INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Lecciones que nos dejó Sergio Pitol para caminar libres

12 de abril de 2018

Diego Cera

Vivir intensamente a pesar de los problemas, para poder entender que todo lo que veamos y aprendamos es lo único que tendremos al final de nuestros días. Más allá de las letras, esto es lo que Sergio Pitol nos enseñó acerca del mundo.



Quienes estudiaron o alguna vez pisaron las aulas de la Universidad Veracruzana saben de buena fuente que era común ver cómo las puertas se abrían para que un desorientado Sergio Pitol se asomara cuidadosamente preguntando si todo estaba bien. Parecía como si el autor supiera que su presencia siempre era requerida, aun si ésta servía únicamente para sentir que entre los pasillos de esta escuela caminaba a paso firme un monolito formado por experiencias, amistades, libros y amores.



Hay quienes dicen que sus últimos años de vida los vivió solo y sin amigos que lo acompañaran. Sin embargo, casi todo su tiempo transcurrió de esa manera, pasaba su vida encerrado en su casa escribiendo y reflexionando acerca de sí mismo, incluso hasta hartarse de su propia presencia.


«Escribir en el mismo espacio donde uno vive, equivalió durante casi toda la vida a cometer un acto obsceno en un lugar».
—Sergio Pitol



A pesar de la distancia, los lectores y alumnos de Pitol siempre lo sentimos cerca, tanto así que su obra no constituyó sino un compendio de lecciones de vida que hoy, al enterarnos que murió a los 85 años, sólo podemos recordar y tratar de llevarlas a cabo al menos a manera de homenaje hacia uno de tres últimos premios Cervantes de nuestro país.




-

Encara todos tus problemas



Siempre es mejor vivir en la melancolía —pero siempre mirando hacia el frente—, que llevar una vida hundido en la añoranza y con la cabeza agachada. No le importó ser huérfano y vivir rodeado de hombres que tenían la mente inundada por un sentimiento pre-revolucionario; ante los recuerdos y melancolía de estos hombres, Pitol siempre guardó la esperanza de que un mundo aún mejor se levantara de las cenizas de una nación fragmentada por una guerra.




-

No permitas que el mundo te derrote



No importa hacia dónde decidas encaminar tu talento, si éste sirve para liberarte de todo lo que te lastima y no te deja dormir tranquilo, simplemente hazlo. Sus dos libros de cuentos, Tiempo Cercado e Infierno de todos fueron definidos por el mismo autor como «

el resultado de un ejercicio de limpieza, una vía de escape de ese mundo asfixiado, enfermo, con tufo a lugares oscuros, cerrados y aislados», pues vació en ellos el hastío que sentía hacia el mundo que lo rodeaba.




-

Descubre qué hay más allá de tus propios ojos



A pesar de sus múltiples enfermedades y recaídas sentimentales, el escritor siempre tuvo la voluntad de descubrir el mundo para poder comprenderse a sí mismo y a los personajes de sus cuentos que, al final de día, siempre terminaban siendo él mismo. En su libro de cuentos Cuerpo presente de 1990 realiza un recorrido por todos esos lugares y personas que lo convirtieron en un viajero empedernido.




-

Ríete incluso de lo que duele



Que su bibliografía es un compendio de imágenes trágicas y desencantadas no es ningún secreto; sin embargo, bajo la mirada del escritor, estos hechos sólo pueden ser abordados desde una mirada crítica, mas no pesada. Así, antes que lamentos, cada relato puede ser una valiosa enseñanza que debemos aprovechar a como dé lugar.




-

Atesora todo lo que has vivido, porque al final es lo único que tienes



Nada para defender este punto como la frase que él mismo dijo: «

Uno es los libros que ha leído, la pintura que ha visto, la música escuchada y olvidada, las calles recorridas. Uno es su niñez, su familia, unos cuantos amigos, algunos amores, bastantes fastidios. Uno es una suma mermada por infinitas restas».


Entre otras muchas cosas, Pitol nos enseño a aferrarnos al pasado sólo para verlo morir y convertirlo en una extraña fuerza que nos invita a seguir viviendo incluso cuando todo parezca desmoronarse. Después de todo, es necesario salir de nuestra zona de confort para darnos cuenta de que el mundo que nos aguarda ahí afuera es mucho más grande de lo que pensamos.



TAGS: Escritores latinoamericanos Literatura mexicana Grandes escritores
REFERENCIAS:

Diego Cera


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Yung Jake: The Artist Who Creates Emoji Portraits With Thousands of Icons Difíciles lecciones sobre la vida y la muerte que aprendes al leer a Hemingway Razones por las que la educación no ha mejorado con la tecnología Cuento para entender lo que pasa cuando no estás lista para ser mamá Fotografías del antes y después de las estrellas de los 90 15 fotografías de Yana Paskova de Ruanda, el país que extinguió a los perros y hoy se arrepiente de hacerlo

  TE RECOMENDAMOS