Letras

Quisiera ser como los demás, aunque ellos no puedan ser como yo

Letras Quisiera ser como los demás, aunque ellos no puedan ser como yo

Los demás tienen fuerza de voluntad, saben decir no para siempre y mantener su cabeza tranquila sin ningún tipo de remordimiento.


Los demás suelen ser puntuales, no se quedan atorados en el pasado y reconocen la importancia del tiempo y el significado de unos minutos más o unos minutos menos.


Los demás no encuentran un significado a las canciones o a los poemas, saben disfrutar de esos placeres de manera literal y no se sumergen en la semiótica de las cosas.


post-image


Los demás saben olvidar, no releen la novela de su vida y no están condenados a sus errores o a los momentos más felices que vivieron.


Los demás ven la luna como un faro que ilumina el mar y no como una amante del sol que vive un amor imposible.


Los demás creen en las casualidades y no en el destino.


Los demás se curan en una fiesta y no nadando en la playa más bella.


Los demás son inteligentes, no se aferran, tienen el dinero bien contado en su cartera y la rutina les durará un vida entera.


Los demás la tienen fácil, los demás pueden despertase hoy y tomar una decisión, sin ningún tipo de dolor.


post-image


Los demás no están condenados al capricho de las emociones, sus capas se mantienen intactas y no se erizan cuando escuchan el canto de un pájaro en el atardecer.


Y aún envidiando a los demás, lo cierto es que los demás no sienten como yo siento, no bailan como yo bailo y, definitivamente, no viven como yo vivo.



**


Muchas veces no entendemos el por qué de la vida, por eso, estas lecciones de amor, filosofía y sexo que sólo aprenderás de La insoportable levedad del ser te ayudarán.



**


Las fotografías que acompañan al texto pertenecen a Elliott Dunning.



Referencias: