Cuento para los que saben que a veces el amor no da segundas oportunidades

Lunes, 17 de septiembre de 2018 12:34

|Elkin Escobar
cuento de amor



Elkin Escobar, con "Siempre habrá que regresar", un cuento de amor para cuando necesitas una segunda oportunidad, nos asoma a la pasión de la noche, cuando la oscuridad nos acerca momentáneamente a la persona de nuestros sueños.



cuento de amor 1



SIEMPRE HABRÁ QUE REGRESAR, EN OCASIONES A DESPEDIRSE


Sé que también les ha pasado, ¿verdad? Hay noches que jamás se olvidan. No importa cuántas veces haya amanecido luego que el reloj consumiera aquellos últimos segundos, aún hay fragmentos de oscuridad que mantienen vivo ese recuerdo. Sí, sé que les ha pasado.


Ayer la vi de nuevo. Aunque no era mi principal objetivo, tal vez era uno de los últimos de la lista, me pasé por aquel bar imaginando que en algún lugar de esta sucia ciudad ella estaría pensando lo mismo. Es inevitable, los años han pasado y no han dejado de tocarle. Pero da igual, yo también he cambiado y me gusta su nuevo vestido. Creí reconocerla mientras se ubicaba con delicadeza en la mesa de al lado y me detuve a observarla por un momento, buscando la piel de aquella primera vez. Me arriesgué a adivinar lo que pediría para mojar la noche. Si acertaba me acercaría y la invitaría a salir de allí, de lo contrario me marcharía solo. 


Salimos del bar y con una botella en la mano caminamos por la avenida. Ahí estaba ella reescribiendo mis recuerdos, tomando un trago de aquella bebida que hace algunos años le di a probar por primera vez. No hablamos mucho, ella sabía que yo era un escritor famoso y yo que ella era una actriz reconocida, conocíamos muestras mentiras. Nos sentamos en una fría estación junto a la calle y allí terminamos la botella. Ambos percibimos en nuestros ojos cuánto habíamos cambiado y cuánto nos habíamos buscado. Con el último trago me besó, detuvo un taxi y se marchó. Y caminé de regreso, alejándome del humo de aquel trasto amarillo.


Sé lo que piensan, ¿por qué no repetimos aquella primera noche? Pero sólo nos debíamos algo: encontrarnos de nuevo para comprobar que esa noche, hace varios años, pudo cambiarlo todo. Las segundas veces son bastante comunes, pero muchos de ustedes les temen tanto que se excusan en el destino y huyen. Yo no tengo qué perder, soy un vagabundo, así que compré otra botella y la compartí con una mujer sonriente que encontré en el camino.


¿Segundas veces? ¿Es posible una segunda botella?


Un vagabundo 

2:00 am, 10 de septiembre de 2098


**


Si quieres leer más sobre la vida y los miedos que la inundan, te invitamos a leer estos 5 cuentos para reflexionar sobre el amor, la vida y la muerte. Además, aquí puedes leer algunos cuentos breves de amor que te abrazarán el alma.

Elkin Escobar

Elkin Escobar


Colaborador
  COMENTARIOS