Poema para entender el lado oscuro del amor

Jueves, 8 de febrero de 2018 11:29

|Cultura Colectiva



El amor no siempre es dulce, y eso lo sabe Juan Gelman. Abandonó la carrera de Química para dedicarse por completo al destino de las letras. Gelman (1930-2014), poeta argentino, hijo de inmigrantes rusos, se inició en la poesía desde muy pequeño orientado por su hermano Boris.

Considerado por muchos como uno de los más grandes poetas contemporáneos, su obra se encausó siempre en una ambiciosa búsqueda de un lenguaje con la apertura hacia diferentes recursos poéticos, además de la singularidad de un estilo para ver el mundo, la muerte, el amor y el sexo.


A continuación, te presentamos un poema de Gelman que describe la sombra que proyectan dos corazones iluminados por el amor.





SENTIMIENTOS


como un grito finito como un pedazo escaso

como un vuelo de piedra de luz encadenada 

desato mis caballos y anudo mi paciencia 

las voces de la noche levantan sus dos voces

las ramas de la noche levantan sus dos voces 

y miro el cielo abierto girar en su estupor 

en su furor sereno devienen más desastres 

y se desencadenan las bestias del amor 

y cantan y no cosen maquiavélicos sastres 

que unieron sin hilván tu corazón y el mío 

y ligaron sus suertes con bárbaras dulzuras 

sin decir que hace miedo hace hambre hace frío

y eso corrompe y mata las dulces ligaduras 

esos bárbaros sastres atan las destrucciones 

y rezan a escondidas a los pies de Satán 

y revientan de un golpe los dulces corazones 

y se beben la sangre y se ríen y se van 

esos demonios negros como tu amor y el mío 

con sus pústulas tiernas y su pura indecencia 

desato mis caballos levantan sus dos sones 

y miro el cielo abierto tu corazón y el mío 

sin decir que hace miedo atan sus destrucciones 

y revientan de un golpe hace hambre hace frío


**


La literatura y la poesía pueden ser las más bellas manifestaciones de erotismo. Si quieres leer poemas eróticos de escritores de todo el mundo, te recomendamos esta selección.


Cultura Colectiva

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS