Letras

¿Qué sucedió con el anhelo?

Letras ¿Qué sucedió con el anhelo?


Existen aquellos que creen que nadie se va de esta vida sin antes pagar lo que hizo en vida...



'Nadie se va sin pagar' 


Hoy moriré,

pasaré a otro mundo,

la puerta abriré

y saldré de este mar.


Nadie se da cuenta,

pues viven apresurados,

todos se dan la vuelta,

al ver al mundo acabado.


¿Será que están asustados?

buscan un medio de escape,

por eso corren alborotados,

antes de que la realidad los alcance.


poemas-desamor


Hoy cruzaré el sendero,

hacia un mundo más allá,

hoy emprenderé el viaje,

hacia ese mundo espiritual.


Ya no quiero verme sola,

cargando con todo el mundo,

lleno de plástico

y de cerebros sin rumbo.


Mi rumbo hoy lo he marcado,

queriendo olvidar,

el daño causado,

camino anhelado.


De paz y armonía,

ni guerra ni mentira,

no hay cuerpos,

sólo alamas y credos.


No tengo miedo de viajar,

no hay nada que perder,

mis pensamientos apostaré,

a lo que hay por aprender.


El mundo da vueltas sin parar,

sin pensar ni escuchar,

sólo viendo que hay por juzgar,

aunque no hay aire que inhalar.


poemas desamor


El mundo me abruma

con todo eso que…

sólo comen lechuga

y mueren de sueño.


Ahora entiendo todo aquello,

los libros expresan verdades,

ahora sé que es cierto,

por eso el mundo no los lee.


Ayer no paraba de gritar

que el saber hay que fomentar,

nadie me escuchó,

muy pronto lo lamentarán.


¡Bata de palabras!

el momento llegó,

voy por nuevas hazañas,

sin saber si es lo mejor.


Siento un calor inmenso,

que no puedo moderar,

mi corazón esta atento,

al verse herido de mortandad.


Suspira su último aliento,

profundo y largo,

mientras siento

que me quemo.


La hoguera se apaga,

los ríos la han mojado,

ríos de mi pecho,

como una fuente sin calma.


Ríos de un rojo granate,

que recorren mi ser,

ríos que se entrelazan,

son una gran red.


poemas de desamor


La red no es infinita,

entre mis piernas el cause,

acrecentándose…

volcando está.


Cierro los ojos,

puedo verme,

desnuda y dormida,

veo el sendero.


Me tranquiliza observarlo,

no estoy sola,

una sombra,

me señala hacia atrás.


Rotundamente no es mi tiempo,

debo regresar,

la sombra es estricta:

¡Vete sin voltear!


De un jalón vuelvo a mí,

no entiendo pero siento,

no sé que vi,

o a dónde fui.


La sombra vino a este plano,

se acerca y besa mi herida,

creo la reconozco,

agradezco que esté aquí.


Observo las cicatrices y lloro,

las hice yo,

observo el desorden y respiro,

aún soy yo.


¿Qué sucedió con el anhelo?

morir era la solución,

¿el mundo cambio?

en mí no había opción.


Caigo en la cuenta,

la realidad sola no se arregla,

no es cosa de otros,

también es cosa nuestra.


Quitarse la existencia,

es un escape,

igual de cobarde,

que vivir sin congruencia.


Hoy mi garganta no está cerrada,

tengo mas fuerza y aliento,

la sombra me acompaña,

a la cima de mi intento.


poemas-desamor



**

Nadie es experto en el amor, pero las experiencias que vivimos nos ayudan a saber qué es lo que queremos y no de nuestra vida; sin embargo, nunca está de más leer, como estos 12 libros que te enseñarán todo lo que necesitas saber sobre el sexo y el amor para no arruinar tus relaciones.




Referencias: