo,
ni el tablado de la farsa, ni la losa de los templos
para que nunca recemos
como el sacristán los rezos,
ni como el cómico viejo
digamos los versos.
La mano ociosa es quien tiene más fino el tacto en los dedos,
decía el príncipe Hamlet, viendo
cómo cavaba una fosa y cantaba al mismo tiempo
un sepulturero.
No sabiendo los oficios los haremos con respeto.
Para enterrar a los muertos
como debemos
cualquiera sirve, cualquiera... menos un sepulturero.
Un día todos sabemos
hacer justicia. Tan bien como el rey hebreo
la hizo Sancho el escudero
y el villano Pedro Crespo.

Que no hagan callo las cosas ni en el alma ni en el cuerpo.
Pasar por todo una vez, una vez sólo y ligero,
ligero, siempre ligero.

Sensibles a todo viento
y bajo todos los cielos,
poetas, nunca cantemos
la vida de un mismo pueblo
ni la flor de un solo huerto.
Que sean todos los pueblos
y todos los huertos nuestros.

edward hopper

Inmemorial, José Emilio Pacheco

El misterioso día
se acaba con las cosas que no devuelve

Nunca nadie podrá reconstruir
lo que pasó ni siquiera en este
más cotidiano de los mansos días

Minuto enigma irrepetible

Quedará tal vez
una sombra una mancha en la pared
vagos vestigios de ceniza en el aire

Pues de otro modo qué condenación
nos ataría a la memora por siempre

Vueltas y vueltas en derredor de instantes vacíos

Despójate del día de hoy para seguir ignorando y viviendo


pintura mujer soledad

Oda a la soledad, José Ángel Valente


Ah soledad,
Mi vieja y sola compañera,
Salud.
Escúchame tú ahora
Cuando el amor
Como por negra magia de la mano izquierda
Cayó desde su cielo,
Cada vez más radiante, igual que lluvia
De pájaros quemados, apaleado hasta el quebranto,
y quebrantaron
Al fin todos sus huesos,
Por una diosa adversa y amarilla
Y tú, oh alma,
Considera o medita cuántas veces
Hemos pecado en vano contra nadie
Y una vez más aquí fuimos juzgados,
Una vez más, oh dios, en el banquillo
De la infidelidad y las irreverencias.
Así pues, considera,
Considérate, oh alma,
Para que un día seas perdonada,
Mientras ahora escuchas impasible
O desasida al cabo
De tu mortal miseria
La caída infinita
De la sonata opus
Ciento veintiséis
De Mozart
Que apaga en tan insólita
Suspensión de los tiempos
La sucesiva imagen de tu culpa
Ah soledad,
Mi soledad amiga, lávame,
como a quien nace, en tus aguas australes
y pueda yo encontrarte,
descender de tu mano,
bajar en esta noche,
en esta noche séptuple del llanto,
los mismos siete círculos que guardan
en el centro del aire
tu recinto sellado.

soledad y silencio edward hopper

Alta llamarada de agua, Jaime Loredo

Ir y venir de la lluvia,
tu cuerpo seco,
tus vocales en mi noche.
Ignoro tu rostro
  persigo tus sombras,
   al desgajar las naranjas te presiento,
eres tarde frente al parque.

Estamos en río de los huesos
   y
 detrás de toda piel nuestros nombres se confunden.
Soledad plena
 sed de rostro
 caminata a lo largo de la playa.
Altamar, 
al final un gran vacío,
nombre que va de costado a costado,
filo que hiere los labios, 
caminar  mientras desnudas estrellas,
el océano se vuelve un gran abrazo.

Alto desierto de fuego,
 llama
  extendiéndose
más allá de mí,
toda habitación vuelve al fuego consumido durante la noche, 
las sábanas destierran la voluntad,
el lecho yace sin nosotros.


cuadro edward hopper

Alma desnuda, Alfonsina Storni


Soy un alma desnuda en estos versos,
Alma desnuda que angustiada y sola
Va dejando sus pétalos dispersos.

Alma que puede ser una amapola,
Que puede ser un lirio, una violeta,
Un peñasco, una selva y una ola.

Alma que como el viento vaga inquieta
Y ruge cuando está sobre los mares,
Y duerme dulcemente en una grieta.

Alma que adora sobre sus altares,
Dioses que no se bajan a cegarla;
Alma que no conoce valladares.

Alma que fuera fácil dominarla
Con sólo un corazón que se partiera
Para en su sangre cálida regarla.

Alma que cuando está en la primavera
Dice al invierno que demora: vuelve,
Caiga tu nieve sobre la pradera.

Alma que cuando nieva se disuelve
En tristezas, clamando por las rosas
con que la primavera nos envuelve.

Alma que a ratos suelta mariposas
A campo abierto, sin fijar distancia,
Y les dice: libad sobre las cosas.

Alma que ha de morir de una fragancia
De un suspiro, de un verso en que se ruega,
Sin perder, a poderlo, su elegancia.

Alma que nada sabe y todo niega
Y negando lo bueno el bien propicia
Porque es negando como más se entrega.

Alma que suele haber como delicia
Palpar las almas, despreciar la huella,
Y sentir en la mano una caricia.

Alma que siempre disconforme de ella,
Como los vientos vaga, corre y gira;
Alma que sangra y sin cesar delira
Por ser el buque en marcha de la estrella.


nigel van wieck
Definiendo el amor, Francisco de Quevedo

Es hielo abrasador, es fuego helado,
es herida que duele y no se siente,
es un soñado bien, un mal presente,
es un breve descanso muy cansado.

Es un descuido que nos da cuidado,
un cobarde con nombre de valiente,
un andar solitario entre la gente,
un amar solamente ser amado.

Es una libertad encarcelada,
que dura hasta el postrero parasismo,
enfermedad que crece si es curada.

Éste es el niño Amor, éste es tu abismo:
mirad cuál amistad tendrá con nada
el que en todo es contrario de sí mismo.


Nigel Van Wieck pintura

Idilio Salvaje, Manuel José Othón

¿Por qué a mi helada soledad viniste
cubierta con el último celaje
de un crepúsculo gris?... Mira el paisaje,
árido y triste, inmensamente triste.

Si vienes del dolor y en él nutriste
tu corazón, bien vengas al salvaje
desierto, donde apenas un miraje
de lo que fue mi juventud existe.

Mas si acaso no vienes de tan lejos
y en tu alma aún del placer quedan los dejos,
puedes tornar a tu revuelto mundo.

Si no, ven a lavar tu ciprio manto
en el mar amarguisimo y profundo
de un triste amor o de un inmenso llanto.

II

Mira el paisaje: inmensidad abajo,
inmensidad, inmensidad arriba;
en el hondo perfil, la sierra altiva
al pie minada por horrendo tajo.

Bloques gigantes que arrancó de cuajo
el terremoto, de la roca viva;
y en aquella sabana pensativa
y adusta, ni una senda ni un atajo.

asoladora atmósfera candente
de se incrustan las águilas serenas
como clavos que se hunden lentamente.

Silencio, lobreguez pavor tremendos
que viene sólo a interrumpir apenas
el balope triunfal de los berrendos.

III

En la estepa maldita, bajo el peso
de sibilante grisa que asesina,
irgues tu talla escultural y fina
como un relieve en el confín impreso.

El viento, entre los médanos opreso,
canta como una música divina,
y finge bajo la húmeda neblina,
un infinito y solitario beso.

Vibran en el crepúsculo tus ojos,
un dardo negro de pasión y enojos
que en mi carne y mi espíritu se clava;

y destacada contra el sol muriente,
como un airón, flotando inmensamente,
tu bruna cabellera de india brava.


IV

La llanura amarguísima y salobre,
enjuta cuenca de océano muerto,
y en la gris lontananza, como puerto,
el peñascal, desamparado y pobre.

Unta la tade en mi semblante yerto
aterradora lobreguez, y sobre
tu piel, tostada por el sol, el cobre
y el sepia de las rocas del desierto.

Y en el regazo donde sombra eterna,
del peñascal bajo la enorme arruga,
es para nuestro amor nido y caverna,

las lianas de tu cuerpo retorcidas
en el torso viril que te subyuga,
con una gran palpitación de vidas.

V

¡Qué enferma y dolorida lontananza!
¡Qué inexorable y hosca la llanura!
Flota en todo el paisaje tal pavura
como si fuera un campo de matanza.

Y la sombra que avanza, avanza, avanza,
parece, con su trágica envoltura,
el alma ingente, plena de amargura,
de los que han de morir sin esperanza.

Y allí estamos nosotros, oprimidos
por la angustia de todas las pasiones,
bajo el peso de todos los olvidos.

En un cielo de plomo el sol ya muerto,
y en nuestros desgarrados corazones
¡El desierto, el desierto... y el desierto!

VI

¡Es mi adiós...! Allá vas, bruna y austera,
por las planicies que el bochorno escalda,
al verberar tu ardiente cabellera,
como una maldición, sobre tu espalda.

En mis desolaciones ¿qué te espera?
-ya apenas veo tu arrastrante falda-
una deshojazón de primavera
y una eterna nostalgia de esmeralda.

El terremoto humano ha destruido
mi corazón y todo en él expira.
¡Mal hayan el recuerdo y el olvido!

Aún te columbro, y ya olvidé tu frente;
sólo, ay, tu espalda miro cual se mira
lo que huye y se aleja eternamente.


Nigel Van Wieck pintura mujer

Disciplina secreto, Luis García Montero


La casa como barco
en alta mar de junio.

Las calles como trenes
de noche sosegada.

Estas cosas no pasan en el mundo.

Estoy por afirmar
que ahora vivo en un libro de poemas.

Pero si tú me miras,
decidida a existir
desde el fondo templado de tus ojos,
también existe el mundo.

Y muy probablemente
yo acabaré por existir contigo.


***

Te puede interesar: 25 poemas de amor y desamor para dedicar


Referencias: