Letras

Razones cotidianas para intentar ser escritor

Avatar of Euan

Por: Euan

Letras Razones cotidianas para intentar ser escritor



Fragmento de la carta enviada a Violeta R.


quiero ser escritor


Yo quiero ser escritor. Te lo juro. Es lo que más me gusta.

A pesar de mi horrible caligrafía, de que casi no tengo las ideas claras, de que puedo ser un inútil o poco creativo. Yo quiero vivir de las letras porque es la única belleza que me deslumbra, que me excita hasta el fondo.

Quiero escribir para sentirmer vivo, para demostrar el amor que siempre le he tenido a la vida. Escribir para inmortalizar los sentimientos, sueños y frustaciones. Para plasmar mi lado infernal y hacer algo bueno con las lágrimas y los litros de alcohol consumidos.

Viajar y llevar siempre una cuaderno, capturar lo que veo con mis astigmáticos ojos y mandarle recados a los atardeceres. Anhelo ser el mejor escritor para alguna persona. Alguien que llegue a admirarme por lo que pude hacer y no por lo que tengo o lo que nunca gané.

Seré muy feliz el día que mis amigos vayan a una librería y lean mi nombre. Cuando se acerquen lentamente al estante; toquen el ejemplar, observen el título y se sientan profundamente contentos por mí.

Deseo que las señoritas lleven mis libros en sus bolsas, para leer en el autobús, mientras escuchan su música favorita. Y que las señoras que un día fueron mis compañeras de clases se sientan atrapadas, que extrañen mi silencio y lleguen a comprenderlo, y recuerden mi timidez, le reduzcan media hora al sexo nocturno con sus parejas y me lean.

Tal vez que sientan arrepentimiento por nunca dejarme entrar a su corazón.

Quiero ser escritor. Más que casarme, ganar una fortuna y tener hijos.

Tal vez enamorar a una linda mujer con mis letras, con mi cabeza retorcida y mi sencillez. Deseo conocer a alguien que me quiera por lo que soy, que siempre me esté corrigiendo la sintaxis, y en especial la vida.

Escribirle que la amo con todo el fuego que jamás podré crear. Dedicarle poemas en el desayuno, en el trabajo, en la mesa antes de cenar, bajo su almohada, en las paredes de nuestro cuarto. Decirle que nunca me faltarán ganas de adorarla, que sólo me bese y lea para ser feliz y llenarnos de paz y felicidad.

Solo quiero ser escritor. Alguien que le dedique parte de su vida a sus amigos, en párrafos, en microcuentos, en notas vagabundas y melancólicas con pequeñas menciones de agradecimiento. “Gracias por el momento, por la borrachera, por los abrazos, el café, y gracias por creer en mí”.

Escribir para que mis padres sientan que todo valió la pena. Robarle un minuto de su tiempo a él, en la hora del desayuno mientras lee el periódico, y nota que el autor es el mismo chiquillo al que en el pasado cargaba en sus hombros.

También quiero que ella me vea como el mejor. Y se lo presuma a sus amigas, sintiéndose orgullosa de decir que ella me preparaba la cena y el café de todas las noches, y sobre todo se enorgullezca de ser mi madre.

Escribir muchos libros. Sobre el amor, las mujeres, el Rock and Roll, la amistad, la locura. Libros feos, cortos, largos, ridículos, cursis, algunos para la mujer que amo, otros también.

Deseo que mi nombre nunca muera, o mejor, que exista alguien en este mundo que nunca me olvide. Dejar en el aire mis pensamientos, que siempre han sido profundos, quizás estúpidos, pero muy míos. No quiero perderlos sino dejarlos volando para que alguien los encuentre con un cigarro en la boca y quizá piense ¡Qué asco! ¡Qué tétrico! ¡Ridículo!

Yo quiero ser escritor.

Para dejar en hojas todo el amor que una mujer me hizo sentir.

Para revivir todos los éxitos que alcancé y seguir soñando con los que me faltan.

Para narrar todo lo que mis padres hicieron por mí.

Para dejarle algo bueno de mí al mundo.

Será un éxito que alguien me lea, aunque sea una sola vez.

A veces me despierto con mucha flojera, siempre solo y con el mismo deseo, Violeta, quiero ser escritor.


Referencias: