Letras

Retorno a Bogotá

Letras Retorno a Bogotá

 

A Luisi Molano

 

Hoy es un día para decir desde las ganas de no quedarse callado, de no limitar la voz del alma, de no resignarse a que te grite en el estómago, y dicho sea de paso, prolongar la compañía de fantasmas, amén de fastidiosos. Todavía no es tiempo, pero ya estás recostado en el sofá, al lado de tu madre, en la alcoba de clase media en la que duermen. Ella suspira su dormir. La Luna también suspira, lo has visto a través de las cortinas que son verdes. Hoy es un día para no apostar a los recuerdos y ni hablar de los que hubiesen podido ser, pues ahora se tornan malintencionados. Te paras del sofá porque quisieras volver a tu cueva, a esa paz que la melancolía te otorga, a ese estado en el que te sientes de importancia tipo fílmica, extravagante, excesiva. Quisieras volver a la pagana libertad donde saboreas el deber sensorial, del silencio que se apodera de tus ojos auditivos, sinestésicos, y del humo del cigarrillo echado de menos, que entre otras cosas, adorna el cuadro de tu estrellado y consumido cielo fluorescente. Y el silencio reina, la luna suspira y te levanta, tu decir se ve frustrado por las ganas de una prudencia que al fin y al cabo es tan imprudente como el ronquido de tu madre y el sonido de tus pies sobre la madera. El aire de tu nariz empaña la ventana, y la ventana empaña la vista de las estrellas. El silencio reina, tu decir nuevamente esta frustrado. Tu alma grita sobre el estómago, y el fantasma, amén de fastidioso, te acompaña a que contemples la Luna mientras suspira.

 

Álvaro Díaz es un joven escritor colombiano que estudia en la Universidad Nacional de Colombia. Actualmente reside en la ciudad de Bogotá. Álvaro combina sus estudios en química con su gusto por la escritura, principalmente cuentos.


Referencias: