10 poemas para decirle que te gusta de una manera original
Letras

10 poemas para decirle que te gusta de una manera original

Avatar of Julieta Sanguino

Por: Julieta Sanguino

8 de septiembre, 2016

Letras 10 poemas para decirle que te gusta de una manera original
Avatar of Julieta Sanguino

Por: Julieta Sanguino

8 de septiembre, 2016


mi táctica es
quedarme en tu recuerdo
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
pero quedarme en vos 
"Táctica y estrategia", Mario Benedetti


El poema destacado en la epígrafe del texto es probablemente el más dedicado, un clásico cliché que muchos se empeñan en apropiarse para hablarle a su conquista de tácticas y estrategias en el amor para lograr, como asegura la línea final, que un día de estos por fin lo necesite.

Bello pero gastado, este poema de Benedetti no hace más que hablar de la poca cultura que aquel pretendiente posee y aunque lo ideal sería decirlo con palabras propias que salgan de un corazón enamorado, muy pocos tenemos la capacidad lírica de crear versos hermosos que cubran todas nuestras emociones y el éxtasis de estar junto a alguien que nos llena.

[Te puede interesar: 
30 frases de Mario Benedetti para enamorar a una mujer perdida.]

Existe más poesía de una infinidad de escritores que, con la intensidad que los caracteriza, decidieron exaltar un momento, las cualidades de su amada o simplemente sus sentimientos para declarar el amor más profundo y fresco.

El primer gran gesto de amor que en estos tiempos, en los que somos pocas las almas bohemias que aún escriben cartas y buscan un amor para vivir una apasionada historia, se convierte muchas veces en cursilería e intensidad. Sin embargo, seamos honestos, sólo lo creemos cursi cuando no es para nosotros o no viene de la persona correcta.

poemas románticos

Cuando el amor es correspondido y estamos dispuestos a apostarlo todo por una oportunidad con quien pretendemos se convierta en nuestra pareja, el poema se recibe con palpitaciones apresuradas, con un rubor que cubre nuestro rostro y si es posible, con el primer beso.

Tan contradictorios y paradójicos somos que, con rapidez nos damos cuenta de que ese gesto que por años habíamos desdeñado, se convierte en la declaración más romántica, digna de atesorar en la memoria. Muy diferente a una canción, el poema pertenece sólo a los dos: nadie lo canta, nadie lo oye, es algo que uno escribe y el otro lee. El amor con un poema por supuesto que entra por los ojos.





"Hagamos un trato", Mario Benedetti

Compañera 
usted sabe 
puede contar 
conmigo 
no hasta dos 
o hasta diez 
sino contar 
conmigo 

si alguna vez 
advierte 
que la miro a los ojos 
y una veta de amor 
reconoce en los míos 
no alerte sus fusiles 
ni piense qué delirio 
a pesar de la veta 
o tal vez porque existe 
usted puede contar 
conmigo 

si otras veces 
me encuentra 
huraño sin motivo 
no piense qué flojera 
igual puede contar 
conmigo 

pero hagamos un trato 
yo quisiera contar 
con usted 

es tan lindo 
saber que usted existe 
uno se siente vivo 
y cuando digo esto 
quiero decir contar 
aunque sea hasta dos 
aunque sea hasta cinco 
no ya para que acuda 
presurosa en mi auxilio 
sino para saber 
a ciencia cierta 
que usted sabe que puede 
contar conmigo.


poemas románticos

"El que más ama", W.H Auden

Mirando a las estrellas, tengo por cierto
que, si por ellas fuera, podría irme al infierno,
pero en tierra la indiferencia es el menor mal
que debemos temer de hombre o animal.

Cómo nos gustaría ver a las estrellas arder
con una pasión por nosotros que no pudiésemos devolver
si un afecto por igual no puede haber,
el que más ame déjame ser

Admirador como creo ser
de estrellas que no tienen deber,
no puedo, ahora que las veo, decir
que en el día extrañé a una hasta sufrir

Si todas las estrellas van a desaparecer o expirar,
debería un cielo vacío aprender a mirar
y sentir su total y sublime oscuridad,
aunque esto quizá me tome una eternidad.

amor tierno


"Tu dulzura", Alfonsina Storni

Camino lentamente por la senda de acacias, 
me perfuman las manos sus pétalos de nieve, 
mis cabellos se inquietan bajo céfiro leve 
y el alma es como espuma de las aristocracias. 

Genio bueno: este día conmigo te congracias, 
apenas un suspiro me torna eterna y breve... 
¿Voy a volar acaso ya que el alma se mueve? 
En mis pies cobran alas y danzan las tres Gracias. 

Es que anoche tus manos, en mis manos de fuego, 
dieron tantas dulzuras a mi sangre, que luego, 
llenóseme la boca de mieles perfumadas. 

Tan frescas que en la limpia madrugada de Estío 
mucho temo volverme corriendo al caserío 
prendidas en mis labios mariposas doradas.

amor sentirte pleno

"Poesía no eres tú", Rosario Castellanos

Porque si tú existieras 
tendría que existir yo también. Y eso es mentira. 

Nada hay más que nosotros: la pareja, 
los sexos conciliados en un hijo, 
las dos cabezas juntas, pero no contemplándose 
(para no convertir a nadie en un espejo) 
sino mirando frente a sí, hacia el otro. 

El otro: mediador, juez, equilibrio 
entre opuestos, testigo, 
nudo en el que se anuda lo que se había roto. 

El otro, la mudez que pide voz 
al que tiene la voz 
y reclama el oído del que escucha. 

El otro. Con el otro 
la humanidad, el diálogo, la poesía, comienzan

amor pareja desnuda

"Rima XXIII: Por una mirada, un mundo", Gustavo Adolfo Bécquer

Por una mirada, un mundo,
por una sonrisa, un cielo,
por un beso… ¡yo no sé
qué te diera por un beso!

amor pareja besandose

"Soneto XLV", Pablo Neruda

No estés lejos de mí un sólo día, porque cómo,
porque, no sé decírtelo, es largo el día,
y te estaré esperando como en las estaciones
cuando en alguna parte se durmieron los trenes.
No te vayas por una hora porque entonces
en esa hora se juntan las gotas del desvelo
y tal vez todo el humo que anda buscando casa
venga a matar aún mi corazón perdido.

Ay que no se quebrante tu silueta en la arena,
ay que no vuelen tus párpados en la ausencia:
no te vayas por un minuto, bienamada,

porque en ese minuto te habrás ido tan lejos
que yo cruzaré toda la tierra preguntando
si volverás o si me dejarás muriendo.


amor pareja abrazada

"Ojos claros, serenos", Gutierre de Cetina

Ojos claros, serenos,
si de un dulce mirar sois alabados,
¿por qué, si me miráis, miráis airados?
Si cuanto más piadosos,
más bellos parecéis a aquel que os mira,
no me miréis con ira,
porque no parezcáis menos hermosos.
¡Ay tormentos rabiosos!
Ojos claros, serenos,
ya que así me miráis, miradme al menos.

amor intimidad

"Estás cansada", e.e. cummings

Estás cansada
(yo creo)
del perpetuo enigma de vivir y sus afanes;
y yo también.

Ven conmigo, pues,
y partiremos muy lejos
(sólo tú y yo, ¿comprendes?).

Tú has jugado
(yo creo)
y has roto tus juguetes más queridos,
y ahora estás algo cansada;
cansada de las cosas que se rompen,
cansada, eso es todo.
Yo también.

Pero vengo con un sueño en mis ojos esta noche,
y llamo con una rosa
a la desolada verja de tu corazón.
¡Ábreme!
Que yo te mostraré lugares que nadie conoce
y, si tú quieres,
las perfectas regiones del Sueño.
¡Ah, ven conmigo!
yo te encenderé esa maravillosa burbuja, la luna,
que perenne flota.
Te cantaré la canción jacinto
de las probables estrellas,
y buscaré en las apacibles estepas del Sueño,
hasta encontrar la Flor Única,
que sustentará (yo creo) tu tierno corazón
mientras la luna se eleva desde el mar.

amor beso profundo

"La difícil", Pedro Salinas

En los extremos estás
de ti, por ellos te busco.
Amarte: ¡qué ir y venir
a ti misma de ti misma!
Para dar contigo, cerca,
¡qué lejos habrá que ir!
Amor: distancias, vaivén
sin parar.

En medio del camino, nada.
No, tu voz no, tu silencio.
Redondo, terso, sin quiebra,
como aire, las preguntas
apenas le rizan,
como piedras, las preguntas
en el fondo se las guarda.
Superficie del silencio
y yo mirándome en ella.
Nada, tu silencio, sí.

O todo tu grito, sí.
Afilado en el callar,
acero, rayo, saeta,
rasgador, desgarrador,
¡qué exactitud repentina
rompiendo al mundo la entraña,
y el fondo del mundo arriba,
donde él llega, fugacísimo!
Todo, sí, tu grito, sí.

Pero tu voz no la quiero.

amor beso

"Poema 5", Pablo Neruda

Para que tú me oigas 
mis palabras 
se adelgazan a veces 
como las huellas de las gaviotas en las playas. 

Collar, cascabel ebrio 
para tus manos suaves como las uvas. 

Y las miro lejanas mis palabras. 
Más que mías son tuyas. 
Van trepando en mi viejo dolor como las yedras. 

Ellas trepan así por las paredes húmedas. 
Eres tú la culpable de este juego sangriento. 

Ellas están huyendo de mi guarida oscura. 
Todo lo llenas tú, todo lo llenas. 

Antes que tú poblaron la soledad que ocupas, 
y están acostumbradas más que tú a mi tristeza. 

Ahora quiero que digan lo que quiero decirte 
para que tú las oigas como quiero que me oigas. 

El viento de la angustia aún las suele arrastrar. 
Huracanes de sueños aún a veces las tumban. 

Escuchas otras voces en mi voz dolorida. 
Llanto de viejas bocas, sangre de viejas súplicas. 
Ámame, compañera. No me abandones. Sígueme. 
Sígueme, compañera, en esa ola de angustia. 

Pero se van tiñendo con tu amor mis palabras. 
Todo lo ocupas tú, todo lo ocupas. 

Voy haciendo de todas un collar infinito 
para tus blancas manos, suaves como las uvas.

fotografias de amor maud chalard

Si estás listo para declarar tu amor, tal vez quieras leer antes el artículo cómo enamorar a alguien cuando parece que no tienes ninguna posibilidad y aprender a reconocer estas señales de que alguien no quiere contigo, sólo te ilusiona.



Referencias: