Letras

Que el rastro de mi caricia se pierda en sus mejillas cuando mi alma le haya robado un beso

Letras Que el rastro de mi caricia se pierda en sus mejillas cuando mi alma le haya robado un beso



El siguiente texto, escrito por Michelangelo Collin, indaga en la figura femenina como un objeto de su deseo amoroso.


correr sexo en la primera cita


Mujercita

No puedo darme el lujo de decir que he encontrado la mujer de mi vida,
porque aún no nos pertenecemos,
aún nuestras palabras no han recitado un baile de desconocidos sentimientos,
de inocentes emociones.


destacada sexo en la primera cita


No puedo darme el lujo de decir que he encontrado a la mujer de mi vida,
porque tal vez sea una niña dentro del cuerpo de una mujer.
Ha de ser niña de grandes sueños y metas, una niña que juega a ser mujer.
Sé que el tiempo trata de engañarme sobre aquella niña que se convertirá en mujer.


mujeres indie rock


No puedo darme el lujo de decir que he encontrado a la mujer de mi vida, porque sé que será niña por el resto de su vida y eso en mi marca una sonrisa en mi alma.
Como el oro, mis sueños iluminan mi humilde rostro de cicatrices y en mis sueños suelo llamarla mía, mi niña.


mujeres sin tabues


En mis ilusiones suelo verla sonreír por razones desconocidas,
porque no creo que sea por mí,
porque mi alma es tímida, fuerte pero herida como un animal indefenso en medio del cascajo civilizado.


destacada como le gustan los hombres a la s mujeres


Mi alma vive con la esperanza del verde bosque de sus ojos, con la esperanza de lavar mis manos en la corta cascada de sus saciables rizos, que el rastro de mi caricia se pierda en sus mejillas cuando mi alma le haya robado un beso al mirarnos instintivamente.

***

A veces la ausencia provoca los alientos más poéticos, como un rastro del pasado o una señal de que en realidad nada está dicho.


Referencias: