Por qué atreverte a pensar es la única forma de ser libre, según la filosofía

Por qué atreverte a pensar es la única forma de ser libre, según la filosofía

Por: Aurien Medrano -

Descubre qué es la libertad según Immanuel Kant y cómo soñaba con un mundo de seres reflexivos que cambian su vida a través del pensamiento.


Immanuel Kant, filósofo de Königsberg, Prusia, escribió el ensayo ¿Qué es la Ilustración?, que se publicó en enero de 1785 en el periódico alemán Berlinische Monatschrift (Boletín mensual de Berlín), como respuesta a la misma pregunta: ¿Qué es la Ilustración?, del clérigo Johhan Friedrich Zöllner. Este ensayo contiene el sueño más importante de Kant: la posibilidad de un mundo de seres reflexivos.

¿Qué es la Ilustración?  Para Kant, la Ilustración es un comienzo. Es el comienzo de un mundus intelligibilis (mundo de seres racionales) con el que soñaba y, en general, del pensamiento. Hay una sola meta en la Ilustración: la «emancipación del hombre»; y hay un solo camino para llegar a la meta suprema: la «Razón»Pero ¿qué es la libertad según Immanuel Kant?

Descubre también: 10 libros filosóficos que no son de filosofía y podrás leer sin problema

Que es la libertad segun Kant

Ahora bien, cabe preguntarse ¿de qué debe liberarse el hombre?, y ¿se ha logrado la anhelada libertad?

A la primera pregunta pueden darse varias respuestas, pero, en esencia, todas apuntan a lo mismo: el hombre debe liberarse de sí mismo. Ahora bien, liberarse de sí mismo significa liberarse de la «irracionalidad». La irracionalidad es un enemigo del hombre, ya que, para Kant, la irracionalidad quiere decir esclavitud. No hay peor prisión que la que uno se pone dentro, y la irracionalidad es una de esas prisiones. Como lo dijo Oscar Wilde al asombrarse de la definición del hombre como animal racional: “Me pregunto quién definió al hombre como un animal racional. Es la más prematura de las definiciones. El hombre es una multitud de cosas, pero no es racional”. 

Aunque Kant no habla abiertamente de irracionalidad, lo expresa, en otros términos: incapacidad, comodidad, comportarse como animales domésticos, minoría de edad… todo para referirse a lo mismo.

Lo que Kant está denunciando al criticar la irracionalidad de su tiempo es una complicidad autoimpuesta. ¿De qué o de quién es cómplice? De sus domesticadores, Kant los llama “tutores”. ¿Por qué es cómplice? Es cómplice porque su domesticidad es autoimpuesta, es decir, él la permite, la busca, más aún, la anhela. Pero es una búsqueda y un anhelo inconsciente; generalmente, la irracionalidad siempre va acompañada de inconsciencia.  

Que es la libertad segun la filosofia

Puede interesarte: La Naturaleza de la Filosofía

¿Cuáles son estos domesticadores? Kant señala al menos tres: la religión, el Estado y el sistema (la cultura); son el otro  que dirige a las masas, al pueblo. De estos tres tutores el que le parece más funesto a Kant es la religión. No por nada Marx dirá, un siglo más adelante, que “la religión es el opio del pueblo”. Del pueblo, no para el pueblo; es decir, la religión es el opio que el pueblo se da a sí mismo para vivir domesticado.

La religión, el Estado y la cultura tienen un mismo objetivo: obstaculizar que el hombre piense por sí mismo. A los tutores les beneficia que el pueblo no piense por sí mismo, que no reflexione, porque así es presa fácil de domesticación. Sócrates sentenció que una vida sin examen (sin reflexión) no merece la pena ser vivida, porque la misión (el “destino”, para decirlo en términos kantianos) de la humanidad se ve socavada. Dicha misión es, a saber: progresar cada vez más hacia una humanidad ilustrada, o sea, una humanidad que piense por sí misma.

El hombre debe, entonces, librarse de sí mismo, de su autofabricada irracionalidad; y la libertad exige como condición, la responsabilidad. No se puede ser libre sin antes ser responsable de sí mismo.   

Como ser libre segun Kant

Hemos contestado la primera pregunta. En lo que se refiere a saber si se ha logrado la libertad, el propio Kant contesta que no. “Si ahora nos preguntamos: ¿es que vivimos en una época ilustrada? La respuesta será: no, pero sí una época de ilustración”. En efecto, vivimos en una época en proceso de ser ilustrada, pero aún no es libre, aún tiene muchas cadenas. 

Es pertinente todavía formularnos esa pregunta en la actualidad y la respuesta es la misma: aún no vivimos en una época ilustrada. Los tutores en el tiempo de Kant eran la religión, el Estado y la cultura; hoy lo siguen siendo, sólo que tienen nuevos instrumentos, nuevas alianzas para seguir ejerciendo el dominio sobre los animales domésticos: el internet, las redes sociales y el consumismo, son los nuevos instrumentos, son el nuevo circo que se le da al pueblo, a las masas, a la “chusma”, para decirlo en términos nietzscheanos. El punto es que el hombre aún no se emancipa, aún es dirigido por otros, aún no asume la responsabilidad necesaria para ser libre.  

Pero Kant es un soñador, tiene mucha esperanza en la humanidad, y nos da la solución: ¡Sapere aude! Que normalmente se traduce como: ¡Atrévete a saber! Pero Kant quiere ir más allá, no sólo significa atreverse a saber, más bien nos quiere decir: ¡Atrévete a pensar!

Como ser libre segun la filosofia

Kant recurre a este término constantemente para decir que el primer motor hacia la libertad es el atrevimiento; pero sólo es el primer paso, una vez dado, el que piensa experimenta la reflexión, la contradicción. Se pregunta: ¿realmente soy lo que dicen que soy? ¿realmente esto es como dicen que es? Cuestiona, no da las cosas por sentadas. Después aparece un nuevo camino, desconocido hasta entonces: el de la libertad, un camino que es medio y meta a un tiempo.

Para terminar, Kant sabía que no basta sólo con pensar, hay que expresar el pensamiento. Siempre habrá algunos que sean libres y de esos pocos es la responsabilidad de contagiar a los demás, de comunicar la libertad a los demás. Y es claro al afirmar cuál es el medio para expresar el pensamiento: la palabra, más aún, la palabra escrita. Platón sabía que la palabra es esa herramienta inmortal que ayuda al hombre a descubrirse y a reinventarse, Kant también lo sabía: la semilla del pensamiento, puede contagiar a los demás y, en una palabra, reinventarlos.

Ver: 8 libros de filosofía que cualquier persona debería leer por lo menos una vez

Como ser libre segun Immanuel Kant

¿Eres un apasionado de la filosofía?, envía un texto de mínimo 400 palabras a culturacolectiva.com/colaboradores y logra que más de 60 millones de personas descubran las nuevas propuestas filosóficas o se animen a darle una oportunidad a las teorías que han ayudado a formarnos como sociedad.

Ahora que sabes qué es la libertad según Immanuel Kant, puede interesarte:
La muerte según la filosofía de 8 pensadores
Una tarde con Sócrates
50 libros básicos para los amantes de la filosofía

Referencias: