Requiem por todos los libros del mundo
Letras

Requiem por todos los libros del mundo

Avatar of Christian Becerra

Por: Christian Becerra

18 de mayo, 2016

Letras Requiem por todos los libros del mundo
Avatar of Christian Becerra

Por: Christian Becerra

18 de mayo, 2016




Novelas nuevas de amor

Todo cambio duele, sacrificas unas cosas por otras; hay transformaciones que han dejado empresas en bancarrota, como lo que le sucede a las disqueras hoy. Hay transformaciones que han cobrado vidas, como lo Revolución Francesa (por dar un ejemplo). Siempre habrá gente que las apoye y gente que se resista. Los cambios son simplemente inevitables, muchas veces impredecibles y casi siempre irreversibles.

Libros, los documentos de hojas de papel unido, forma parte de un ecosistema que era perfecto y armonioso, y que se está muriendo de forma rápida.

Las ideas no van a desaparecer pronto, tampoco las palabras, pero, el ecosistema en el que vivían, muere y está al borde de la extinción.

La librería, como lo conocemos, está condenada a muerte.

La muerte de la librería es el resultado de la migración de las ideas a libros electrónicos o e-books, así como la increíble variedad de selección de libros que puedes encontrar online.

Mientras tanto, Blockbuster también muere silenciosamente, víctima de hábiles empresas como Netflix o Apple... Es sólo un caso similar, pero, ¿a quién le importa?. Ir a un lugar a elegir una película que regresarías el día siguiente tenía su encanto, pero no creo que lo extrañemos demasiado, nadie dijo nada, ni lo dirán porque no hay nada que defender.

Volviendo a los libros, las editoriales tradicionales se conectan culturalmente al librero. Ese es su cliente, no eres tú, el lector, ¿acaso alguna vez haz intentado llamar al departamento de servicio a clientes de alguna editorial?. Al desaparecer el librero, desaparece la identidad literaria del habitante de un hogar y se almacena en bites, en invisibles bites de memoria. Lo mismo que sucedió con las fotografías y los álbumes de fotos de nuestra infancia; ya no existen pero a cambio tenemos incontables beneficios como la facilidad de editar, revivir,¡compartir! La informática hizo de las suyas, pero su siguiente víctima son los libros, y los grandes de la tecnología ya lo saben.

libro

Querido lector, la idea de "leer por placer" se extinguió no sólo por la llegada de la televisión, peor aún, por varias generaciones de no muy buenas filosofías de enseñanza, pésimos profesores de literatura. Aún recuerdo a mi profesor de literatura de segundo de preparatoria, Mr. Montgomery. Era el entrenador del equipo de baseball, pero también le asignaron la clase de literatura. ¡Jóvenes de 17 años en pleno desarrollo intelectual, aprendiendo de literatura de un entrenador de Baseball!.

Los primeros 18 años de mi vida, el libro para mí era una tarea o un castigo. ¿Quién me va a regresar esos años perdidos de lectura? ¿Mr. Montgomery? ¿la prepa?. 

Hace un par de meses entré a la biblioteca personal del padre de una persona muy especial para mí. Su padre ya falleció pero sus libros están prácticamente intactos, tomé el libro "Diarios de Motocicleta", escrito por Ernesto "Ché" Guevara. Yo tenía un viaje a Sudamérica en los próximos días, así que pareció una elección atinada... Con el paso de las páginas el libro comenzaba a envolverme más, y sentí el impulso de querer comentar con la persona que me lo prestó acerca la lectura, pero por desgracia, ya no vive. Me di cuenta entonces de que la identidad y personalidad del propietario original del libro se encontraba almacenada en ese librero de tres metros de alto por tres de ancho. Llegué a la conclusión de que no sólo "somos lo que leemos", sino que "seremos lo que leemos".

El librero es una valiosa herencia porque es la proyección de tus inquietudes, de tu momento histórico en nuestro planeta, de tu cultura, de tus miedos, de tus placeres, de tu identidad. 

Novelas nuevas de amor

Por lo pronto te invito a que vayas a una librería, un lugar tranquilo, civilizado; invernadero de creencias, respetador de ideas, y te conectes con las manos y ojos a un libro, lo envuelvas y te vayas a casa. Listo, acurrucarte ahora durante cinco o seis o cien horas en su compañía y sumérgete en un mundo nuevo. Y entonces, entiende que, lo que está en tus manos está diseñado para durar siglos, sin tecnología necesaria, lo tendrás tu por un momento, pero estará en las manos de alguien más, tal vez después de tu muerte. Si no me crees, me creerás.

***

Te puede interesar

3 libros que puedes leer en un día y cambiarán tu vida para siempre

15 libros básicos que todo amante de la literatura debe leer


Referencias: