Todo el tiempo soñamos con la muerte, como si con eso nos hiciéramos eternos
Letras

Todo el tiempo soñamos con la muerte, como si con eso nos hiciéramos eternos

Avatar of Horacio Warpola

Por: Horacio Warpola

4 de agosto, 2017

Letras Todo el tiempo soñamos con la muerte, como si con eso nos hiciéramos eternos
Avatar of Horacio Warpola

Por: Horacio Warpola

4 de agosto, 2017


¿Cuándo pensamos en la muerte por primera vez? Parece que en ese momento se abre una caja de miedo y angustia que no se vuelve a cerrar. Pensar en la muerte es una sentencia de la que no podemos escapar; un cuerpo espacial que gravitamos, que nos mueve y que en algún momento nos devorará. Hablar de nuestra propia muerte no debería ser motivo de miedo o de angustia, sino una síntesis en la que comprendemos la vida misma. En los siguientes poemas de Horacio Warpola —que forman parte del libro Badaud Electrónico Antología de poesíakomandroviana 1965-1985— la muerte es una sonrisa macabra en cada esquina de nuestra existencia.


Todo el tiempo soñamos con la muerte, como si con eso nos hiciéramos eternos 1


POEMAS PARA NIÑOS FANTASMA (1984)

 

La mayoría de los jóvenes creen que hay vida

después de la muerte

 

Luego se arremangan sus camisas y salen a buscar

chicas

Si es necesario se ponen bermudas para presumir los

tatuajes en el chamorro

Están seguros que cuando mueran van a poder

seguir haciendo un montón de cosas Tienen la

certeza de que si mueren jóvenes se quedarán

jóvenes

Como si la eternidad fuera una taberna donde los

hombres bailan sin camiseta


Con el tiempo se acostumbran a que la vida no

pronostica las situaciones Al otro día se enferman de

fiebre amazónica

Otro día se les muere alguien cercano

Después sus padres van a dar al policlínico

 

La certeza y la intimidad se agotan como aliados

inesperados Puedo ver su sonrisa macabra

Anda por allí bajo el sol y sin sombrero

 

***

 

Los árboles las plantas los conejos

las hojas los troncos las orejas

La piel se arruga

Se vuelve complicado abrir una lata de guisantes

arrojar una semilla cultivar una flor brincar por el

patio soñamos con el primer brote de púrpura

soñamos con la tierra húmeda de las Islas Salomón

soñamos con un bosque de tréboles

a veces nos caemos

y abrimos nuestros cráneos

Todo el tiempo soñamos con la muerte

dejamos que nuestras raíces quiebren el concreto

que germine un tallo con una flor de fuego

que los orines se vuelvan veneno

No importa quién seas

como semilla como átomo como mineral resurgirás

de la brea

 

***

 

Conocí un niño fantasma

usaba pantalón de mezclilla y playera negra

habitaba un cuarto del Hotel Feregrino

 

me quedé allí alguna vez

 

me inyectaba

bebía ron

lloraba frente al espejo y después me iba

 

La primera vez que lo vi

él estaba sentado en la orilla de la cama intenté

girar

pero no tenía las fuerzas

 

más tarde reventé en un bar de la avenida Fabia

sentí una uña encajándose en mi pecho

 

De la oscuridad apareció él

indicó hacia dónde tenía que dirigirme

 

***

 

Hoy vi unos niños jugando con un bate de béisbol

estaban suponiendo que el bate era un micrófono y

que ellos aparecían en vivo por televisión

 

¿Cuántos niños quieren ser celebridades?

 

Los cerebros jóvenes creen que pueden ganar

cualquier estúpida competencia


Todo el tiempo soñamos con la muerte, como si con eso nos hiciéramos eternos 2


**


Algunos grandes poetas mexicanos han escrito sobre la muerte. Si te interesa conocer sus obras, te recomendamos leer a Jaime Sabines y al joven escritor Gerardo Arana.



Referencias: