Rayuela, el cigarrillo consumido
Letras

Rayuela, el cigarrillo consumido

Avatar of Diego Pacheco Illescas

Por: Diego Pacheco Illescas

7 de diciembre, 2015

Letras Rayuela, el cigarrillo consumido
Avatar of Diego Pacheco Illescas

Por: Diego Pacheco Illescas

7 de diciembre, 2015

 



Primera escena.

Ext. Puente sobre agua en París. rue de Seine esquina con Quai de Conti y Ponts de Arts.

Oliveira camina por el puente. Un hombre  entrando en su década cuarta vaga en una tarde de invierno. Está vistiendo una abrigo negro y largo, trae un corte de pelo moderno y relamido hacia atrás con una barba de una semana.
De su bolso saca una cajetilla de cigarrillos y un encendedor. Enciende su cigarro y el humo del cigarro se difumina con el vapor corporal.

En el otro lado del puente La Maga, una mujer una década menor que él camina en el mismo puente. Es una tarde de Verano. La maga se recarga en el puente observando su silueta en el agua, detrás de ella Oliveira. Un hombre entrando a sus treinta años vistiendo con unos tirantes y una camisa blanca, la abraza por detrás.

La maga voltea y acaricia su rostro. Sonríe. Sus ojos se arrugan con el movimiento de la boca. Su piel se henchían al ver a Oliveira. Se besan.

Corte.

Oliveira está en el puente en la noche de invierno. No hay nadie. Solo él y su humo y su vapor.

Corte.

Segunda escena.

Ext. ghetto de Marais. Tranvía metro. Parque.

Oliveira. Un adolescente de diecisiete años con pantalones de mezclilla rotos y una franela atada a su cintura. La maga, dieciséis años. Camina a lado de Oliveira por el ghetto comprando un Hot Dog. Caminan agarrados de la mano.

El cielo truena, las nubes se hacen negras y el viento comienza a  soplar. La Maga roba un paraguas que tenía un agujero y su propósito de cubrirse no ayuda de nada, el agua se acumula y moja en exceso a Oliveira.

En medio de la tormenta se suben a un tranvía donde el paraguas sólo estorba, pica las costillas y ojos de los pasajeros. El conductor molesto baja a los adolescentes.

Corren bajo la lluvia con el paraguas roto abierto sobre sus cabezas sin función alguna, están en el éxtasis de la riza.

Oliveira avienta el paraguas y se esconden bajo un árbol. La Maga saca sus cigarrillo mojados de su bolsillo, los secan con el encendedor y prenden uno para los dos.  

Corte.

Tercera Escena.

Int. rue des Lombards.

Madame Léonie; Una mujer mayor con cabellos esparcidos y gafas anacrónicas. Viste con demasiados ornamentos de la cultura Balcánica-gitana. Ella sostiene la mano de Oliveira (en sus cuarenta años usando el abrigo negro). él está bebiendo de un whisky enfundado de una bolsa de cartón.

Léoni.

¿Y La Maga?

Oliveira.

¿La Maga? tu no conoces a la maga.

Léoni.           

Por supuesto.

Oliveira.

Nunca la traje a éste lugar.

Léoni.

Por supuesto. Es la chica que sostiene dos velas verdes. En un espejo te encuentras tu como un reflejo con una flor amarilla en la mano.
Ella sufre, ella siempre ha sufrido. Es muy alegre, adora el amarillo, su pájaro es un mirlo, su hora es la noche, su puente el Pont des Arts.

Oliveira se toma de fondo lo que quedaba en su cartón de whisky y se retira.

corte.

Int. Libreria de la rue de Verneuil.

La Maga (entrando a sus treintas) pasa por el umbral de la libreria donde un anciano se encuentra dormido detrás del mostrador. de éste mismo mostrador salta un gato. La Maga lo acaricia y juega con él. Oliveira se encuentra detrás del vitral, está vestido con los tirantes y la camisa blanca, en su mano sostiene unas flores amarillas. Se esconde para no hacerse notar ante La Maga que  observa como ella juega con el gato.

Corte.

Oliveira (abrigo negro, cuarentón) sale de rue de Lombards y da una vuelta. recorre el puente, el ghetto, el parque de ida y de regreso. En el puente ve a Léoni fumarse un cigarro, el humo parece ser mucho mas denso que el de un cigarro de tabaco.

Oliveira suspira.

Cuarta escena.

estación de tren. BoulMich.

Oliveira llega a París, es un joven en sus mediados veintes: tiene una mirada cansada, una barba ya larga aunque su rostro se esconde bajo una boina.

Es primavera y usa una chaqueta ligera y unas botas para poder caminar a grandes distancias.

Se establece en un cuarto. Es el ático de algún franchute que rentaba un cuarto. se trata de un pequeño ático con una ventada cuadrada que da a la calle, una cama, un escritorio y un pequeño mueble que se dio la forma de ropero.

Oliveira sale a caminar, de pronto siente hambre y se mete a un café el BoulMich. Del otro lado del cuarto observa a una muchacha mientras pide un café y unos panecillos.

La muchacha es unos cinco o seis años mayor que él. Se viste elegante y también bebe elegante: un expreso doble en una pequeña taza, toma de su café y después limpia su labial rojo de la taza.

Corte.

Oliveira y la Maga salen del café; ´el ahora es mayor que ella, trae un saco con coderas un peinado de lado con gel en demasía y unos anteojos con aumento mínimo. La Maga es una adolescente con un vestido amarillo.

  

Corte.

Int. Museo contemporáneo.

En la galería se encuentran obras estridentes de las vanguardias de la post-guerra, habían algunos cuadros que a La Maga le interesaban, en el puntillismo de Seuart se encontraba disuelta en su uso del amarillo para retratar el atardecer mientras Oliveira se fascina por el estridentismo, la abstracción del dripping de Pollock y el neo-cubismo de Rothko.

Corte.

Quinta escena.

Ext. parque.

Oliveira (saco con coderas) se encuentra acostado en las piernas de La Maga con su vestido amarillo. Oliveira divaga observando los cielos y las nubes.

De su saco con coderas saca un reloj, un mapa y una brújula. Deja su postura de reposo y se pone en cuclillas, estira el mapa en el pasto y coloca la brújula orientando el mapa acorde. La Maga agarra la brújula y la avienta, ésta cae a lado del paraguas.

La Maga toma la mano de Oliveira y comienzan a rondar por las calles de París. Oliveira ahora viste con una boina y una chaqueta ligera y esta en sus veintes. La Maga, aún con el vestido amarillo, creció un par de años mayor que él.

Corte.

Vuelven a entrar un bar de jazz en vivo, la banda hace covers de Django Reindhart y Joe Pass.

La Maga le enseña explica algo a Oliveira pero el no puede distinguir lo que dice. La música está muy fuerte y él está perdido en su rostro. Ella toma una servilleta y pide una pluma. Una mesera vestida como si fuera un hombre de inicios del siglo XX le da una pluma bic.

En la servilleta traza una línea horizontal y tres verticales: En la primera línea escribe Metafísica, en la segunda física y en la tercera Patafísica.       

Corte.

La Maga sigue siendo unos cinco años mayor que Oliveira pero ahora no usa el vestido, usa una camisa amarilla y unos pantalones. Instala en el ático de Oliveira una tornamesa donde escuchan un disco de Django, Oliveira sube con un pomo de vino y unos vasos. Minor Swing se escucha a todo volumen.

Ambos se emborrachan y encienden cigarros escuchando el jazz gitano.

Corte

Sexta escena.

Int. Un café.

Es un café grande con mesas exparcidas y una alfombra roja.

Oliveira (cuarentas, abrigo negro) se encuentra en una mesa desayunando solo cuando, a dos mesas de la suya, un hombre tira un tarron de azúcar. En ese momento Oliveira es un niño de ocho años ve caer el tarron y se baja de un brinco de su silla y corre apresuradamente a recoger el tarron. En ese mismo momento la gente adulta comienza a caminar y no se puede mover, lo único que ve son largas piernas impidiéndole el paso, de estas pierna comienzan a caer artefactos: llaves, servilletas, teléfonos etc.

Oliveira en sus ocho años de vida se mueve rápidamente recogiendo todos los objetos y los que puede cachar los cacha. El niño se mueve rápido hasta llegar al tarron y comienza a recoger el azúcar, para esto le caen más llaves y celulares y pedazos de comida, tantas cosa que se encuentra inundado dentro de artefactos y pedazos de comida.

corte.

Oliveira despierta en sus cuarenta años con su abrigo negro. Está acostado en una banca con la colilla de un cigarro consumido y el whisky en cartón en su otra mano.


Referencias: