Letras

Se vende biblioteca

Letras Se vende biblioteca


biblioteca

Por cuestiones de salud mental y un tanto de rabieta juvenil, se pone a la venta biblioteca personal completa o por ejemplares. Cuenta con una amplia variedad de autores y temáticas que siempre, y por alguna extraña razón que aún no logro descifrar, se reduce a una sola cosa: a ella.

La extensa gama de géneros literarios acuñados a través infinidad de viajes alrededor del mundo, incluyendo el mismísimo transborde del metro Hidalgo, así como el no menos glamuroso pasaje de Les Bouquinistes, atrapados en el tiempo junto al Sena, dan forma a esta biblioteca de lo más excepcional.

Horas de interminable goce son garantizadas para el afortunado lector que tenga la capacidad monetaria y el valor de un veterano rejoneador, para hacerse de esta colección con alta carga emocional y aroma de esa mujer. Un tranvía imaginario que lo llevará por las colinas poco pronunciadas de mi interioridad, un viaje al centro de la tierra donde no hay más que tazas de conciertos y recortes de diarios viejos con los que solía armar sonetos a la Tristan Tzara.

Aquel ávido lector que no tiene inconveniente en consumir un drama griego o un fanzine de detectives que viven bajo la corteza de un árbol que nunca envejece (porque así fue siempre el estar contigo desde el inicio, un drama que daban ganas de ser Edipo a soportar tantas rabietas, o una historia barata con tintes increíblemente descabellados), no puede perder esta oportunidad.

De estar interesados, favor de tomar sus precauciones, ya que el viaje entre páginas y autores puede llegar a ser tan estrepitoso que al leer Los Hermanos Karamasov, uno puede presentar convulsiones a la Dostoievski, de igual e inesperada forma en plena lectura uno ya podría tener el gordo puño de Bukowski o de Hemingway atravesado en el cogote. Cargar siempre con un cambio de pantalones ya que Burroughs los puede dejar abandonados en un callejón oscuro, revolcados entre condones usados y cascaras de naranjas.

No todo es tan malo, ya que uno puede culminar su noche cenando con un Woody Allen tan simpático, que le hará escupir el trago de agua o embriagado de la luna al lado de García Lorca.

Para mayores informes, enviar un mail a [email protected] o consultar el directorio amarillo, si es que existe aún, tiene años que no veo uno.


Referencias: