Poemas para leer cuando te sientes solo y nadie quiere abrazarte

Poemas para leer cuando te sientes solo y nadie quiere abrazarte



La soledad puede ser el camino más directo a las peores eociones sobre nosotros mismos o quienes nos rodean. Estar solos con nuestros pensamientos nos puede llevar a un mundo en el que es difícil distinguir lo que es real y lo que no, y a veces sólo el tacto de alguien más, alguien real, puede despertarnos y reventar la ilusión. Aunque nos pese admitirlo, todos hemos estado en esa situación en la que sentimos que lo único que puede salvarnos es un abrazo. Pero no te sientas extraño, es normal que la soledad nos haga creer que estamos desamparados o abandonados. Y aunque no tengas a alguien a tu alrededor en estos momentos, siempre podrás apoyarte en la belleza del arte y las palabras que sanan el alma. Por ello, aquí te compartimos algunos poemas tristes para leer cuando estás solo y que seguro atenuaran esa sensación extraña que nos invade de pronto.





ALGUNAS VECES LA CASA ENTRA EN TI Y ABRE TUS PUERTAS


A DONDE VAYAS


Puedes venir acá / con las mismas pastillas / esperar en el mismo pasillo / la música será otra / toma en cuenta 15 minutos en el baño / y ninguna palabra / ningún mensaje a las 6 am / alguien muy lejos de aquí piensa en ti / pero no llama / todos pensamos / que podrías estar un poco mejor / y creemos que no



NO SIEMPRE SE VA DE CASA


La música de pequeñas creaturas


recorre el césped



algo nuevo en el jardín



pasa que los arbustos


no han dejado de crecer



las ramas han comenzado a inclinarse


y no queremos hablar de eso



las flores tomaron caminos opuestos


y se han dejado arrancar



alguien baja las escaleras


todavía.



SABEMOS CÓMO TE SIENTES Y NO QUEREMOS ABRAZARTE


Esta noche hemos visto una película


donde las liebres


lloraban y no podíamos hacer nada al respecto



la película terminó hace 3 minutos


y los nombres siguen pasando


en la pantalla



estamos tristes


y hay lámparas bajo las sabanas



queremos que apagues la luz


ya descalzo y oscuras


que te unas a la fiesta.


**


La soledad es el momento en el que descubrimos que no estamos realmente solos. El ruido y vertiginoso ritmo en el que vivimos a veces nos ahoga tanto que olvidamos vivir el presente, por esa razón te compartimos las 6 lecciones espirituales que aprenderás del aquí y el ahora.




Referencias: