Cómo el amor de una mujer puede cambiar el mundo para siempre según Elena Poniatowska

20 de abril de 2017

|Diego Cera




La historia de una de las leyendas del folk estadounidense, Joan Báez, quizá sea desconocida por muchos debido a cuestiones generacionales; sin embargo, las cosas que la música actual debe de agradecerle son bastantes. Aunque, más allá de su música, su trayectoria como activista política inspiró a más de una persona para luchar por sus derechos a como diera lugar. 

joan tinisima de elena poniatowska

Desde 1956, cuando Báez escuchó por primera vez un discurso de Martin Luther King Jr., supo que su camino estaba perfilado hacia la lucha por los derechos civiles; de esta manera, su vida y producción artística constantemente mantenían una relación con sus ideales. En 1969, la cantante nos dio una valiosa lección cuando la policía aprehendió a su marido por manifestarse en contra de la guerra de Vietnam, su forma de protestar en contra del arresto fue el lanzamiento del disco "David's Album" que incluye algunas versiones de  canciones tradicionales como 'Poor Wayfaring Stranger'.



A través de sus acciones pudimos darnos cuenta del poder que el amor y el arte tienen justo en el momento de luchar en contra de las injusticias a las que nos somete la sociedad diariamente. No obstante, Báez no fue la única que  involucró su amor con una postura política; la fotógrafa Tina Modotti también dejó que sus sentimientos la condujeran hacia un camino de rebelión por el que estaba dispuesta a darlo todo con bravura. 

tina modotti

En su libro "Tinísima" de 1992, Elena Poniatowska retrata la vida de Modotti quien, tras el asesinato de su amante, Julio Antonio Mella, decide asumir por completo una postura comunista; misma en la que ya se había iniciado durante su estancia e México al unirse al Partido Comunista Mexicano en 1927. Desde el momento de su afiliación hasta 1940 fungió como editora, colaboradora y fotógrafa para la revista Mexican Folkways y el periódico El Machete; su participación en estas publicaciones la posicionó como la precursora del fotoperiodismo crítico en nuestro país.

sombrero tinisima de elena poniatowska

Después de ser acusada de haber participado en el intento de asesinato en contra del entonces presidente de México, Pascual Ortiz Rubio, Modotti, acompañada del líder comunista Vittorio Vidali, partió a Alemania donde se asoció a la Unión de Fotógrafos de Prensa, además de continuar con su lucha cuando, entre 1931 y 1934, formó parte de las filas de la Cruz Roja Internacional de la URSS.

manos tinisima de elena poniatowska

Al estallar la Guerra Civil Española, Tina Modotti abandonó por completo el fotoperiodismo, pues aseguraba que el arte, al aludir a una forma de crear belleza, no tenía por qué retratar las atrocidades de un hecho tan violento como un conflicto bélico. Sin embargo, permaneció en pie sirviendo en las fuerzas armadas y, posteriormente, como espía gracias a sus conocimientos de italiano, necesarios para saber los secretos de quienes apoyaban al régimen franquista.

tina tinisima de elena poniatowska

En 1939 regresa a México y, utilizando otro nombre, continúa su labor como activista política uniéndose a la Alianza Antifascista Giuseppe Garibaldi, hasta su muerte en 1942. Sin duda, la historia de Tina Modotti es apenas un ejemplo de que el amor hacia una persona puede convertirse en algo más grande que abrace a todo el mundo en busca del bien común.

*
Fuente

Mujeres Riot
Revista Iberoamericana 



REFERENCIAS:
Diego Cera

Diego Cera


  COMENTARIOS