Tu desnudo fue una metamorfosis, una reacción en cadena
Letras

Tu desnudo fue una metamorfosis, una reacción en cadena

Avatar of Angelo Lieva

Por: Angelo Lieva

10 de marzo, 2017

Letras Tu desnudo fue una metamorfosis, una reacción en cadena
Avatar of Angelo Lieva

Por: Angelo Lieva

10 de marzo, 2017



Ansiar los roces de piel como se ansia el agua cuando la boca tiene sed:




El desnudo fue una metamorfosis, una reacción en cadena.
Una conversación formal entre ambos cuerpos.
Y empecé a soñar... 
Me encontré de pie, precisamente sobre su ombligo. 
Tuve miedo de salir en principio.

Tomé valentía y salí por un poco de aire fresco y por un cuerpo que recorrer. 
Vi tu reacción. Vencí miedos y sin una brújula en la que tu felicidad me contagie, ahí fui.
Caminé hacia el norte y pude apreciar la maravilla de tu abdomen.

Me disfruté la postal, desde sus senos pude observar que aún tenía un largo recorrido que andar.
No descansé en ninguna de sus plazas, caminé sus aceras, aprecié del arte que hay en sus calles, respiré rocío de madrugada como quien despierta por la mañana a regar sus plantas.


Celebrar el amor


Quería estadía en sus labios, y tuve más, quise conocer en persona a su sonrisa y me invitó una velada con su mirada. 
Me llevó a visitar cada lugar que había en su rostro.
Como su turista, ella como mi guía.

 Asombrado por el inicio de su espalda, pero más asombrado estaba por lo tranquilo que se encontraba su cabello, como una sirena sobre una roca. Este mirador tampoco tenía comparación, con poca luz en el ambiente y un cuerpo que ni me conocía armó su itinerario para este demente. 

Como en un espiral descendiente su piel hipnotizó mi mente. Otro nivel de excitación.


Celebrar el amor


Luego de haber estado sobre una pequeña loma, bajé y desde allí observé su cabello a lo lejos. Algo que ya no me empezaba a gustar. Al límite del mundo físico me pude observar por última vez en una quebrada que iba río abajo, era su sudor, desbordado por su instinto salvaje, auroras boreales en el techo... Sabía lo tenía que hacer.

Sobre sus nalgas descansé, las llegué a comparar por el parecido a las alturas que hay en sus senos. 

Nos divertimos. Remolinos de polvorín de pasión por doquier, la entrada a tu placer. Su vientre no era el paraíso pero se parecía, y dentro de una nebulosa me encontré. Mi sueño sería no volver a despertar y quedarme acá, observándote como toda una diosa en un altar.


frases eroticas de amor en cama


**



Los amores no son un contrato, nosotros elegimos a la persona con quien deseamos estar, y a veces regalar un poema es un bello detalle, por eso te compartimos 25 poemas para dedicar, da click aquí


Referencias: