¿Qué nos faltó hacer? ¿Qué no hice? ¿Qué nos condujo al final?

viernes, 16 de junio de 2017 13:57

|Ivonne Mend




Asimilar la idea de que jamás volveremos a besar la boca de quien amamos, es aceptar un dolor insoportable:



'Con el hastío en los labios'


Arrastrando la rabia, con las manos hechas puño y paralizando el coraje. Con el corazón en un nudo para no juzgar, con el pulso en pausa. Con la mirada descompuesta y pérdida. Sin eco, sin sombra, rasgados, mascullados, así.

Así nos encontramos en este instante ya marcado por el destino.

No consigo deducir nada.

Agacho la cabeza, mis manos chocándose, exigiéndome una explicación.


parejas poemas de amor


¿Qué nos faltó hacer? ¿Qué no hice? ¿Qué nos condujo al final? ¿Qué  me debes? ¿Qué te robe?...

Sin una palabra alcanzo tu hombro, cierro mis ojos, toda mi expresión se frunce.

Ajenos, apartados. La versión no apta.

Desgastamos nuestros pasos que se dirigían a ese “para siempre” que prometía tanto.

Ocupamos tantos días añorando lo inalcanzable. Y hoy estamos vencidos, presos del escrutinio, de este martirio.

¿En qué punto torcimos el sueño?

¿En qué tiempo encorvamos la sonrisa?

¿En qué segundo empeñamos el alma?

¿En que instante nos corroímos?

¡Infectados! Lacerándonos a tornapunta sin hartarnos.

¡Vaya tortura!

Creímos ir tras los ensueños usuales, el “felices para siempre” que prefabricado ansiamos adquirir. Y adjudicamos la plenitud íntegra, sin ver que fincamos nuestras lápidas, verdugo y reo, reo y verdugo. Duplicidad estúpida.



poemas amor parejas

No puedo mirarte, no quiero.

Alejémonos.

Bastante mal nos hemos hecho.

Tus ojos me acribillan en injurias, en quejas, en reclamos. Aún duelen tus formas de aplastarme, de persuadir, de manipular. En vano cada intento, inútil cada derroche de energía.

En un bramido apenas coherente, imploras extender esta amargura. "No despilfarremos bríos, la existencia recauda altos precios a los malgastados", te digo, con escasamente un hilo de voz.

Con la más magnánima tregua, con el mutismo más cordial, con la lucidez última, con la obediencia minúscula que sentencia el manual, con la suela gastada, con las visiones disipadas, con los pies fastidiados, resignados.

Buscamos extraviados el sendero, cada uno por su cuenta, en silencio. Adoloridos nos alejamos.

Cuando decidimos terminar el desencuentro, cielo mío…    

poemas de amor parejas


**

Hay tardes en las que la distancia nos duele como un hielo quemando nuestra piel, pero en aquellos momentos puedes relajarte al escuchar alguna —o todas— de las 4 canciones con poderes mágicos para tu cerebro.

**

Las fotografías que acompañan al texto pertenecen a Sophie Van der Perre.

REFERENCIAS:
Ivonne Mend

Ivonne Mend


  COMENTARIOS