Tengo mucho miedo de escribir
Letras

Tengo mucho miedo de escribir

Avatar of Diego Meraz

Por: Diego Meraz

3 de abril, 2017

Letras Tengo mucho miedo de escribir
Avatar of Diego Meraz

Por: Diego Meraz

3 de abril, 2017



Escribir es la única manera que tenemos para desahogar nuestras emociones:



Me da miedo escribir en estas épocas y que la gente ya no le dé la importancia que se le daba antes a la literatura. Me da miedo comenzar por una frase y terminar haciendo un libro que quizá la gente nunca lea, porque un vampiro no se enamora de una mujer común; de verdad, tengo mucho miedo de escribir una novela llena de pasión, con un enfoque artístico, en el que un compositor se enamora de un poeta mientras está casado con una violinista, y mencionar nombres como Paganini y que la gente ni siquiera sepa quién es.


poemas poetas jovenes

Lo siento, pero me come el miedo, a mí y a mis letras, nos come, nos devora a la hora de escribir.

Mencionar una traición, la cruda verdad del amor, los engaños y cómo es que a besos puedes arrebatarle la vida a una persona; la desolación, los recuerdos y cuando las personas olvidan; la afición hacia un ser, la costumbre de abrazar y cuando la misma costumbre se vuelve aburrida, la búsqueda de otros brazos sólo para darte cuenta que sólo en los suyos puedes guardar la calma. Esto, esto en verdad es escribir, guardar la esencia de lo que son los sentimientos, sin prejuicios, ni estereotipos, sin mujeres sumisas ni tipos guapos.


poemas de amor


Ya nos hemos olvidado de lo bello que es el erotismo, y cómo puedes escribir un poema en la cama, a fuego lento, acariciando desde el cabello hasta los senos, escuchando la música de Bach y acelerando el corazón al ritmo de los violines, haciéndole el amor en re menor.

Y aquí mismo es cuando pierdo el miedo, cuando después de la tormenta de Tartini viene la calma de Chopin.


poemas-de-amor


**

La lectura es una forma de evadir la realidad que nos duele, por eso te compartimos los siguientes 7 libros que debes leer para desconectarte del mundo.

**


Las fotografías que acompañan al texto pertenecen a Maud Chalard.


Referencias: