Tus besos me saben a ciudades en las que ya he estado
Letras

Tus besos me saben a ciudades en las que ya he estado

Avatar of Diego Cera

Por: Diego Cera

31 de marzo, 2017

Letras Tus besos me saben a ciudades en las que ya he estado
Avatar of Diego Cera

Por: Diego Cera

31 de marzo, 2017



Querida extraña...

Toma este texto como una torpe declaración de amor de alguien que busca el mundo en un cajón de sueños rotos o, como yo, velo como las cartas de navegación de un antiguo viajero que trata de encontrar algo nuevo en cada puerto en donde amarra su barco para encontrarse siempre con los mismos rostros del ayer. Perdona lo de extraña antes de que empiece, te llamo así porque siento que aún me quedan muchas cosas qué descubrirte. Te he hallado sentada en una sierra nevada meciendo tus bonitas piernas sin importarte el tiempo o la vida que llevas gastada, siempre estás pensando en el mar.

ventana besos y ciudades

De inmediato me interesó descifrar el mapa que empieza en tu espalda y termina en no sé qué rincón de tu cuerpo, el mismo que ha sido marcado por guerras pasadas, libradas mucho tiempo antes de que mis plantas pisaran el terreno fértil de tus manos; esas que se abrieron al amor con un beso robado, el mismo que me recordó a un viejo país en cuyo centro se encuentra, exactamente en el mismo lugar de siempre, el templo cerrado de tus ojos, donde habita el único dios moreno que existe en la mirada de todas las personas que habitan en esta tierra egoísta, aferrada a la individualidad como elemento definitivo de la salvación humana.

ruinas besos y ciudades

Sin embargo, tengo miedo; aunque te me antojas única, estoy consciente de que antes ya he visitado otras santas marías y georgias de mi corazón cuyos cuerpos, al igual que el tuyo, me mostraron llanuras y montañas, todas con ruinas de asentamientos que civilizaciones antiguas dejaron a su paso. En tus cavernas también encontré la bravura de los toros que corrieron por las pampas de tu vientre y bebieron del oasis que se forma debajo de tu nariz; esas pinturas quedarán ahí, grabadas para siempre, como un recordatorio de tu experiencia y de lo antiguo de tu mundo que hoy me parece tan nuevo.

ruinas besos y ciudades

Pienso en tu cabello y la forma en la que, sin saberlo, derramas sensualidad a tu paso; sufro también porque más que una tierra prometida, eres mujer con historia y sentimientos robados del más oscuro fondo, proveniente del abismo formado en medio de tu liso pecho. Eres todas, como cada ciudad que he visitado, incluyendo la vanidosa Valdrada que vive para ver su propio reflejo generado por las cristalinas aguas de un lago. Los niños que juegan y cantan incluso en tus pensamientos más ocultos ya los he visto en otras calles, sucios o vestidos de encajes impecables pero infantes al fin, inocentes en todo sentido. Existes en todos lados y, sin embargo, te quiero única.

ruinas besos y ciudades

Te necesito extraña para creer que tus labios tienen algo nuevo o un sabor único; quiero que tu novedad me hable de una tierra que, aunque conocida, ofrezca un rincón inhóspito reservado especialmente para que yo construya una choza pequeña con la madera de mi viejo barco, podrido de tanto viajar; así, solo y rodeado por el aire de tus pulmones me establezca por fin en una ciudad que a punta de besos y caricias, me convenció de ser suyo para siempre.




Guardar

Referencias: