Guía fácil para convertirte en punk y rebelarte contra el sistema

Guía fácil para convertirte en punk y rebelarte contra el sistema

Por: Ben Lancelot -

Descubre con Benjamín Font qué significa ser un punk de verdad y cómo cambiaría tu vida si te volvieras un rebelde antisistema y dejaras de ser un godín cualquiera.


¿Te has preguntado cómo cambiaría tu vida si te volvieras antisistema? descubre en este cuento de Benjamín Font qué significa ser un punk de verdad y cómo darle la espalda de una vez por todas al capitalismo godín.

Guía fácil para convertirte en punk y rebelarte contra el sistema 1

-Por ahí de febrero de este mismo año descubrí, gracias a un test en Internet, que soy un punk, entonces me di a la tarea de investigar lo que significaba serlo.

Estaba dispuesto a asumir mi nuevo rol en la sociedad como punketo, comencé mi transformación escuchando un montón de bandas: Los Ramones, Misfits, Dead Kennedys, entre otros.

Relacionado
diagnostico-aproximado-de-mis-ultimos-8-desastres-amorosos

Descubrí que el punk cumple con la función cultural de proveer identidades distintas a las que se forjan en el patio del recreo o en la oficina; no era un mero berrinche, necesitaba una nueva identidad, necesitaba ser disidente, necesitaba más cera en mi cabello. Los verdaderos punks son resistentes a la tiranía y a la opinión de terceros, entonces tomé la decisión de cambiar mi peinado, tenía que ser uno suficientemente llamativo para generar atención pero al mismo tiempo tenía que ser posible ignorar esa atención que me era otorgada por mi nueva pinta.

Trabajo en un banco, entonces no podía raparme de los lados o pintarme el pelo de color verde, así que decidí peinarme de picos y saturarlos de gel para que se vieran negros y brillantes, ¡oh yeah! Podía sentir un baby punk crecer dentro de mí.

Guía fácil para convertirte en punk y rebelarte contra el sistema 2

Lo siguiente en mi lista era convertirme en un anarquista, un antisistema y lo lograría con actos llenos de revolución y rebeldía. Lo primero que hice fue quitar el USB de mi jefe de un trancazo, ignorando la advertencia de seguridad, (me estoy volviendo loco, pensé). Así seguí con más actos: no declaré mis impuestos, trabajé el primero de mayo y descansé el segundo día del mes, incluso rayé un pequeño graffiti usando una pluma, plasmé mi mensaje en la pared de un baño público: “Nunca sabré lo que se siente la felicidad” (aceptémoslo, es una frasezota digna de un punk).

Relacionado
odio-a-los-amigos-de-mi-pareja

Pero lo que me coronó como el Ramón entre los Ramones fue fumar marihuana en el estacionamiento de una plaza comercial. Me sentía el hijo rebelde de Andrés Manuel, ese que despilfarra en tiempos de austeridad, o como el amante de Margarita Zavala, aquel que nadie ha visto pero sabemos que existe. En una palabra: tremendo.

Tenía una nueva vida y no podía parar, los punks suelen evitar el consumismo irracional, así que ese año no compré el álbum Panini del mundial, estoy seguro que fue un golpe crítico al capitalismo y a las grandes corporaciones de álbumes de estampitas. Pero tenía que hacer algo más grande, algo digno de un Misfit; fue entonces cuando empecé a dejar de usar servilletas, descubrí que son totalmente innecesarias, te puedes limpiar con tu manga o con la piel de tu brazo. Mi cartera también agradeció este gesto, ¿sabías que el consumidor promedio gasta hasta 158 pesos al año en servilletas? Lo sé, una locura.

Guía fácil para convertirte en punk y rebelarte contra el sistema 3

Completé mi imagen de renegado cambiando mi ropa y agregando unos tatuajes, tomé mis jeans y dejé que mi perro hiciera hoyos por todos lados, me perforé el ombligo y me colgué un atrapa sueños; me tatué el infinito en el tobillo y las reliquias de la muerte en la muñeca izquierda. Mi transformación estaba completa, tenía la idiosincrasia del punk, el peinado, la ropa, la música, lo antisistema y consumía racionalmente. Lo tenía todo.

-¿Y qué pasó, por qué dejaste de ser un punk?

-Hice un test: “Descubre qué antojito mexicano eres” y resulta que toda mi vida he sido una tostada de tinga, lo cual es irónico porque odio el tomate.

Guía fácil para convertirte en punk y rebelarte contra el sistema 4

Si quieres conocer más historias de gente que no se queda esperando a que le pase la vida, te sugerimos seguir al autor: Benjamín Font en Facebook y en Instagram. También puedes encontrar en todas las librerías: Ni nos queríamos tanto, libro escrito por Benjamín.

Relacionado
historia-de-un-romance-imposible-entre-primos

¿Tú también cambiaste de identidad por un test y quieres contárselo a nuestra comunidad? envía un texto de mínimo 400 palabras a culturacolectiva.com/colaboradores y logra que más de 60 millones de personas descubran los tropiezos de descubrir quién eres según el Internet.

Ahora que sabes qué significa ser un punk de verdad, puede interesarte:
Por qué dos delincuentes latinoamericanos fueron condenados a leer a Paulo Coelho
¿Qué significa cultura y qué representa ser una persona culta?
Tennessee Williams. Frases y obras además de 'Un tranvía llamado deseo'

Referencias: