Switch to English
Arte
Cine
Comida
Entretenimiento
Estilo de vida
Historia
Letras
Moda
Fotografía
Música
Viajes
Catar

LETRAS

No hay primavera si tus labios no recorren mi cuerpo y lo hacen florecer

Por: Astrid Arbildo27 de septiembre de 2017

La vida se vuelve más soportable cuando la pasamos al lado del ser amado, cada momento de banalidad se puede convertir en un recuerdo imborrable de la mano de quien nos complementa. El poema que nos presenta Astrid Arbildo es una declaración de lo anterior, una prueba de que cuando dos corazones colisionan, un universo íntimo nace.

QUE NO ME FALTEN PRIMAVERAS

¿Cuál es la cura para este vacío que puebla mis noches y secuestra las estrellas?

¿Por qué amanezco rumiante y cubierta de excusas?

Habría que declarle la guerra a la distancia,

adelantar la hora a los relojes e inventariar los sueños.

Te propongo perpetuar la unión de nuestros cuerpos en una cama crepuscular

y abandonar todo inútil intento por forzar reuniones entre comidas.

No encuentro otra opción que rebelarnos contra la dictadura de las estaciones

y declarar que no existen primaveras si tus labios no recorren mi cuerpo desnudo y lo hacen florecer.

Tendríamos que acabar con ese gentío visceral que se esconde entre nuestras sábanas

y declarar que sólo hay mañana si hay libertad para amar.

Debería, amor mío, dejar de estrujar palabras para sacarles jugo

y empezar a unir mis lunares para mostrarte el mapa de mi alma.

Te invito a perseguir las notas de una canción de Django Reinhardt

y desencadenar millones de revoluciones por segundo.

Reinventemos el amor, juguemos en la penumbra,

descubramos los secretos del mundo y vaciemos todas las cajas fuertes.

Empecemos a destruir las cárceles donde se encuentran los poemas.

Abandonemos los miedos, que son como pequeños duendes danzarines

que aparecen a mitad de la noche y quieren robar tu luz.

Démosle una lección a la humanidad y amémonos olvidando que existen las fronteras,

los esquemas, los datos y las normas que encadenan nuestras vidas a cajones de escritorios y zapatos de tacón.

Quédate conmigo esta noche de primavera y te enseñaré cómo hacernos eternos.

**

Cuando es amor las miradas y pequeños detalles se convierten en lo más valioso para nosotros, si has encontrado a quien inspira tus mañanas e ilumina tus pensamientos, quédate con esa persona.


Recomendados: Enlaces promovidos por MGID: