Qué vano es el amor cuando no se siente
Letras

Qué vano es el amor cuando no se siente

Avatar of Fadua Ramos

Por: Fadua Ramos

2 de junio, 2017

Letras Qué vano es el amor cuando no se siente
Avatar of Fadua Ramos

Por: Fadua Ramos

2 de junio, 2017



Sí se puede morir de amor. La agonía, el dolor en el pecho, las noches en vela y, finalmente, el último respiro de un sentimiento que parecía eterno nos pueden derrumbar. Tener el corazón roto lo eclipsa todo, cada pequeña alegría se ahoga en la tormenta, cada rayo de luz que aparece en el camino se ensombrece. Creemos que no habrá un mañana, que la noche se volverá infinita y el sueño de algo mejor en el futuro es sólo un rumor que se evapora tan pronto lo percibimos.

Pero hay que entender algo: el corazón sana, el dolor acaba y siempre hay un mañana. En el siguiente poema de Fadua Ramos, el Yo poético se sumerge hasta el fondo del desamor, pero nos deja ver que hasta en el camino más tormentoso sale el sol.


tristeza


Qué vano es el amor cuando no se siente.

Y es que me volví adolescente y de pronto ya no me hallaba aquí,

volteé hacia el retrovisor y él ya no me hacía compañía.

Así sucede, bien dicen las estrellas que los fugaces somos nosotros.

Qué disturbio presentaste en mi corazón, al final sabía que te marcharías, no tenías por qué quedarte a contemplar esta obra tan extraña.

Solos llegamos y solos nos vamos, al final el único camino que queda es seguir completamente solos y locos.

Me gusta mi locura, pero digamos que en ocasiones no me deja avanzar.

Me perdí en la curvatura de sus labios y en sus lunares.

¿Qué me queda de la vida si soy llorona?

¿Qué me queda como alivio?

Un buen día dediqué varias canciones a las personas que me topé y no volvieron.

No sé si el destino nos ponga de nuevo en la ruleta,

lo que sí sé es que por ahora soy y seré tu toxina.

Perdón, amado mío, pero soy todo lo que tengo.

Perdona también por ser tan pesimista,

pero como dice el letrero que llevo con orgullo

pegado en mi espalda,

“dile donde quiera que esté que aún lo quiero”.

Discúlpame por ser todo un espacio vacío, todo un viaje, un laberinto.

Soy un recital, lleno de silencios y aplausos.

Tal vez, amigo mío, no logres comprender lo que la carta de despedida dice,

pero ve las cicatrices en mi antebrazo,

las ranuras de mis piernas,

la ficción en mi sonrisa,

quizás ahí sabrás si me esperas,

si darás pasos sin aviso

cuando ya no me consuma en llanto.


olvidar tu infidelidad tristeza six years


¡Ay, vida mía! Dime quién eres para mí.

Dejo entrar a cien, y entre esos cien no encuentro uno.

Déjame seguir y decir que sólo fluyo,

sólo invento versos para ver si al final veo a mi otro.

Agradezco al destino este rayo de luz que ilumina mi aura

ahora que está tan oscura.

Déjame ya, penumbra.

Déjame hacer negocios con el rocío,

poner los pies en el suelo.

Parece que camino con las manos,

tan delgadas, tan frágiles.

Cuántas culpas, qué vida.

Ahí donde todos ven colores, sólo veo gris.

Díganle a mis pensamientos que me dejen un segundo en silencio,

que me dejen bailar y aplaudirme a mí misma,

abrazarme, salir un rato de la melancolía

que tanto me atrofia.

¡Ay, alma mía, qué desgracia!

Soy una pequeña que juega y se hace la guerrera.

Soy más sol que el que aparentan estas letras.

La desgracia comenzó el día que te sentí,

ese día aprendí que algunas cosas no se olvidan.

Pequeño gran hombre, eres mi maldición.

Hoy muero, hoy digo adiós a mi agonía.

Pido que nadie recuerde a la que murió de amor, a la que murió de ti.

Que recuerden sólamente lo que fui,

la llorona.


poemas de tristeza


**

El amor puede ser la más grande fuerza creativa, el motor de la imaginación; pero de la mano del amor siempre va el dolor, y del dolor también nacen las obras más hermosas. 
Si quieres leer más poemas de amor y desamor, te invitamos a que conozcas a los autores de los poemas para los que se resisten a superar las decepciones y los poemas para los que no quieren olvidar.


Referencias: