quiero

Quiero ser el momento que te llene de alegría.

Quiero ser el instante que te haga existir.

Quiero ser la razón cuando alguien te pregunte porque sonríes.

Quiero ser el motivo de tu palpitación agitada.

Quiero ser la única por la que derrames lágrimas; lágrimas de éxtasis.

Quiero que cuando veas o escuches la palabra amor, tu cabeza sólo pueda susurrar mi nombre.

Quiero, de una manera egoísta, ser la culpable de tu felicidad.

Quiero que digas que eres mía, por gusto, sabiendo que nadie es de nadie. Y que pudiendo ser de cualquiera, tú prefieras ser mía.

Quiero que mis palabras contengan tu esencia, que seas la culpable de cada verso.

Quiero que me veas siempre como aquella primera vez; repasando mi cara hasta el cansancio, deteniéndote en mis labios, acariciando mis cejas y besando mis labios.

Quiero que tus manos recuerden mi tacto, que cuando palpes otra piel, tus manos sólo sientan la mía.

Quiero que tu nariz respire mi olor, que mi olor te llene de recuerdos.

Quiero ser más que un recuerdo, quiero ser eso que llevas contigo a todas horas, como el aire.

Quiero ser quien te haga decir que ya sabes lo que es el amor. Quiero ser quien le dé significado a esa palabra.

Quiero que mi cuerpo se una al tuyo, que mi piel sea parte de la tuya. No quiero sólo sexo, quiero hacerte el amor; quiero amarte con la piel.

Quiero que mis dientes muerdan tu cuello, dejando tu piel incandescente, haciéndote vibrar.

Quiero que las dos comillas que se forman en tus mejillas al sonreír, me hagan existir.

Quiero contar tus lunares infinitos, perderme en la cuenta, y cada noche volver a empezar.

Quiero que, una y otra vez, te preguntes dónde había estado toda tu vida. Y que sientas que llegué a tu vida, justo a tiempo.

Quiero darte razones para que al vivir sin mí, me extrañes.

Quiero que sólo seas tú, todo el tiempo; dejarte ser. Que seas tan tú pero que me lleves en cada paso.

No quiero que me necesites, quiero que puedas vivir sin mí, pero que una y otra vez prefieras vivir conmigo.

Quiero prestarte mis alas cuando las necesites, llevarte a volar y traerte de regreso. Quiero sostenerte, ser el piso donde caigas.

Quiero que me dejes volar, quiero elegirte sobre todos los seres que rondan mi cielo.

Quiero ser tu sol, tu lluvia, tu calor, tu frío. Ser tu día y tu noche, tu instante y tu eternidad.

Quiero, sobre todo quiero, hacernos eternas.

Y quiero, amor mío, sólo quiero, ya no querer nada más…


Referencias: